[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

Fw: [Laotra] Carta del SupMarcos sobre el SME



 
 

24 de Noviembre del 2005.

 

Para: tod at s l at s miembros de la ?Otra Campaña?.

De: Comisión Sexta del EZLN.

 

Compañeras y compañeros:

 

  Reciban nuestros saludos.  Les escribimos para que conozcan la carta invitación, anexa, a los trabajadores y trabajadoras del Sindicato Mexicano de Electricistas.  Les pedimos que, si están de acuerdo en firmarla conjuntamente con el EZLN y otras organizaciones (parte también de la ?otra campaña?) que ya la suscribieron, nos lo hagan saber para incluir su nombre.  El plazo límite es el 1 de diciembre del 2005.  A partir de esa fecha, les haremos llegar la carta invitación a l at s compas del SME con las firmas que se hayan recabado.

 

Un abrazo para tod at s.

SupMarcos.

----------------------------------------------------------------------------------------

Noviembre del 2005.

 

A los trabajadores y trabajadoras del Sindicato Mexicano de Electricistas:

A la Secretaría General, Comité Central y Comisiones Autónomas del

Sindicato Mexicano de Electricistas:

 

Hermanas y hermanos:

 

  Reciban ustedes los saludos y respetos de las organizaciones, grupos e individuos que les mandamos esta carta.

 

  Primero que nada, queremos que sepan que saludamos su justa lucha y su digna resistencia frente a los intentos de privatización, provenientes de los distintos colores del espectro político institucional, de la industria eléctrica.  Son ustedes acaso la primera y más firme trinchera de defensa de la soberanía nacional en materia energética.

 

  Y no sólo, ustedes también son un ejemplo de solidaridad y apoyo para otros movimientos: desde las comunidades indígenas zapatistas hasta los grandes y pequeños movimientos obreros, campesinos, magisteriales y estudiantiles, tod at s hemos visto y sentido su presencia como SME.

 

  Como sabemos, en la clase política (incluyendo a la llamada ?izquierda institucional?) que mal gobierna nuestro país, aunque con distintos matices, existe la intención, clara o soterrada, de entregar el patrimonio y la soberanía nacionales al gran capital extranjero.  Esta sumisión al dinero se ha dado en llamar ?reforma estructural? y atenta contra uno de los últimos bastiones de esta maltrecha casa de todos que es México: la soberanía energética.

 

  Pero, además de buscar entregar el petróleo, el gas, la electricidad, el agua, los bosques y, en general, la biodiversidad, van también por convertir a la Seguridad Social en un negocio privado (aunque para esto deben derrotar primero la resistencia de los trabajadores y de quienes los apoyamos).  Por otro lado, cobijados por las centrales patronales y el charrismo sindical de viejo y de nuevo tipo (como el que se entroniza en la UNT) tratan de modificar la Ley Federal del Trabajo.

 

  La educación pública y gratuita, así como el patrimonio cultural de México, sufren ataques por diversos lados con el objetivo único de lograr su privatización; los grandes medios de comunicación son cortejados con jugosas concesiones; la comunicación alternativa es perseguida mientras nuestras raíces culturales se convierten en baratijas y son suplidas por el pensamiento mediocre que viene de Norteamérica.

 

  Y más: las autoridades, de todos los colores de la política de arriba, aprueban leyes para el despojo de los pueblos indios, para criminalizar las diferencias, para privatizar la biodiversidad, para convertir nuestro país en una garita aduanal de la nueva frontera sureña de los Estados Unidos de Bush.

 

  Allá arriba, todos coinciden en que ?México? es el nombre de una mercancía y sólo se disputan la comisión por venderla.  Las diferencias entre ellos no son muchas: Fox y sus aliados insistiendo en que sea ?hoy, hoy, hoy?, mientras que el PRI, el PRD y el resto de las agrupaciones políticas institucionales, prefieren esperar hasta que, pasado el proceso electoral del 2006, se reacomoden en el presupuesto y en la toma de control sobre el descontento social.  La llamada ?izquierda institucional? no ofrece una opción real frente a la destrucción de nuestra patria.  Enfrascada como está en la ?feria del empleo? en que se ha convertido el proceso electoral, se ha conformado con ser una mala nueva versión del PRI-PAN, y ha abandonado toda vinculación que no sea de control y manipulación de los movimientos sociales y de resistencia.

