[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

Fw: [ATTAC] INFORMATIVO 560 -



Title: INFORMATIVO 560 - SOBERANIA ALIMENTARIA
 
----- Original Message -----
Sent: Tuesday, July 20, 2010 12:02 PM
Subject: [ATTAC] INFORMATIVO 560 - SOBERANIA ALIMENTARIA


Latinoamérica
ESQUIPULAS TRES: UNA NECESIDAD REGIONAL. INICIATIVA DE VINICIO CEREZO. El ex presidente guatemalteco Vinicio Cerezo es conocido internacionalmente por ser el primer gestor del plan de pacificación de América Central, conocido popularmente como Esquipulas, en alusión al lugar en donde se realizaron diversos encuentros presidenciales para buscar la paz.

BRASIL. INFORME DENUNCIA VIOLENCIAS Y VIOLACIONES SUFRIDAS POR PUEBLOS INDÍGENAS El último viernes, día 9, el Consejo Indigenista Misionario (Cimi), divulgó el "Informe de Violencia Contra los Pueblos Indígenas en Brasil", documento basado en hechos ocurridos el año 2009.

EL SALVADOR: EL ESTADO DEBE GARANTIZAR LA SOBERANÍA ALIMENTARIA Como soberanía alimentaria se entiende el derecho de los pueblos a consumir alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos de forma ecológica, además de ser los mismos pueblos quienes decidan su sistema alimentario y productivo.

HAITÍ: LAS TRAMPAS DE LA DEMOCRACIA Si se mantuviera aún la dictadura, los haitianos podrían soñar todavía con un estado democrático al que atribuirían todas las virtudes. No viviendo en el presente vivirían de la esperanza. De la esperanza en todos los órdenes, comenzando por el de tener un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.


Latinoamérica

ESQUIPULAS TRES: UNA NECESIDAD REGIONAL. INICIATIVA DE VINICIO CEREZO                                                                                                                                                                                                                        José Zepeda

El ex presidente guatemalteco Vinicio Cerezo es conocido internacionalmente por ser el primer gestor del plan de pacificación de América Central, conocido popularmente como Esquipulas, en alusión al lugar en donde se realizaron diversos encuentros presidenciales para buscar la paz. Cerezo es uno de los firmantes del Tratado de Esquipulas II, en agosto de 1987, con el que se sientan las bases para terminar con los conflictos armados nacionales, verdaderas guerras civiles que estaban desangrando a la región.

Ahora, el ex mandatario cree firmemente en la necesidad de impulsar Esquipulas III, para encarar los desafíos que están aún pendientes después de la firma de la paz. Tales desafíos, como la pobreza, la exclusión, las reformar fiscales, la impunidad, el fortalecimiento institucional, entre otros, precisan voluntad política, acción decidida, y especialmente consenso centroamericano.

En esta entrevista, Vinicio Cerezo traza las líneas gruesas de la iniciativa.

•           ZEPEDA Señor presidente, Esquipulas II se logró por una razón poderosísima que era evitar que los centroamericanos se siguieran matando unos a otros. Usted ha sido el gestor de la iniciativa. ¿Existe una razón tan poderosa hoy para que haya un Esquipulas III?
EX PRESIDENTE CEREZO. En primer lugar tenemos 20 años de haber consolidado un proceso institucional democrático y un crecimiento económico consistente en América Central como no se había visto en muchos años. De hecho Guatemala había tenido un período democrático de más de nueve años, uno de los períodos más largos de democracia en Guatemala y, ahora, ya llevamos más de 20 años en esto porque terminamos la guerra, logramos sentar en la mesa de conversaciones a los que estaban enfrentados: ejército, guerrilla y a los partidos políticos, e iniciamos este proceso que estamos viviendo en estos momentos. Veinte años después, el crecimiento económico y la democracia que iniciamos y trabajamos, no lograron resolver otros problemas que eran tradicionales de América Central, como la pobreza, la marginación extrema, la concentración de la riqueza en pocas manos, sino que, al contrario, se aumentaron. Ahora tenemos mayor grado de concentración de riqueza en pocas manos, mayor grado de concentración de tierra en pocas manos, mayor grado de pobreza y la marginación se ha mantenido. Esto ha sido caldo de cultivo para las nuevas patologías del mundo moderno, el narcotráfico, el crimen organizado, que encuentran en nuestros países tantos pobres y tantos necesitados, que son las tropas perfectas para armarse, para crear los problemas y, entonces, pobreza extrema, marginación tradicional con narcotráfico y crimen organizado crean definitivamente condiciones para que la democracia institucionalizada y el proceso de paz que terminó con la guerra empiecen a tener problemas y a ponerse en peligro.

