[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

Colombia, militari -



VIDEO: General Pérez quiere IMPUNIDAD para violadores: ejército colombiano violó y asesinó a niños de 6, 9 y 14años
El general William Fernando Pérez quiere dejar impunes a los 8 (o más) violadores del ejército, en el caso de lo 3 niños de 6,9, y 14 años, violados y asesinados en Arauca
VIDEO noticiasuno/ Nota AP Crítico | Para Kaos en la Red   Hoy a las 12:58 

El general William Fernando Pérez quiere dejar impunes a los 8 (o más) violadores del ejército.

Se trata de un crimen realizado por unos hombres amparados por la impunidad y la costumbre a las prácticas del Terrorismo de Estado. 


La familia y comunidad de los niños ha sido constantemente amenazada para que no reclame justicia, y que acepte la versión del ejército de "un solo violador", la "manzana podrida dentro del ejército". Pero ni la familia, ni la comunidad han abandonado el caso, pese a las amenazas del ejército. La familia y la comunidad reclaman que sean castigados todos los violadores, y que cesen las agresiones contra la comunidad,  y así lo han manifestado en las calles de Arauca y con abogados.

Estas violaciones e infanticidios se inscriben en una cadena de atrocidades cometidas por el ejército contra la población en Arauca, y en toda Colombia.

El 14 de octubre, tres niños, de 6, 9 y 14 años, fueron secuestrados, violados y asesinados por soldados de la Decimoctava Brigada del Ejército colombiano. Este crimen ocurre en Arauca, zona particularmente rica de Colombia, que el Estado ha militarizado intensivamente con el fin de reprimir a la población descontenta del saqueo que perpetran varias multinacionales entre las cuales BP, Repsol, la Occidental Petroleum.

Los cuerpitos torturados de Jefferson Torres, Jimmy Torres y Jenny Torres fueron encontrados en una fosa común. Se ha encontrado sangre en los morrales de 7 de los 60 soldados de esa unidad del ejército, y semen en los cuerpitos acuchillados de los niños. Además al menos 8 militares presentan rasguños. 


Como las amenazas contra la familia no han funcionado, la última argucia de Estado colombiano, de el ejército, en boca del General William Fernando Pérez, es buscar involucrar a "otros actores" en la violación y asesinato de los 3 niños, cuando está más que claro que fue la decimoctava brigada del ejército. Acampada a 200 metros de la casita de los niños asesinados. Sangre en morrales de 8 militares. Confesión de un militar oficial que sin embargo dijo que la "relación con la niña era consentida"(!).

http://www.youtube.com/watch?v=1MJuVYU1jYs

  En el año 2009 al menos 23 militares habrían violado a niños de menos de 14 años, multitud de casos.

En el 2010 ya son 20 menores de edad asesinados en ARAUCA, zona bajo dominación militar de Colombia 

En cuanto al padre de los niños, José Álvaro Torres, desmintió  la participación  de "civiles o  paramilitares o guerrilleros",    en el asesinato    de sus tres hijos, como lo dijo esta semana  el inspector general del Ejército, General, William Fernando Pérez.

Aseguró, chocado, que cuando el  oficial  Raúl Muñoz Linares,  afirmó que no violó a su hija, sino que" tuvo una relación consentida", dando a entender que  eran cercanos, es obviamente falso.  "(...)la masacre de mis tres hijos no la realizó un solo militar, ese crimen lo cometieron varios militares... hay 7 morrales cundidos de sangre, salivas y semen… el delincuente Raúl Muñoz dice que él hizo uso de las dos niñas: de la de 13 años y de la hijita mía, pero ‘porque ellas aceptaron’… yo les pregunto a los señores de la fiscalía y a los militares, si sería que ella entonces estaría de acuerdo que la asesinaran a ella y a sus dos hermanitos, que eran mis queridos hijitos?"

El campesino pidió justicia  y dijo que no se siente aún capaz de  perdonar a los asesinos de sus hijos.

Don Álvaro, asegura que no ha recibido  ayuda económica  y que hoy está viviendo en condiciones  muy precarias. Confió en que la investigación  sea  trasladada a Bogotá, donde según él, será más difícil que la desvíen.

***********

************

Más información lea: 

Impunidad para la continuidad de la Estrategia del Terror

Niños violados y asesinados por el ejército colombiano 

(...) Se ha encontrado sangre en los morrales de 7 de los 60 soldados de esa unidad del ejército, y semen en los cuerpitos acuchillados de los niños. Además al menos 8 militares presentan rasguños. 

Se trata de un crimen realizado por unos hombres amparados por la impunidad y la costumbre a las prácticas del Terrorismo de Estado.

Los militares objeto de investigación: el teniente coronel Germán Belarcázar, el teniente coronel James E. Pineda, el mayor J. Alberto Granados, el subteniente Raúl Muñoz Linares, el sargento viceprimero Luis Giovanni Torrijos, y dos Cabos.(1) Pero ya son varios los intentos de la cúpula militar de dejar este crimen totalmente impune. Cabe recordar que la impunidad es parte del mecanismo del Terrorismo de Estado y por tanto son escasísimos los militares condenados en Colombia, y los pocos que han sido condenados lo son como“individuos descarriados”: señalados de  “manzanas podridas dentro de la entidad militar”. Centenares de miles de víctimas esperan aún la condena a la entidad militar por sus Estrategias de Terrorismo de Estado.

La impunidad garantiza la continuidad de la Estrategia de Terrorismo de Estado

Es bajo la impunidad que la institución militar podrá seguir perpetrando la guerra sucia; por ello la cúpula militar incurre en declaraciones aberrantes: El general Navas indicó que el subteniente Raúl Muñoz habría cometido violaciones el 2 y 14 de octubre, pero que, según su confesión,  “las dos relaciones fueron consentidas por las niñas”. El comandante del Ejército dijo que:  “Todavía no hay un hecho que nos haga pensar sobre la responsabilidad directa”. (2)

La violación y asesinato de los niños ocurrió a 254 metros del campamento militar, y matar a los niños y cavar los huecos requiere tiempo y control del área, por lo cual la versión de las “manzanas podridas en el ejército” es inverosímil. (3)

Álvaro Torres, el papá de los tres niños, reclama justicia:  "(...)la masacre de mis tres hijos no la realizó un solo militar, ese crimen lo cometieron varios militares... hay 7 morrales cundidos de sangre, salivas y semen… el delincuente Raúl Muñoz dice que él hizo uso de las dos niñas: de la de 13 años y de la hijita mía, pero ‘porque ellas aceptaron’… yo les pregunto a los señores de la fiscalía y a los militares, si sería que ella entonces estaría de acuerdo que la asesinaran a ella y a sus dos hermanitos, que eran mis queridos hijitos?"(4)

Pero pese a las evidencias, las instituciones pretenden hacer recaer toda la responsabilidad sobre un solo militar… Los mass-media, afectos al régimen militarista que gobierna Colombia, implementan la desinformación: vienen difundiendo múltiples montajes tendientes a lavar la imagen del ejército como institución, como lo escribe el periodista Miguel Suárez:

“Un sofisticado proceso de lavamiento de imagen del descompuesto ejército colombiano se está llevado a cabo. Primero nos dijeron que eran un grupo de 8 los asesinos uniformados, que tenían arañazos que los niños en su desespero les ocasionaron (…) y muestras de sangre en sus mochilas. Luego vino un reciclaje de asesinos y nos dijeron que las muestras de sangre en las mochilas eran debidas a las comidas que ellos llevan en sus maletas, no entendí si nos querían decir que eran caníbales.” 

Leer más:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=116639&titular=ni%F1os-violados-y-asesinados-por-el-ej%E9rcito-colombiano-