[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

Fw: conspiradores contra bolivia



 
----- Original Message -----
From: Claujul
Sent: Thursday, May 21, 2009 7:38 PM
Subject: conspiradores contra bolivia

compañeros, contactos, amigos:
este sr.rozsa parece ser conspirador contra evo morales.
tal parece que no son sólo carapintadas argentinos, narcoparamilitares colombianos o milicos de la represión dictatorial uruguaya los que conspiran contra el pueblo boliviano.
esperemos que nadie, ninguno de ellos llegue a tener éxito.
un abrazo, cjg
Title: Rebelion. Eduardo R� o la obsesi�el separatismo �ico
Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-05-2009

�Nacional-anarquismo o neo-racismo?
Eduardo R� o la obsesi�el separatismo �ico

Pablo Stefanoni
Semanario Pulso - Bolivia


Volvamos a ser pueblos naturales, sociedades primitivas, salvajes...
�Salud y Anarqu�
(die Nationen, Peter T�r - nationale Anarchie)


 
Desde su tr�co final, en medio de una alocada aventura subversiva, fueron varios los art�los que abordaron las estramb�as apuestas ideol�as de Eduardo R� Flores, cuya personalidad parece un libreto escrito para despistar a los investigadores: jud�comunista convertido primero al Opus Dei y m�tarde al Islam, un isl�co antinorteamericano, antisionista y propalestino que busca desestabilizar a Evo Morales cuando en el mundo �be y en Ir�el presidente boliviano es parte de los �nos tercermundistas a defender, y un largo etc�ra. Con todo, pas�si desapercibida la activa adhesi�e R� a una variopinta tendencia denominada �nacional-anarquismo�, una conjunci�e palabras que la ling�a llamar�ox�ron: dos t�inos de significado opuesto que buscan generar un nuevo sentido, del tipo �silencio atronador� o �revoluci�ranquila�... es claro que el anarquismo es internacionalista y cosmopolita por antonomasia, y el nacionalismo suele ser antianarquista y estatalista.
No obstante, basta incluir el t�ino nacional-anarquismo en el Google para ingresar a decenas de blogs, en m�les idiomas, sobre esta suerte de subcultura que naci� Inglaterra y se expandi�r Europa, que rechaza la globalizaci�apitalista y el mundo moderno, defiende la ecolog� y busca prepararse f�ca y espiritualmente para el fin del orden social (desastre ecol�o incluido) en comunidades �icamente puras o �autonom� perfectas�.

R� fue animador de estas ideas en Hungr� donde �afecto a la red� creo el blog http://national-anarchism.blogspot.com/. �Es la identidad la que salvar� los pueblos de la esclavitud del capital�, se� uno de los manifiestos en el que se promueve una vuelta a los n�s �nacionales� originarios y esenciales �por eso el movimiento tambi�es conocido como anarcoidentitario: �La p�ida de los signos de identidad del individuo no es un hecho neutro, es en realidad un proceso que busca convertirlo en un sujeto absolutamente dependiente del Capitalismo y sus formas. Su identidad vendr�arcada por las modas, la tribu urbana a la que se pertenezca, el tipo de m� que se prefiera, las marcas que se lleven o cualquier otro aspecto superficial propio de una sociedad de consumo�, dice un p�afo de un manifiesto de 2005 que podr�despistar a alg�litante antiglobalizaci�lgo desprevenido acerca de los usos m�les de las pol�cas de la identidad y la b�da de los or�nes. Es m� Troy Southgate �considerado el ide�o del nacional anarquismo europeo- afirma que �la lucha del futuro ser�ntre la centralizaci� la descentralizaci�entre el poder central y la periferia�. �(La vuelta a la comunidad ) es realmente una v�alternativa y tambi�revolucionaria, porque el Sistema y el Capitalismo nos quieren en grandes urbes, llenas de fuerzas del orden, control extremo, con vidas y modos de pensar uniformados, como un reba�ien concentrado y rodeado de c�ras de vigilancia. La emancipaci�en la actualidad, ya no puede ser �mente mental, �a tiene que ser tambi�f�ca, vital�, agrega un texto colgado en el blog de R� Flores, llamado �La soluci�omunal, una v�alternativa�.

