[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

Fw: [MARIO BENEDETTI]




----- Original Message ----- From: "Gunnel Lindblom" <gunnel at montevideo.com.uy>
To: "undisclosed-recipients:"
Sent: Tuesday, May 26, 2009 10:31 PM
Subject: [MARIO BENEDETTI]



Homenaje muy valioso que recibí y reenvío,
saludos,
Gunnel




 BENEDETTI
 ¿POR que NO recordar al MILITANTE?

*HOMENAJE A LA PARTE QUE SE DEJO DE LADO, O LA QUE MENOS RESALTARON LOS “NOTABLES”, HOMENAJE DE AQUELLOS QUE COMPARTIMOS LA MILITANCIA JUNTO AL HOMBRE-COMPAÑERO…* No conocíamos esa cantidad de nombres que al parecer llevan sus documentos, tampoco hemos leído todos sus poemas y escritos, a pesar de los ya casi setenta años que llevamos en la vuelta. Para nosotros era, es y será simplemente "el Compañero Mario". Pasada la mitad de la agitadísima década del sesenta aparece traído de mano en mano, su “Montevideanos”, para nosotros carta de presentación del Benedetti escritor. Ya habíamos ojeado alguno de sus certeros y mordaces retratos de aquella nuestra realidad social, a medio camino entre una gris y total decadencia, y la creciente rebeldía participativa de una gran parte de la juventud uruguaya. El semanario Marcha nos traía esclarecedores artículos, de la mano también de un brillante equipo de redactores, sus amigos y compañeros Héctor Rodríguez; Carlos María Gutiérrez; María Ester Giglio; Zelmar Michelini; Alfaro; Wazkman; Erro; la Negra Roballo; Quijano; Castro y otros cuantos fenómenos de aquella época. En una esquina de La Teja, en un boliche como “había” tantos, un grupo de muchachos, amigos de infancia, se hacían “cargar” por los otros que no podían entender que los sábados, una parte de la “barra” se enfrascara a leer y comentar ese diario que no traía nada de fútbol, box, básquet o carreras. La vida siguió su escalada previsible de una sociedad dividida en cada vez menos "más ricos", y más "mucho más pobres", más desocupación, más protestas, mayor represión, mas rebeldía... ese espiral nos fue llevando hacia su centro, sin darnos casi cuenta. Pocos años después (1970), el MLN nos envía a una reunión que se daba en los viejos talleres de "Marcha", por el Cerro iban el "Toto" Juliao y Ruben Sassano, por La Teja el "Loco" Mario Soto y quien escribe. Ahí estaba lo mas conocido de la intelectualidad uruguaya, un medio centenar de periodistas, decanos, profesores, hombres de teatro, médicos, arquitectos, abogados, escritores, etc., era como para "irse al mazo" y pasar lo mas desapercibido posible. El "Loco" se ponía tartamudo estando nervioso, en nuestro caso creo que habíamos encogido mas de un metro..., el Toto y Ruben sacaron las castañas del fuego, explicando en parte lo de las movilizaciones que se habían dado hasta el momento por la zona y algo de lo futuro. Recuerdo aun la emoción por los aplausos de tan selectas personalidades ante el informe de los compañeros, luego los elogios, la bienvenida y al final los apretones de mano. Un bigotudo bajito, de voz como de resfriado, simple y caluroso a la vez, también se arrimó al corrillo que nos rodeó al fin de la reunión. No dijo quien era, creo que solo fue un "bravo muchachos" y tendió la mano... El Ruben con su "discreción" característica, sabiendo de nuestro desconocimiento dijo "casi gritando" en voz baja: "Benedetti". A mediados del año 70, estas personalidades "Independientes" trataban de unificar en un solo frente toda la masa de gente que, unos mas otros menos, se enfrentaban a la política hambreadora y represiva de los poderosos, representada por el Pachequismo y sus aliados. Las movilizaciones habían pasado por encima de la eterna y sectaria división de la izquierda tradicional. La feroz represión desencadenada por los aparatos policiales y parapoliciales, forjaban una unidad por la base, bien de abajo, despasando lejos las directivas de las cúpulas que desesperadamente trataban de canalizar esa correntada casi insurreccional hacia sus viejos molinos electoralistas. Entre quienes creían realmente en el papel protagónico de un pueblo organizado estaba el "Compañero Mario", comprometido y participando. Para nosotros esos fueron, tal vez sin saberlo, los auténticos creadores del luego llamado Frente Amplio. La organización que se dio la gente movilizada, en nuestra zona le llamamos "Vecinal", existió antes de que se oficializaran las estructuras como FA. Sin bandera sectorial o partidaria, Independientes. Agitábamos temas como organización vecinal, como MLN se sacaba un boletín: "La Teja Tupa", con la temática social del barrio. La organización de Independientes que funcionaba como asamblea abierta, participaba protagónicamente en el ya naciente Frente Amplio, sobre todo las más reputadas personalidades. Su composición era sumamente heterogénea, sus individualidades comenzaban a diferenciarse claramente, hasta que saltó la cuestión tabú: "había que nombrar una directiva política". Se llamó a una gran asamblea en el "Palacio de Sud América", la comisión elegida fue un duro revés para la mayoría de aquellas personalidades que se reunían en los viejos talleres de Marcha. El Movimiento de Independientes seguía su marcha, unos cuantos no volvieron mas... el "Compañero Mario" siguió junto a nosotros. Varios compañeros integraban las nacientes comisiones del FA, como independientes claro está. Aún no se sabía bien como encauzar la organización, muchos de nosotros desconfiábamos de las estructuras formales y solo queríamos seguir trabajando descentralizados en nuestras zonas naturales. No demoró mucho el verticalazo, había que abrir "comités" e integrarse plenamente a las estructuras del FA. Nuestro "Vecinal 25 de Mayo" siguió siendo un "vecinal", pues así se decidió democráticamente. Luego del gran acto del 26 de marzo del 71, el movimiento de Independientes decide tomar el nombre de ese glorioso día. Se nombra la primera dirección,
Ahí también estuvo nuestro "Compañero Mario".
El primer acto de masas del recién nacido Movimiento de Independientes "26 de Marzo", se realizó en La Teja, en la sede del Club Atlético Progreso, ex cine Miramar. Ahí hablaron el Pastor Valenzuela por la zona, el candidato a la intendencia de Montevideo Dr. Hugo Villar y por el “26”, acá la memoria nos deja en offside, no podemos recordar si fue Daniel Vidart o Mario quien nos represento en la oratoria. Aquel 26 de Marzo, no creció, mas bien fue un maremoto que superaba todas las estructuras que se intentaban poner en práctica, lo mas perdurable fue nuestra delegación a la mesa ejecutiva: Mingo y Mario, ambos brillantes, cada uno bien diferente del otro. Ese crecimiento que barría con todo tenía ante sí algunos pilares que mantenían el andamiaje, no podemos olvidar al viejo Betarte, sobrepasado por la doble militancia de los mas, al “Canario Toja” COMPAÑERO con mayúsculas, al Flaco Ciro, el “Gallego Castro”, al “Loco Sassano”, al “Cepillo Olaurre”, la “Flaca Ester Guerra”, la “Negra Teresa”, la “Gorda Aida Sanz”, al “Gallo Castro”, el ”Mono Herrera”, Luis Saldìas,” Carita Freire”, y llenaríamos la página con queridos nombres que fueron quienes alcanzaron el imposible, organizar en tiempo record un movimiento político que contó con varios miles de militantes en aquellos bien difíciles momentos. La calma de “Mario”, su persistente buen humor y el caluroso afecto que lo caracterizaban, hicieron de él un activo y querido protagonista. Luego se vino la catástrofe del 14 de abril, esa misma noche también recibimos la furia de la represión que destrozó o robó todo lo que había en el local central, golpeando a palazos, patadas y piñazos a todos los que se encontraban en el local. A partir de esa fecha fuimos perdiendo compañeros que iban cayendo detenidos unos tras otros, la tortura masiva que causó varios muertos, mas los asesinatos reiterados crearon en las primeras semanas un desconcierto paralizante en la militancia. La respuesta fue el estrechamiento de relaciones con otros compañeros dentro y fuera del FA. Zelmar y el compañero Brum por la 99, Héctor Rodríguez y el “Cabeza” Montañez por los GAU, la Negra Roballo, Erro, Chenlo y los más activos compañeros del 26 fueron coordinando esfuerzos para dar respuesta a la terrible represión indiscriminada.
-Ganar la calle y restablecer la verdad- fue la consigna.