Por lo tanto, creo que tenemos que hacer un relanzamiento de la democracia en la búsqueda de un proyecto que nos unifique a todos y que le de una razón de ser al Estado, a su fortalecimiento; a los acuerdos entre los partidos políticos y un llamado a los sectores económicos de nuestros países que no quieren entender que si no se resuelve la pobreza, el narcotráfico y el crimen organizado van a destruir todo lo que hemos construido en los últimos 20 años.

Por lo tanto, siempre he pensado que el mejor argumento en política es la necesidad y entonces, la inseguridad existente, la inestabilidad, el sentimiento de que el Estado no está cumpliendo con su papel; el sentido de falta de orientación histórica que estamos viviendo pueden destruir lo que tenemos.

Así empieza a crearse la necesidad de buscar una alternativa y, por eso he planteado la posibilidad de -interpretando el espíritu de Esquipulas I y II- que era la firma de la búsqueda de la paz y, en segundo lugar, el proceso para lograrla, nos inspire para relanzar una iniciativa de desarrollo para América Central y el Caribe que podría implementarse en los 20 años que ayudaron a resolver los problemas que estamos enfrentando.

•           ZEPEDA Hablaba usted del espíritu de Esquipulas, de allí también que mi primera pregunta estaba orientada a buscar la razón de los grandes desafíos que tienen las naciones centroamericanas en el presente de cara al futuro. Usted sabe que cuando se dio Esquipulas II había una “máquina que arrastraba el tren” y que fue la colaboración de lo que hoy se llama la Unión Europea y en esa época Comunidad Europea. Estaba el apoyo del Grupo de Contadora, etc. Hoy día podría pensarse que uno de los ¨motores¨ que impulsaría este carro podría ser la nación más importante, Guatemala. Pero Guatemala atraviesa una crisis severa desde varios puntos de vista. Y entonces, ¿cómo le hacemos señor presidente?

EX PRESIDENTE CEREZO. En primer lugar, la Unión Europea ha demostrado en la búsqueda de un acuerdo de asociación con América Central la misma actitud de tratar de ayudar a la región, que se diferencia mucho de los acuerdos de libre comercio con los Estados Unidos. Este último, teniendo en cuenta las asimetrías de la economía norteamericana y las economías centroamericanas, es un acuerdo comercial en búsqueda de aprovecharse de los consumidores centroamericanos, es decir, de tener de alguna manera ciertos controles sobre nuestros países como siempre ha sido el pensamiento de Estados Unidos, porque nos mira como un área de problemas estratégicos o de consumidores, depende de quien nos esté analizando. Pero, Europa en cambio, no sé por qué, creo que por razones culturales e históricas, siempre nos ha visto como aquella área del mundo que se identifica con Europa, que tiene sus valores, que piensa como los europeos, que tenemos una misma cultura y que hemos tenido una historia común durante muchos años. De hecho Europa crece en América Latina y crece en América Central y el Caribe. El Caribe para los españoles era el Mar Interior y ese Mar Interior era el punto de referencia para desarrollar estrategias a lo largo del mundo, por lo tanto tenemos muchas razones para compartir aspiraciones e ideas. Y Europa está allí lista para ayudarnos, Guatemala no es ahora el motor, pero América Central está sufriendo los mismos problemas muy parecidos a los de Guatemala y por lo tanto lo que estoy planteando es que no tenemos más alternativa que volvernos a poner de acuerdo en una cosa que nos una regionalmente, pero que sirva también como punto de partida para buscar acuerdos locales internos.