Etnodiferencialismo y mixofobia

No obstante, pese a su apariencia �progresista� en aspectos como la defensa de la ecolog�o su rechazo a la deshumanizaci�ue conlleva la moderna sociedad capitalista industrial, y a la autodefinici�el nacional-anarquismo como �nacionalismo antiautoritario�, antiestatal y �ico-cultural, esta corriente que articula toda una subcultura muy diversa e incluso contradictoria es heredera de la denominada �tercera posici�o �revoluci�acional�. Es decir, una evoluci�e extrema derecha brit�ca �el Frente Nacional� que intent�spegarse parcialmente del nazismo y el fascismo cl�cos, a los que consider�on bastante sensatez, demasiado burocr�cos, estatalistas y autoritarios.
En 1998 Southgate fund� Facci�acional Revolucionaria, que �describe como �una dura organizaci�evolucionaria basada en una estructura celular subterr�a similar a la utilizada por el Movimiento de Resistencia Isl�co (Hamas) y el IRA irland�. La NRF (por su sigla en ingl� tambi�impulsaba un movimiento de camping y senderismo rural conocido como la fraternidad de los Camisas Verdes, bajo la influencia de Corneliu Codreanu, un ultranacionalista y antisemita fundador de la Guardia de Hierro rumana. Los Camisas Verdes realizaban ceremonias con antorchas y distribu� peque�bolsas de tierra.
As�el �autonomismo� o etnodiferencialismo los llev�propiciar alianzas con el nacionalismo negro de la Nation of Islam de Louis Farrakhan, reivindicar la separaci�e Gran Breta�or nacionalidades �lo que los acerc� IRA irland� y a simpatizar con el modelo de descentralizaci�opular impulsado por Muamar El Kadafi en Libia.

El racismo activo original deriv� la defensa de la �coexistencia pac�ca� de las razas� aunque cada una en su lugar, e incluso a elogiar a Nelson Mandela. �Consideramos que el mestizaje a gran escala es una amenaza grave que pone en peligro la diversidad del g�ro humano, uniform�olo poco a poco, de la misma forma que la caza o la contaminaci�menazan al mundo animal y al medio ambiente�, sostienen en un panfleto titulado �El nacional-anarquismo. 17 cuestiones frecuentemente planteadas�. Al mismo tiempo, hay quienes tienden puentes con el Nacional-bolchevismo ruso �con la intenci�e fortalecer un bloque euroasi�co y antinorteamericano entre Europa y Rusia- y luchar contra el liberalismo y el cosmopolitismo.
El llamado �nacional-anarquismo� fue un paso m� comenzaron a profundizar su posici�ntiestatal, a teorizar sobre el �fin de la civilizaci� criticar furibundamente a la modernidad y a reivindicar la descentralizaci�adical, para lo cual escarbaron en los textos de los te�os anarquistas Bakunin y Proudhon, y ecologistas como el estadounidense Murray Bookchin; no obstante mantienen �como recuerda Southgate� sus opiniones sobre �la separaci�acial� o �mixofobia� (el rechazo a la mezcla de razas �no ciertamente de ideolog� en este infame popurr�osmoderno) y la autodeterminaci�e todos, en palabras del l�r del nacional-anarquismo franc�Hans Cany, quien rechaza estar promoviendo cualquier tipo de apartheid y se opone a la colaboraci�el nacional-anarquismo con grupos neonazis o con el Islam radical. Como se� Guillaume Faye �recuerda Southgate� �(...) este sistema, esta civilizaci�que es la erradicaci�e la identidad de los pueblos de Asia, �rica, Europa y las Am�cas tiene un nombre: se llama civilizaci�ccidental�. Y es, ciertamente, el enemigo a combatir.