 

  Nosotr at s pensamos que, en sentido contrario a la tendencia de arriba, el Sindicato Mexicano de Electricistas, organizaciones políticas de izquierda no institucional, organizaciones indígenas y pueblos indios, organizaciones sociales, organizaciones no gubernamentales, colectivos y grupos de diverso tipo, así como personas individuales, luchan por frenar esta ofensiva capitalista que, con el ropaje neoliberal y variado color electoral, amenaza con destruir nuestra patria.

 

  Como parte de este movimiento de resistencia que emerge, cientos de organizaciones sociales, políticas, grupos, colectivos e individuos de todo tipo hemos resuelto organizarnos para avanzar en la lucha anticapitalista, buscando la unidad de los de abajo, por abajo y a la izquierda, agrupados en la que hemos llamado ?la otra campaña?.

 

  Nosotr at s no tenemos ninguna expectativa en lo que pasa arriba y en los reagrupamientos que hay en los que son el Poder en México (por más que se pinten de revolucionarios y democráticos), tampoco esperamos que de arriba venga la solución que debemos construir desde abajo.

 

  Y todo esto viene a cuento porque, con esta carta, queremos invitarlos a que se entren también en ?la otra campaña?, en igualdad de condiciones, junto a cientos de organizaciones políticas, indígenas, sociales, no gubernamentales, colectivos, grupos, familias y personas individuales.

 

  Y al invitarlos, lo hacemos a no hacer acuerdos arriba para imponerlos a los de abajo, sino a acordar escuchar la rebeldía que hay en todo el país y a organizarla; no levantar movimientos que acaban sin que los que lo hacen sepan qué pasó, sino tomándolos en cuenta; no a buscar cuotas de poder, sino a caminar al ritmo de abajo; no a creer en que arriba se puede solucionar algo, sino a construir, desde abajo y por abajo, una alternativa de izquierda y anticapitalista en México.  En la ?otra campaña?, los trabajadores y trabajadoras del SME recibirán respeto a su autonomía e independencia como organización, a sus procesos internos de toma de decisiones, a su representación legítima, a sus demandas; así como la solidaridad y el apoyo de quienes firmamos esta carta en sus luchas.

 

  Y los invitamos porque quienes estamos en la ?otra campaña? nos hemos comprometido, además, a la defensa conjunta y coordinada de la soberanía nacional, creando una oposición intransigente a los intentos de privatización de la energía eléctrica, el petróleo, el agua y los recursos naturales.

 

  Nosotr at s pensamos que el Sindicato Mexicano de Electricistas tiene un lugar en todo esto, no sólo porque ha encabezado la defensa de la soberanía nacional y se ha opuesto a las llamadas ?reformas estructurales? de arriba.  También, y sobre todo, porque ustedes están también empeñados no sólo en la resistencia, también en la construcción de una alternativa, de y por los trabajadores, al capitalismo.

 

  Acá, en la ?otra campaña?, encontrarán personas como ustedes, con la misma inquietud, con la misma decisión, con el mismo compromiso y con el mismo destino.

 

  Así las cosas, quienes firmamos esta carta queremos invitarlos a participar en la ?otra campaña?, que pretende ser un espacio, abajo y a la izquierda, para enlazar y organizar las luchas y resistencias al capitalismo en México.

 

  Y lo hacemos ahora, todavía con el eco del 45 aniversario de la nacionalización de la industria eléctrica, cuando se ciernen sobre ella las amenazas de arriba, para decirles también, y a nuestro modo, que no están solos, que no estamos solos.

 

¡La Patria es nuestra!

Fraternalmente.

 

Organizaciones, grupos, colectivos, familias, individuos firmantes y Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

México, Noviembre del 2005.


_______________________________________________

Les pedimos por favor que no escriban a esta dirección por la que llegan estos mensajes, pues es nada más para una lista de distribución de correos electrónicos y no se leerá ningún mensaje que llegue aquí. Los correos que hay son conlasexta at revistarebeldia.org y contralasexta at revistarebeldia,org