El dilema de cada uno de los países es que estamos volviendo a caer, por otros motivos y por otras razones que las que teníamos en los 80, en las polarizaciones extremas, en la lucha de intereses pequeños, en competencias internas que no tienen sentido, en actitudes de algunos grupos empresariales que no quieren tener conciencia que su papel y el papel de los políticos y el de la sociedad civil es fundamental para sacar adelante a nuestras naciones y para hacer un planteamiento ante el mundo.

Por lo tanto creo que sí es el momento oportuno para que, tal vez ahora no desde Guatemala, pero sí convenciendo a todos los Presidentes de que, si logran suscribir un acuerdo que sería Esquipulas III para impulsar un proceso de desarrollo en América Central, que obligue internamente a los países a buscar esos acuerdos, pues ellos van a trascender históricamente, como trascendimos en aquella época los presidentes que suscribimos los acuerdos de paz. Yo lo decía en broma el otro día en una reunión de Presidentes centroamericanos. Les pedí que me escucharan para hacerles la propuesta, porque hay un documento base que hemos elaborado con el Parlamento Centroamericano, el sistema de integración centroamericana y algunos partidos políticos, las condiciones de los partidos políticos de integración y les decía: miren, ninguno de mis más fanáticos colaboradores se recuerda cuántos puentes hice, cuantas escuelas hice, pero no se olvidan que fui suscriptor de los acuerdos de paz, o sea, yo pasé a la historia con los acuerdos de paz y no con los puentes, las carreteras y las cosas pequeñas que se hacen.

Entonces ellos se dieron cuenta que tengo razón, que si quieren pasar a la historia tienen que suscribir un acuerdo que nos saque de este momento de la barbarie, del desconcierto, de la falta de orientación, de la falta de norte y que nos permita caminar juntos en una línea que pueda transformar para siempre a América Central.

•           ZEPEDA Pasemos a dos de los que podrían ser obstáculos para este propósito, para este sueño centroamericano. Sé que estamos en una realidad totalmente distinta a lo que eran los años 80 cuando se negociaba la paz en Centroamérica y que Estados Unidos tenía una posición política internacional totalmente diferente a la de ahora, me hago cargo de eso. Pero a EEUU no sé si le va a interesar realmente que los países de Centroamérica estén tan unidos y se transformen, por el hecho de estar unidos, en una fuerza que puede jugar otro papel en el ámbito internacional.

EX PRESIDENTE CEREZO Si estuviéramos hace 5 años en la época del presidente Bush, diría que EEUU estaría totalmente en contra de la unidad centroamericana y se lo digo con franqueza porque fui uno de los que voté en contra de los tratados de libre comercio en los congresos y promoví el movimiento en contra, no porque sea malo el libre comercio, sino por las condiciones que estábamos suscribiendo que nos condicionaban tanto que íbamos a perder el control sobre nuestras economías. Pero, en este momento creo que los EEUU está comenzando a tener una variación de comportamiento y de actitud, especialmente con el gobierno del presidente Obama y, por supuesto, en el comportamiento de algunos dirigentes políticos que empiezan a ver la necesidad de que se resuelvan los problemas de las regiones para ellos evitarse el problema de la migración eterna, porque en la medida en que nosotros seamos pobres y miserables, en esa medida va a ser imposible aunque nos pongan paredes en los EEUU, vamos a seguir mandando migrantes y va a ser el mejor producto de exportación que hayamos producido en muchísimos años. De hecho, en este momento, América Central está recibiendo, a pesar de la crisis, más ingresos por remesas de los migrantes que por cualquier producto de exportación, entonces quiere decir que eso sería una tragedia para los EEUU y una ventaja para nosotros, tenemos que sentarnos con EEUU a renegociar ese planteamiento, es decir ellos tienen que darse cuenta que el problema de los migrantes y el problema de América Central, la pobreza en América Central y el Caribe es un problema estratégico para los EEUU, ya no es un problema simplemente de conciencia social. Es decir, en la medida en que los centroamericanos no tengamos solución para nuestros problemas, nos vamos a ir vinculándonos más a la droga, vamos a ser más controlados por los carteles, con el dinero que ellos producen van a cooptar las instituciones, los Estados van a ser tomados por la droga y entonces vamos a empezar a tener gravísimos problemas como en México, en que a pesar del esfuerzo del Presidente y del Estado mexicano que es muy poderoso y de la colaboración norteamericana, no están pudiendo resolver ese problema.

No solo hay que iniciar nuevos procesos sino que hay que cambiar las políticas, hay que ver cómo le hacemos para enfrentar esos problemas. Y por qué le digo todo esto, hace 6 años ni el Banco Mundial ni el Banco Interamericano de Desarrollo ni nadie se interesaba por el proceso de integración en la región, ahora el BM y el BID están interesados en programas de desarrollo y eso quiere decir que alguien está mandando un mensaje hacia adentro y el más grande accionista de esas instituciones es Estados Unidos, o sea hay ahí una señal de que las cosas están cambiando. Si a esto le agregamos Europa, si miramos el comportamiento de los chinos continentales que están avanzando hacia América Latina interesados en nuestros productos básicos pero que están interesados en hacer asociaciones muy importantes, creo que hay síntomas que nos pueden hacer pensar que podríamos tener un nuevo éxito en relanzar un proyecto de esta naturaleza como Esquipulas

III.
•           ZEPEDA Vuelvo al término que fue central en su primera respuesta, la necesidad como creadora de sueños y de órganos que hacen posible una realidad. Lo cierto es que la foto que tengo ahí a la izquierda atrás en la que están los 5 presidentes centroamericanos que firmaron el tratado de paz de la región, hicieron coincidir de una forma u otra la voluntad conjunta para llevarlo a la práctica, más allá de todas las dificultades, ello fue posible. Y no quiero, de verdad señor Presidente, echarle agua a la leche. Pero, eso necesita de ciertos hombres para llevarlos a la práctica y veo que el tiempo que vivimos, el aire que se respira, está más preocupado de lo pequeño que de lo grande, de lo cortoplacista que del futuro.
EX PRESIDENTE CEREZO Hay una enfermedad de los políticos ahora que es el ¨cortoplacismo¨ porque los problemas son tan grandes y tan variables que los Presidentes se transforman en apagadores de fuegos, todo el día están como los bomberos apagando algún fuego, un fuego de repente sin mucha importancia pero lo tienen que apagar. Bueno, por eso creo que algunos ex presidentes como yo, tenemos la tarea y el deber, si tenemos la capacidad, si tenemos el pensamiento, si estamos comprometidos todavía con esto, en hacer lo que llamo un trabajo oficioso no oficial, porque nosotros tenemos que ir con los Presidentes, convencerlos de que tienen que trascender históricamente, ir por los dirigentes políticos, buscar acuerdos con ellos, y cuando uno es ex Presidente tiene la posibilidad real de ser recibido, atendido, además hicimos cosas importantes históricamente que nos abren puertas. Y, hay varios Presidentes sudamericanos que han dicho que tal vez el mejor trabajo es ser ex Presidente porque uno tiene acceso al poder, acceso al consejo, a las posibilidades, sin tener que estar comprometiéndose todos los días en tener que firmar alguna cosa, resolver un problema. El único problema es que hay que ser Presidente primero.

La Fundación Esquipulas que estoy presidiendo está trabajando precisamente en eso, es decir en hacer un cabildeo, un lobby político sistemático con los Presidentes, con los Presidentes de los Congresos, con los empresarios privados, para convencerlos que la solución a los problemas no es la violencia, no es la represión, no es el control, México nos está dando las lecciones en esos términos, Colombia nos la ha dado también, sino que al contrario, hay que buscar salidas políticas alternativas para enfrenta eso. Y en ese cabildeo estamos empezando a tener algunos éxitos, es decir el Presidente Colom de Guatemala, el Presidente de Honduras que está teniendo algunos problemas locales, pero que él mismo y el Presidente Daniel Ortega necesitan una excusa para buscar acuerdos, para promover concertaciones porque los problemas internos son tan difíciles que es muy difícil llegar a un acuerdo si no es una cosa que va más allá de los intereses puramente locales. Por lo tanto el proyecto Esquipulas III se está convirtiendo en un motivo para la concertación interna y en un motivo para la concertación regional. Creo que si seguimos trabajando con fe y con confianza y seguimos abriendo las puertas con los Presidentes, en los congresos y con los empresarios privados que sí están viendo el futuro con una actitud diferente, vamos a poder lograr el acuerdo para dar los primeros pasos en esta línea.

En esto no podemos dejar de pensar que necesitamos de la comunidad internacional, por supuesto de los países inteligentes como los países nórdicos, los de Europa, toda Europa, la Unión Europea, Por supuesto tengo que mencionar a Holanda naturalmente que siempre ha estado muy comprometida con los proyectos importantes de este tipo en América Central y en el Caribe fundamentalmente. Tenemos también que ir a México a Colombia y a Sudamérica, para que los sudamericanos de nuevo se interesen y se den cuenta que resolviendo los problemas en América Central que es el puente de las Américas, el puente natural entre las Américas y también el puente natural entre todos los mundos. Entre los dos grandes océanos del mundo, debe haber paz, tranquilidad y estabilidad para que esta área tan importante estratégicamente pueda salir adelante y darle estabilidad y tranquilidad a todos los que pasan por  acá.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de José Zepeda, Director del   Departamento
Latinoamericano de Radio Nederland / Web
           

INFORME DENUNCIA VIOLENCIAS Y VIOLACIONES SUFRIDAS POR PUEBLOS INDÍGENAS

El último viernes, día 9, el Consejo Indigenista Misionario (Cimi), divulgó el "Informe de Violencia Contra los Pueblos Indígenas en Brasil", documento basado en hechos ocurridos el año 2009. Desde 1993, el informe se presenta para hacer públicas las muchas violencias y violaciones de derechos a la que son sometidos los indígenas de Brasil, aunque estén salvaguardados por la Constitución Federal y por la Convención 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
Entre las principales violencias sufridas por los indígenas, registradas en el informe, se encuentran los daños al patrimonio, los asesinatos, las amenazas de muerte y las muertes por falta de asistencia de salud. Pero, además de todas éstas, no pasan desapercibidos los casos de no demarcación de tierras, detenciones arbitrarias, golpizas, trabajo esclavo, invasión de tierras, incumplimiento de órdenes judiciales, entre otros.

Gran parte de los indígenas sometidos a estas situaciones se encuentran en Mato Grosso do Sul (MS). De acuerdo con el informe, de los 60 casos de asesinatos ocurridos en Brasil, 33 tuvieron lugar en MS, lo que representa el 54% de todos los asesinatos de indígenas. En su mayoría, los casos están relacionados con el pueblo Guaraní Kaiowá.

Actualmente, 20 comunidades del pueblo Guaraní Kaiowá viven acampadas a la vera de los caminos. Aún estando fuera de sus territorios tradicionales por la ausencia de demarcación, los indígenas continúan siendo amenazados, atacados y coaccionados a desistir de la lucha para retomar sus tierras. No es difícil comprender que los conflictos por la tierra son los principales motivos de la violencia contra los indígenas.

En el capítulo sobre ‘violencias provocadas por omisión del poder público’, el informe registra que fueron 133 los casos de violencia provocados por el abandono. Es posible destacar como principal caso el elevado número de muertes por falta de asistencia de salud: 41 casos en total. De éstos, 22 víctimas eran del pueblo Xavanté, de la comunidad Parabubure, ubicada en el municipio de Nova Xavantina, Mato Grosso.

El Cimi relata que las muertes ocurrieron debido a fallas en la atención médica durante un período de dos meses. Además, no hay transporte hacia el lugar donde se ubican los equipos de salud y falta lo básico, como medicamentos, colchones, y hasta inclusive materiales para higiene.

La falta de asistencia también ha generado enfermedades como la desnutrición. En 2009, se registraron 90 casos solamente en la comunidad Guaraní Kaiowá de Dourados (MS). A este número se debe agregar la cifra de nueve muertes como resultado del bajo peso.