Ya con esta nueva cara, los nacional-anarquistas se lanzaron a una suerte de entrismo en organizaciones ecologistas, movimientos de liberaci�nimal, c�ulos medievalistas, tradicionalistas radicales y movilizaciones anticapitalistas, donde chocan con la activa oposici�e los anarquistas �de verdad� y casi toda la izquierda. Incluso, ciertas variantes del nacional-anarquismo han derivado en movimientos neo-paganos y subculturas musicales juveniles. Southgate abandon� catolicismo por una suerte de misticismo abarcador de varias religiones tipo teos�o, que incorpora retazos de creencias cat�as, gn�cas, suf�, herm�cas (del Antiguo Egipto), y�cas o cabal�icas, buscando una s�esis entre lo pol�co y lo espiritual. (Y esta b�da obsesiva por la s�esis incluye el extra�olor de su bandera: p�a, �s�esis de los colores rojo (el calor, el fuego, el sol) y el azul (el fr� el hielo, la luna)�.
�Uno de los aspectos m�interesantes del Nacional-Anarquismo reside en el hecho de que puede reunir a gente de ideas muy distintas. Uno puede ser un anarcosocialista, un anarcoindividualista, un regionalista, un autonomista, un ecologista radical, un pagano, un ateo, un agn�co o cualquier otra cosa, siempre y cuando reconozca las ideas centrales del Nacional-Anarquismo: la oposici� la jerarqu� la oposici� los Estados y a la autoridad, la oposici�l Nuevo Orden Mundial, la oposici�l S�stado mundial (ya sea oficial o de facto) y la creencia en un mundo formado por peque�comunidades relativamente independientes, cada una conduciendo sus propios asuntos desde sus particularidades�, contin� citado panfleto �17 cuestiones�, del nacional-anarquismo franc� �El Nacional-Anarquismo no desea imponer un sistema o una organizaci� ninguna sociedad, sino proponer un modo de vida alternativo a partir de unos principios distintos�.
Con todo, el blog Bay Area National Anarchists de Estados Unidos incluye propaganda contra la amnist�a los inmigrantes ilegales y lamenta la muerte de R� Flores, un �campe�e la libertad�, quien �trataba de formar una milicia contra los abusos del gobierno boliviano contra los ciudadanos de Santa Cruz�.

Ecofascismo y colapso civilizatorio

Entre los referentes del nacional-anarquismo est�rnst J��un fil�o nacionalista radical alem�que coquete�n el nazismo junto con el grupo Revoluci�onservadora, aunque m�tarde se diferenci� Hitler�, el neofascista italiano Julius Evola �cultor del ocultismo y esoterismo- o el nazi �de izquierda� Otto Maximilian Strasser, adem�del eco-fascismo o �fascismo verde�. �No hay que olvidar que el nazismo extrae una buena parte de sus fuerzas y de sus ideas del naturalismo integrista �sostiene Philippe Pelletier en �El problema del ecofascismo��. En Alemania, el ultranacionalismo y su derivaci�ntisemita se han combinado con una m�ica de la naturaleza. El c�bre nacionalista Ernst Moritz Arndt (1769-1860) es adem�un ferviente defensor de los bosques. Wilhelm Heinrich Riehl, su disc�lo, hace un llamamiento por �los derechos de la naturaleza salvaje� (1853). El escritor Ludwig Klages (1872-1956), que denunci� extinci�e las especies, la deforestaci�la liquidaci�e pueblos abor�nes, la alienaci�reciente de los hombres respecto a la naturaleza, el utilitarismo econ�o y el nefasto papel del cristianismo, y todo ello en 1913, es un ultraconservador y un antisemita venenoso�. Y el mismo autor sostiene que �una buena parte de los dirigentes y te�os nazis, que frecuentemente son vegetarianos convencidos y amantes de los animales (Hitler, Himmler, Hess) cultiva un naturalismo integrista, que se puede considerar a posteriori como ecofascismo hist�o. Preconizan una m�ica de la naturaleza, la defensa del terru�de lo salvaje, la denuncia de las Luces, de la raz�del materialismo y del progreso. Constituyen eso que el historiador Peter Staudenmaier llama �el ala verde del partido nazi��.
Ante el colapso m�o menos cercano �predicanan los nacional-anarquistas�, es mejor estar preparado, tanto para sobrevivir en una sociedad en decadencia como para construir la nueva utop�reaccionaria, a la que no pod�faltarle su hombre nuevo.