Mario fue un puntal en todos los medios donde se movía, su reconocida personalidad no dejaba espacio libre de denuncia a la criminal represión. A veces le recordábamos los riesgos que se corría, su sonrisa los minimizaba. Cumplió un importante papel en la creación del - Movimiento por los Derechos Humanos -, acompañándonos a la primera reunión que se dio en el despacho del Decano de la Universidad con la participación de este mismo, el Ing. Oscar Maggiolo. Su presencia y la de Zelmar nos aseguraron el importante respaldo de la Universidad de la República. La dirección de la CNT bastante reticente a lanzarse a la movilización en esos momentos, envió de delegado a un compañero dirigente de la ANP (Quintana ?), el Movimiento de Mujeres a la veterana militante Chouy Terra, al principio bastante desconfiada, muy a la defensiva, con el correr de los días transformada en una fuerza desbordante en entrega y decisión. La FEUU contaba con tres o cuatro representantes. Se concretaron dos actos muy numerosos en la calle, para restablecer la verdad y denunciar al gobierno por la flagrante violación a los - derechos humanos-, se realizaron un sin fin de denuncias hacia el exterior y en lo interno. En esa coordinación nació una unidad muy estrecha que tomó el nombre de “Corriente”, coordinaba la militancia a niveles sindical, estudiantil y lo poco que nos quedaba en lo barrial. Una semana después del segundo acto de masas, realizado en lo que hoy es la Plaza 1° de Mayo, nos tocó el turno de partir al exilio, Buenos Aires, dos días después Santiago de Chile. Detrás nuestro fueron llegando varios compañeros mas del “26”, lo que quedaba de la primera dirección, salvo Mario y Mingo... Quien primero comenzó a ir y venir de Montevideo, Buenos Aires, Santiago, La Habana? MARIO, convertido en mensajero de nuestros familiares, coordinador político, pieza irremplazable, siempre con su imborrable sonrisa y buen humor pese a los riesgos cada vez mayores que corría. Lo volvimos a reencontrar en La Habana, cuando llegaba nos hacia avisar por medio de los cubanos que sabían como ubicarnos. Ahí compartíamos una larga y rica tertulia con unos Mojitos, documentos, recortes de diarios y noticias de los compañeros que nos aportaba solícito. Ya no podíamos enviar noticias a la familia. Nos vimos en tres oportunidades que pasó por La Habana, Mario, Luis Saldìas y nosotros. Eran tiempos de una lucha interna muy dura, donde un grupúsculo de oportunistas encaramados en la dirección, aparentaba intenciones de formar el –“Partido Revolucionario del Proletariado-“. En Cuba se caricaturizaba la formación del “hombre nuevo”, futuro cuadro del naciente y misterioso partido. En un gran mar de contradicciones, medias verdades y mentiras, la –“pequeña burguesía-“era el chivo expiatorio y causa de todos los errores. En la más que dura polémica interna, la dirección le pasó la decisión que ellos mismos desde Santiago habían querido imponer a los compañeros de Montevideo, sobre los acontecimientos de febrero del 73. Una especie de apoyo crítico parecido al del PCU, incisos 4 y 7 del comunicado del ejército y la aviación. Un nuevo eslabón en la cadena de quienes pretendían suplantar la determinación de los que luchan por conciliábulos de estrategas de pacotilla. Ese famoso y fallido comunicado llegó tarde a Montevideo, y los compañeros se movilizaron contra el golpe de estado. Tiempo después los precoces redactores acusaban a la dirección de Montevideo de ser –“vacilante y pequeño-burguesa-“. Los documentos de esa reunión que nos llegaran a Cuba, se los entregamos a Mario para que se diera cuenta de la vil forma en que se le había usado, a él y a todos los compañeros que en aquellos momentos se encontraban batallando. Mario fue un Compañero entero, sin dobleces, fraternal en todo momento, su mayor pecado fue creer casi ciegamente en quienes tenía a su lado, le traicionaron y muy lastimado siguió por ese camino donde brillaba por su inmensa sabiduría.
Nuestro mayor homenaje al COMPAÑERO MILITANTE que se fue
Paris, 20 de Mayo 2009
Quito Martínez


------------------------------------------------------------------------