Otra problemática es la criminalización de líderes y la intensificación de acciones contra las luchas indígenas, situaciones que se están volviendo cada más comunes en Brasil. Uno de los casos que comprueba esto ocurrió en junio de 2009, con cinco indígenas de la comunidad Tupinambá de la Sierra del Padeiro, en Bahía. Después de ser capturados e inmovilizados por agentes de la Policía Federal, los indígenas fueron esposados y sometidos a aspersión de spray de pimienta en los ojos y choques eléctricos en las regiones dorsal y genital.

Al depararse con estas realidades y saber que nada se hace desde el poder público para castigar o evitar hechos similares, el informe cuestiona sobre quiénes son los responsables de las violencias contra indígenas, líderes y comunidades. "La lectura de los datos señala que los responsables son particulares y agentes del poder público. Entre los particulares se destacan terratenientes, políticos, dueños de ingenios, contratistas de obras, empleados de haciendas, agentes de seguridad, pistoleros".

"En el ámbito federal, los responsables de la implementación de la política indigenista son efectivamente tres: el Ministerio de Justicia, que atribuye a la Funai las demandas relativas a la tierra, demarcaciones, fiscalizaciones y protección; el Ministerio de Salud, responsable de la asistencia a los pueblos indígenas y que tiene como ejecutora de las acciones a la Funasa; y el Ministerio de Educación que en articulación con estados y municipios prestan servicio en educación escolar", revela el Cimi.

Según don Erwin Kräutler, presidente del Cimi y obispo de la Prelatura del Xingú, el informe será entregado a los agentes del gobierno federal y estadual para que se tomen medidas y se implementen acciones que pongan fin a la violencia contra los pueblos indígenas.   Adital
                                                                                                        
 
EL SALVADOR: EL ESTADO DEBE GARANTIZAR LA SOBERANÍA ALIMENTARIA

                                                                                                                           Óscar López (COLATINO)
Como soberanía alimentaria se entiende el derecho de los pueblos a consumir alimentos nutritivos y culturalmente adecuados, accesibles, producidos de forma ecológica, además de ser los mismos pueblos quienes decidan su sistema alimentario y productivo.

El Centro para la Defensa del Consumidor (CDC), considera que el Estado debe elaborar una política que garantice la alimentación básica diaria de las personas, ya que así se podrían evitar casos como el de la familia que ingirió semilla mejorada de maíz el pasado 6 de julio. Según el CDC las anteriores políticas públicas se “empeñaron en dejar un sector agrícola diezmado”, lo que provocó la incapacidad de satisfacer la demanda interna, convirtiendo al país en dependiente de la importación de alimentos.

Nayda Medrano, directora ejecutiva del CDC, dijo: “no se puede avanzar hacia la economía de bienestar si el objeto de la actividad económica es el incremento de la productividad en función de la generación y la acumulación de la riqueza y no el bienestar de la población”.

Un ejemplo claro de que la actividad económica no favorece a la población es que el salario mínimo no alcanza a cubrir la canasta básica alimentaria. En la zona rural, el salario mínimo cubre únicamente el 41% de la canasta básica, en la zona urbana la cobertura aumenta a 63%. Por lo mismo, las estadísticas del año 2008 demostraban que seis de cada diez niños entre cero y 14 años vivían en situación de pobreza, esto por no contar con una alimentación básica diaria que les permitiera desarrollarse plenamente.

“No hay signos de que esta situación vaya a cambiar y esto le preocupa al CDC, y el hecho ocurrido el seis de julio pone al descubierto una situación que viven miles de familias en el país, lo que confirma las estadísticas, que parecen frías y distantes” comentó el gerente de investigaciones del CDC, Edwin Trejo. Por último el CDC, pidió que se establezcan condiciones mínimas para favorecer el consumo y no el consumismo, entendiendo como consumo el acceso y la conservación de los recursos básicos para tener una vida digna.                                                                           

ARGENPRESS

HAITÍ: LAS TRAMPAS DE LA DEMOCRACIA                                           Marc-Léo Laroche

                                                                                 ¿Qué hacer en democracia cuando las condiciones sociales y políticas permiten la llegada al poder de personas totalmente carentes de las condiciones requeridas para esa función?

¿Qué hacer cuando las cuestiones de gobierno no inspiran la aparición de verdaderos líderes o de personas animadas de las mejores intenciones hacia la salvaguarda y la fructificación del bien público?

¿Qué hacer cuando los caminos del poder están llenos de comerciantes y de corruptos de toda laña, dispuestos a toda clase de acciones condenables para entorpecer toda clase de iniciativas que intenten cambiar el sistema de desigualdades prevalente en la sociedad?

¿Qué hacer finalmente para salvar a la democracia cuando el aparato del estado involucra a las organizaciones sociales y políticas y se convierte en el único dispensador de empleos y fuente de toda riqueza?

Es la trampa en la que desde hace mucho tiempo se encuentran los haitianos y especialmente la misma democracia desde hace no menos de dos décadas.
Si se mantuviera aún la dictadura, los haitianos podrían soñar todavía con un estado democrático al que atribuirían todas las virtudes. No viviendo en el presente vivirían de la esperanza. De la esperanza en todos los órdenes, comenzando por el de tener un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Pero, no tienen necesidad de soñar… ¿Acaso ese sueño no es una realidad? ¿No es esta la era de la democracia que instaló la nueva constitución de 1987? Los constituyentes de ese tiempo  no podían prever que la noción de democracia que se hallaba en el centro de sus reflexiones fuera vaciada de su sustancia reteniendo nada más que sus apariencias. De manera que allí adonde se deseaba contar con DECISIONES y ACCIONES adecuadas a las condiciones de sub-desarrollo del país y cuyas repercusiones se deberían sentir profundamente en la sociedad, solo se encuentran GESTICULACIONES superficiales sin ninguna repercusión social valedera.

Una de las áreas más significativas de estas gesticulaciones, es en tal sentido la de las elecciones. ¿Quién hubiera creído que uno llegaría casi a quejarse de su proliferación? Es que en la estructura socio-política haitiana, ese acto absolutamente democrático ha perdido su sentido. Desde hace dos decenios, son necesarias en todas las divisiones administrativas y territoriales, es cierto que se trata de una prescripción constitucional, pero es la única actividad nacional que no parece sufrir ausencias. En la coyuntura nacional esta captación pletórica de poder económico, político o administrativo este gesto  democrático poco importa a la organización o al desarrollo de las regiones o de las comunidades. Lo que importa  a quienes solo interesa la forma o la apariencia en materia democrática es que los gestos se realicen y se cubran los cargos aunque las estructuras existentes no le dejen al elegido ninguna posibilidad de cambiar o de mejorar las cosas en cada uno de sus respectivos ámbitos.

Desde sus comienzos, por lo tanto, fue una democracia de fachada o de discursos vacíos cuando los hay, donde faltaba lo esencial, es decir el tener en cuenta las necesidades de la población y los medios apropiados para satisfacerlas. Desde el principio los dueños del poder  actuaron como si no representaran más que a sí mismos sin sentir ningún compromiso con las reivindicaciones de sus electores, ni informándoles de sus proyectos y de su orientación.

El sismo del 12 de enero 2010 nos proporciona un ejemplo flagrante de la enfermedad de la democracia en Haití. Es claro, que esta enfermedad es endémica en otras partes. Se podría agregar también  que las sociedades  occidentales que se consideran campeonas de virtudes democráticas, contribuyen ampliamente a son desarrollo. Lo que no es una razón  para no tratar de erradicar en el país de Toussaint-Louverture sus formas tan particulares.

Luego de casi seis meses del doloroso acontecimiento del sismo, en que los gobernantes han demostrado su nulidad total en materia de liderazgo, ni una sola vez han intentado informar a la población sobre los planes encarados para la reconstrucción. Teniendo en cuenta las trágicas circunstancias se habría esperado desde los primeros días que el presidente se dirigiera a la nación con el objeto de confortarla en momentos tan difíciles, de comunicarle su dolor  y de darle una somera reseña de los cursos de acción a seguir. Además, hubiera sido normal que la población sea regularmente puesta al corriente,  de los planes y proyectos gubernamentales para hacer frente a la catástrofe y a los problemas de la reconstrucción. Pero desde entonces solo el  gran silencio nacional.

Este comportamiento, no ha dejado de provocar la atención no solo en el propio país sino también en el exterior a través de las redes internacionales de ayuda. Todos los que entre ellos han seguido los acontecimientos en Haití durante el curso de los cinco últimos meses han podido constatar lo mismo, es decir, la ausencia de liderazgo del gobierno y la falta de comunicación con la población.

El informe del senado usamericano presidido por John Kerry, senador por Massachussets no dice, por otra parte, gran cosa. Manifiesta por un lado la ausencia de liderazgo del gobierno y por el otro el que “no comunica a los haitianos de manera eficiente que está dispuesto a hacer los esfuerzos necesarios para la reconstrucción” La  diputada europea Michèle Striffler, se manifestó igualmente preocupada por la “aparente ausencia de liderazgo de las autoridades haitianas” El mismo gobierno no ha sido ni siquiera capaz de aprovechar la oportunidad  que se le ofrecía de hacer avanzar el proyecto de reconstrucción. En tal sentido ha señalado también que los camiones y las excavadoras han sido enviados a los EEUU y a Europa, mientras los haitianos no disponen más que de palas y carretillas.

En la mayor parte de los organismos extranjeros instalados en Haití sucede lo mismo. Ante la tan evidente apatía del gobierno, algunos de ellos imaginaban la posibilidad del regreso de los haitianos de la diáspora a la escena nacional. Sería, según ellos, la única posibilidad de impulsar el hercúleo proyecto de la reconstrucción del país.

Aunque se entiende, que esa idea es un tanto fantasmagórica porque esos haitiano ya no solo están impedidos de actuar políticamente en la escena nacional (la mayor parte tiene ya otra nacionalidad, lo que les hace perder los derechos políticos en Haití) sino que fuera de las elecciones generales, no existe ninguna otra providencia constitucional que pudiera justificar esa intervención.

Estas restricciones forman parte de los cruciales obstáculos que condicionan la evolución de la situación política haitiana. Sin enumerar muchos otros, de diferente magnitud social, que tienden a hacer del ejercicio  democrático una prueba difícil. Con el pretexto de que este régimen político es a menudo el camino más largo para lograr la realización de un proyecto, algunos tienen tendencia a imputarle taras que están más bien ligadas a su carencia intelectual ya su falta de liderazgo. Como si la democracia fuera a veces en este país la coartada de la debilidad para rendir cuentas de la inercia de los diferentes niveles de la administración pública.
Son muchos los haitianos que desean ardientemente un cambio de gobierno. Como en el casino, están dispuestos una vez más a jugar  aunque hayan perdido su apuesta a menudo. Esperan una vez más todavía ganar la apuesta mayor, es decir encontrar un verdadero líder con la capacidad intelectual necesaria y con el doble de sentido ético y de responsabilidad que incumbe a la función de presidente de la república. Además, como si esto fuera poco, pretenden personas de la misma calidad en el senado y en la cámara de diputados ¿Es que no resulta  acaso surrealista?
Alterpresse – Traducción Susana Merino


RTF: http://archive.attac.org/attacinfoes/attacinfo560.zip
PDF: http://archive.attac.org/attacinfoes/attacinfo560.pdf
 
Gracias por hacer circular y difundir esta información.
SUSCRIPCIÓN Y DES-SUSCRIPCIÓN A “El Grano de Arena” o
CAMBIO DE MAIL:
http://list.attac.org/wws/info/attac-informativo
 
Para obtener un número anterior entrar en
http://archive.attac.org/attacinfoes/attacinfo000.zip
Reemplazando el 000 por el correspondiente al número solicitado
 
Edición Susana Merino






Nessun virus nel messaggio in arrivo.
Controllato da AVG - www.avg.com
Versione: 9.0.839 / Database dei virus: 271.1.1/3016 -  Data di rilascio: 07/19/10 20:36:00