As�la preparaci��ca y los entrenamientos de supervivencia forman parte del manual de estos grupos. �Este pa�cuenta con miles de centros deportivos, asociaciones de atletismo y gimnasios, y no hay ninguna raz�or la que los nacional-anarquistas no puedan utilizar esos lugares para mejorar f�camente �explica Southgate. Mientras que las masas se sientan frente a sus pantallas de televisi�y se llenan la boca y eructan intermitentemente entre bocados de kebab rancio, nosotros debemos encarnar la edad del Guerrero y el Hombre Nuevo. Si no sois aptos, deb� hacer algo al respecto: dejar de fumar, disminuir el consumo excesivo de alcohol, comer alimentos saludables; unirse a otros nacional-anarquistas en los camping o excursiones los fines de semana y, lo m�importante, mantenerse activo. Estar saludable en cuerpo, por supuesto, es estar saludables en mente�. De la misma forma, convoca entusiastamente a prepararse para el colapso civilizatorio �y sobrevivir al derrumbe, violencia urbana incluida� mediante la preparaci�n t�icas de defensa personal y artes marciales (kung-fu, judo o kick-boxing).
Como la vieja subcultura de los Skinheads �White Power� y su movimiento Sangre y Honor, los seguidores de Southgate tambi�se organizan en gran medida a trav�de la m�. Southgate canta (o declama, muchos de sus discos son hablados m�que cantados) en una lista extensa de grupos, desde H.E.R.R en Holanda a bandas en Alemania, Suecia o Polonia. Adicionalmente, existe una red de discogr�cas como Cold Spring (que se descibe como la discogr�ca premium de la m� industrial, ambiental dark, neo folkl�a, �noise� y neocl�ca) e Invisible Eye que, aunque no tienen v�ulos expl�tos con el anarquismo nacional o las ideas neoracistas, disfrutan de una indisputada afinidad cultural y sirven como nexo para contactos de los grupos nacional-anarquistas y la difusi�e sus ideas, por momentos m�cercanas a una subcultura que a una ideolog�propiamente dicha, lo que ellos mismos niegan ser.

Los nacional-anarquistas son un claro producto de la globalizaci�se organizan por Internet y constituyen una subcultura global.. parad�amente, pese a su b�da de las aut�icas culturas nacional-populares �y de las tradiciones a� profanadas por el capitalismo global� en cada lugar, usan las mismas ropas y comparten estilos a lo largo y ancho de Europa.

A la luz del culto al separatismo �ico de los nacional-anarquistas, adquiere cierta coherencia el apoyo de R� a la Sz�ly Legio, que busca que esta etnia de habla h�a proveniente del siglo VIII y en la actualidad residente en la Transilvania rumana vuelva a ser parte de la Gran Hungr� y al fin y al cabo que se entusiasmara con la aventura de venir a liberar a una mucho menos �milenaria� naci�amba oprimida por el Estado andino en la vereda de enfrente del mundo. Y hasta sus pasionales combates con los croatas primero y con el Islam radical despu� se �explican�, en parte, por este culto patol�o a los separatismos raciales� No cabe duda que el anarquismo nacional es una tendencia marginal. Pero es posible que R� haya encontrado all�ierta racionalidad para sus pulsiones aventureras y su necesidad de encontrar nuevas causas para liberarlas.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame