[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

Crisis intergubernamental colombo-venezolana y Acuerdo Humanitario



Bogotá, noviembre 26 de 2007
Crisis intergubernamental colombo-venezolana y Acuerdo Humanitario
Secretaría Ejecutiva del
Coordinador Nacional
Movimiento por la Constituyente Popular/MCP
 
 
Ante la ascendente crisis en las relaciones entre los gobiernos de Bogotá y Caracas que no contribuye a hermanar los pueblos de Venezuela, Colombia y América Latina, y teniendo presente la urgencia de continuar la lucha por el acuerdo humanitario y la paz con justicia social, declaramos:
1. Abogamos por las mejores relaciones entre los pueblos de Colombia, Venezuela y América Latina, que no se reducen al intercambio comercial que tanto preocupa a los círculos del poder económico. Estas relaciones no están garantizadas con el discurso excluyente y cizañoso del Jefe de Estado colombiano con el cual pretende representar “la patria”, cuando realmente expresa las políticas expansionistas del Presidente de Estados Unidos, George W. Bush.
El MCP considera, muy a pesar de la pretensión presidencial, que su pensamiento no es el de todos los colombianos, es el de la minoría que detenta el poder económico y político y para la cual gobierna.
2. Las ya viejas y profundas discrepancias Uribe-Chávez están siendo aprovechadas por las esferas gubernamentales, altos círculos económicos y medios de comunicación de Colombia para lanzar una campaña común con sus amigos de Venezuela contra el referendo del 2 de diciembre, fecha en que  democráticamente el pueblo hermano resolverá sobre el texto de la reforma a su Carta Constitucional.
El MCP repudia las acciones injerencistas y el sabotaje impulsado por el gobierno imperialista de Washington y sus amigos para impedir el pronunciamiento soberano del pueblo vecino. Estamos convencidos de que las mayorías sabrán decidir cómo profundizar la democracia y la independencia de Venezuela.
3. Como colombianos amantes de la paz con justicia social, promovemos la solución política al conflicto social y armado que hace décadas vive Colombia. Cinco años de guerrerismo del gobierno Uribe lo han agudizado y se hacen más urgentes los acuerdos gobierno-guerrilla para lograr un canje humanitario.
En consecuencia, el MCP brinda todo el apoyo a la destacada labor de facilitación de la Senadora Piedad Córdoba y al acompañamiento que le dio la importante gestión del Presidente Hugo Chávez.
Al poner fin a esa labor de facilitación y mediación que se vislumbraba fructífera, el gobierno de Colombia está desconociendo el creciente clamor por la paz. Uribe Vélez, al ahogar una gran posibilidad de acuerdo humanitario, deja ver que utiliza a soldados y policías como carne de cañón en su injusta guerra.
El inepto Alto Comisionado de Paz, Luís Carlos Restrepo, no prestará ningún servicio a esta causa humanitaria, muy distinta a sus fluidas contribuciones a las negociaciones con sectores del paramilitarismo que sigue actuando impunemente.
Rechazamos la artimaña de La Casa de Nariño de utilizar la polémica Uribe-Chávez para escaparse de la responsabilidad frente al canje humanitario.
4. Rechazamos las amenazas e intimidaciones, la descalificación política y los intentos de judicializar penalmente la labor de la Senadora Piedad Córdoba, en el fondo, son un ataque frontal al ejercicio de la oposición política en el país, liderado por el Presidente Uribe, quién en su intolerancia persigue e insulta con calificativos como “idiotas útiles del terrorismo”, “guerrilleros de civil”, “comunistas disfrazados”, etc., sin demostrar la “inteligencia superior” proclamada.
Llamamos al pueblo a exigir del gobierno el cumplimiento de la obligación constitucional de garantizar la acción política a todos los líderes, partidos y organizaciones políticas y sociales que no comparten su ideario autoritario consignado en la propuesta de Estado Comunitario, de esencia neoliberal y al servicio de los monopolios a quienes protege la “seguridad democrática” que le sirve de gran soporte represivo.
5. Las fuerzas progresistas, democráticas y de izquierda de Colombia, con iniciativa propia -no de ningún líder o fuerza política de otro país- nos enfrentamos a la antidemocrática e ilegítima reelección del Presidente Uribe.
El MCP, junto a otras fuerzas populares, convencido de que necesitamos otro tipo de gobierno para alcanzar una amplia unidad popular garante de la paz con justicia social y para asegurar un avance general de Colombia en el concierto latinoamericano y mundial, hoy dice de nuevo: es necesario que Álvaro Uribe renuncie al cargo y se conforme un gobierno alternativo de esencia patriótica, democrática y popular con la participación de todas las fuerzas por el cambio.
6. Después de la ruptura unilateral del trabajo de los facilitadores por parte del Presidente Uribe, tiene especial importancia la realización de tareas de impulso de la lucha por la paz con justicia social como el Encuentro Nacional por el Acuerdo Humanitario, a efectuarse el 28 de noviembre en Bogotá con la convocatoria de la Gran Coalición Democrática y otras organizaciones sociales y políticas.
El MCP invita a sumarse a su preparación y desarrollo para no dejar que muera la esperanza en manos del Presidente y su Alto Comisionado.   
 



L'email della prossima generazione? Puoi averla con la nuova Yahoo! Mail