[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

Fw: [ATTAC] INFORMATIVO 579 - LA MASACRE ¿ ETERNA ?




 
----- Original Message -----
Sent: Monday, November 29, 2010 2:35 PM
Subject: [ATTAC] INFORMATIVO 579 - LA MASACRE ¿ ETERNA ?

INFO 579                                                                                                         29 de noviembre de 2010

informativo at attac.org                                                                         http://attac-info.blogspot.com

La masacre ¿eterna?
No olvidemos a Haití
                 

Latinoamérica

COLOMBIA: MÁS DE 38 MIL PERSONAS DESAPARECIDAS EN LOS ÚLTIMOS TRES AÑOS. INFORME MEDICINA LEGAL, 2010. CON VIDEO Colombia registra más de 38 mil personas desaparecidas sólo en los tres últimos años (informe Medicina Legal, 2010). Los “gobiernos democráticos” de Colombia han superado dramáticamente las cifras de desaparecidos de toda la dictadura argentina. La desaparición forzada en Colombia es un crimen de Estado que según asociaciones de víctimas ronda los 250.000 desaparecidos en 20 años, como lo denunció Piedad Córdoba.

COPALA, OAXACA, MÉXICO: LA MASACRE ¿ETERNA? Hace años escuché denuncias contra los triquis. Me espanté. Parecía que la solución era acabar con ellos, eliminarlos. Una versión radicalmente diferente me describió Silvia Millán, honesta maestra de la UNAM y luchadora social.

GRUPOS DE POLICÍA REPRESORA COLOMBIANA OPERAN EN HONDURAS        Policías colombianos especializados  en  la  represión con  equipos y  armas  sofisticadas  operan    en Honduras desde el golpe militar del 28 de junio de 2009 que derrocó al gobierno del presidente Manuel Zelaya

Latinoamérica

COLOMBIA: MÁS DE 38 MIL PERSONAS DESAPARECIDAS EN LOS ÚLTIMOS TRES AÑOS. INFORME MEDICINA LEGAL, 2010. CON VIDEO

Colombia registra más de 38 mil personas desaparecidas sólo en los tres últimos años (informe Medicina Legal, 2010). Los “gobiernos democráticos” de Colombia han superado dramáticamente las cifras de desaparecidos de toda la dictadura argentina. La desaparición forzada en Colombia es un crimen de Estado que según asociaciones de víctimas ronda los 250.000 desaparecidos en 20 años, como lo denunció Piedad Córdoba por Telesur

.

En Colombia se registraron 38 mil 255 personas desaparecidas en los últimos tres años, según el último informe ofrecido por Medicina Legal, en este sentido, organizaciones de víctimas aseguran que el problema obedece a grupos paramilitares y agentes estatales que ven en esta práctica una oportunidad de callar a la oposición.





El informe de Medicina Legal señala que en Colombia durante 2009 se reportaron 18 mil 236 casos de personas desaparecidas, cifra que evidenció un progresivo incremento de estos casos, puesto que para el 2008 la cantidad fue de 15 mil 696 personas, 11 mil más que el año inmediatamente anterior, cuando se contabilizaron cuatro mil 323 desaparecidos. 



La madre de cuatro desaparecidos entrevistada por teleSUR, que pidió no ser identificada por motivos de seguridad, afirmó que desconoce el paradero sus hijos al tiempo que teme por alguna represión por parte de grupos paramilitares. "Con esa incertidumbre que nos invade cada día, cada mañana me despierto pensando en mis hijos, que ya llegan, que donde estarán, que qué les habrán hecho", expresó la madre de las víctimas.

Por su parte, el presidente de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento en Colombia (Codhes), Marcos Romero, aseguró que "ya superamos el nivel de desapariciones de Argentina que estuvo cerca de las 30 mil personas y esto puede pasar de unas 100 mil en las últimas décadas en el conflicto colombiano". 



La desaparición en Colombia se convirtió en una herramienta de lucha política contra sectores de oposición, resultado de este fenómeno son los más de tres mil cuerpos que actualmente están en poder la Fiscalía sin ser identificados, además de las casi tres mil fosas comunes repartidas en todo el territorio colombiano y cuya autoría se atribuye a grupos paramilitares y al propio Ejército colombiano.





De igual forma, la directora de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Asafaddes),  Gloria Gómez, sostuvo que estos hechos "necesariamente tienen que ver con funcionarios estatales que participaban directamente en las desapariciones, luego fueron operativos conjuntos combinados y ahora se sigue tolerando que desaparezcan personas a manos de grupos paramilitares o emergentes como ahora se llaman y que es lo mismo".



Los más de 38 mil desaparecidos en 3 años son sólo el número de casos denunciados a Medicina Legal, por lo que este mismo departamento manifestó que la cantidad real es muy superior.

 El conteo y su divulgación formal, se inició luego de las apariciones de numerosas fosas comunes, cementerios y crematorios clandestinos de paramilitares en varios puntos de la nación.



La Agencia Púlsar relata que con los "falsos positivos" (denominación que se le da a los casos de asesinatos de civiles por parte del Ejército Colombiano para hacerlos pasar por guerrilleros muertos en combate), el Gobierno y las Fuerzas Militares esconden parte de las desapariciones forzadas.

Video: http://www.dailymotion.com/video/xd9scp_mas-de-38-mil-personas-desaparecida_news

COPALA, OAXACA, MÉXICO: LA MASACRE ¿ETERNA?

                                                                                                                           Juan Rodríguez Vera

Hace años escuché denuncias contra los triquis. Me espanté. Parecía que la solución era acabar con ellos, eliminarlos. Una versión radicalmente diferente me describió Silvia Millán, honesta maestra de la UNAM y luchadora social. Su versión: en Copala impera la explotación inicua de los indígenas por caciques regionales apalancados en el partido oficial y las autoridades estatales. La suma de crímenes es un  resultado dantesco pero lógico: el costo de la explotación medieval.

Veinte años después leí el libro “Copala” de Francisco López Bárcenas. Ratifica la versión de Silvia Millán. Es una saga que sería monótona si no fuera horrenda sobre la masacre cotidiana de los triquis. Ametrallados por el gobierno “democrático” de Ruíz Cortines presidente “pacifista”. Interminable lista de crímenes que abonan la historia triqui, región hermosa y pródiga en recursos, causa primordial del “despojo por la democracia”. Lista puntual, nómina del genocidio y sus responsables. Incluyendo un inolvidable burócrata estatal que justificó el genocidio: ¡los triquis son salvajes, criminales natos!.

Esta conmovedora microhistoria se repite  en México pero en Copala alcanza niveles increíbles: tierra de masacres e impunidad reiteradas. Coto de caza de sicarios y “tiro al triqui” ¿Alguna diferencia con “Búfalo Bill” el asesino serial norteamericano que con otros “corrieron la frontera” al oeste? Ninguna. El imperio del capital y el ninguneo de vidas humanas. ¡Total, son indios!

El libro de López Bárcenas es lectura obligada para todos los mexicanos. Para que después no digamos “no sabía” Lectura más obligada para los oaxaqueños y quienes vivimos en donde más se alude a Benito Juárez y más se ignora y asesina a sus congéneres. Copala es sajadura en el cuerpo social que sangra desde decenios. Además, en afán de justificar ese genocidio, se miente y corrompe, se crean falsos líderes, citadinos que pretenden representarlos: hipócritas de cuello sucio. Es la clase que copa los beneficios de componendas políticas que inmola a los triquis.

Ese escenario en que priva la injusticia de los burócratas encaramados en  el gobierno, hoy es develado por Ulises Ruíz Ortiz, en sus últimos días como gobernante. En la agonía del poder ilimitado. Sin olvidar que carga decenas de crímenes impunes. Sus frases son campanadas fúnebres del sistema que no pudo, no quiso o simplemente deparó el rumbo sangriento a los triquis:

Reconoció que el conflicto de Copala ”no pudo resolverlo su gobierno, como tampoco Heladio-Ramírez López- Diódoro Carrasco y  José Murat, pero no los estoy culpando de ello. Existe una mesa permanente en la Secretaría General de Gobierno que no ha cesado en su convocatoria a las organizaciones de Copala, para que se sienten a dialogar. Lo cierto es que hay grupos que se niegan y por ello no se ha avanzado”…El conflicto de 2006 no se originó por un error de mi gobierno. Hubo conflictos ¡!, exigencia social y enfrentamientos, pero asesinatos no cometí   Periódico “Noticias” 11-11-10

Los crímenes en Copala aumentan  cada día. No hay fuerza policíaca o militar que detenga a los gatilleros. ¿Derechos humanos? El tratado con la Unión Europea está condicionado a su vigencia; se privilegia el comercio sobre las vidas humanas. ¿Justicia? Nada. Solo impunidad.  En Oaxaca, pervive la esperanza de justicia porque entre tantos crímenes se registran dos de extranjeros. Si fueran puros mexicanos, no cabría esperar algo

La impunidad reconoce sin rubor Ruíz Ortiz, abarca 24 años. Ineptitud de gobernantes que se concretaron a sumar los muertos y a prometer que “se investiga”. Después a “priorizar la lucha contra la pobreza, el hambre y la marginación” Y seguir recordando a Benito Juárez, a repetir sus frases enfangadas en sangre triqui, regada por gobiernos que sostienen a caciques y los elevan a diputados, senadores y gobernadores. Los diplomáticos y presidentes mexicanos acuden a foros internacionales, suscriben compromisos sobre derechos humanos, propalan el “triunfo mexicano sobre la crisis” y se toman fotos con políticos de países industrializados. Su euforia recuerda la letra de la canción: Seré curioso, Señor Ministro, ¿de qué se ríe?

GRUPOS DE POLICÍA REPRESORA COLOMBIANA OPERAN EN HONDURAS

Policías colombianos especializados en la represión con equipos y armas sofisticadas operan en Honduras desde el golpe militar del 28 de junio de 2009 que derrocó al gobierno del presidente Manuel Zelaya.

El director ejecutivo del Centro de Prevención Tratamiento y Rehabilitación de las Victimas de la Tortura y sus Familiares (CPTRT), Juan Almendares Bonilla, denunció que esa "maquinaria siniestra" opera con toda impunidad en el país. La denuncia de Almendares Bonilla está recogida en el sitio web del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP).

El ejecutivo del CPTRT detalla que ese dispositivo está dotado de equipos electrónicos sofisticados, armas, y cuerpos especializados que trabajan con el Grupo de Acción Unificada por la Libertad Personal (Gaula) de la policía colombiana.

Almendares condena la persecución a la abogada Nelly Carina Moreno Parada, amenazada por defender los derechos humanos y prevenir la violencia y la tortura. Ella, dijo, forma parte del personal de la organización que él dirige.

Denunció que el CPTRT ha sido víctima constante de amenazas de muerte, atentados al personal, destrucciones de oficinas, robo de archivos, interferencias electrónicas y de hostigamiento telefónico.

Señaló que a raíz de las masacres de campesinos y de las violaciones a los derechos humanos de los movimientos rurales del Valle de Aguán y las comunidades de Guadalupe, Carney, garífunas y lencas, se han intensificado las amenazas a los defensores de los derechos humanos.               http://www.argenpress.info/2010/11/grupos-de-policia-represora-colombiana.html