[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

Messico, terza lettera aperta del Subcomandante Marcos a Don Luis Villoro su ETICA e POLITICA



  TAL VEZ…
(Carta Tercera a Don Luis Villoro en el intercambio sobre Ética y
Política)
EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL
MÉXICO.

Julio-Agosto del 2011.


Para: Don Luis Villoro.

De: SupMarcos


Don Luis:

Reciba los saludos de tod at s nosotr at s y un abrazo fuerte de mi parte.
Esperamos que se encuentre mejor de salud y que la pausa en este
intercambio haya servido para intentar nuevos planteamientos y
reflexiones.

Aunque la realidad actual parece precipitarse en forma vertiginosa, una
reflexión teórica seria debería ser capaz de “congelarla” un instante
para así descubrir en ella las tendencias que nos permitan, revelando
su
gestación, ver hacia dónde va.

(Y hablando de la realidad, recuerdo que fue en La Realidad zapatista
desde donde le propuse a Don Pablo González Casanova un intercambio: él
debía hacerme llegar una paquete de galletas Pancrema, y yo debía
enviarle un supuesto e improbable libro de teoría política (por
llamarlo
de alguna forma). Don Pablo cumplió, y el dilatado andar de nuestro
calendario me ha impedido cumplir con mi parte del intercambio…
todavía.
Pero creo que en lluvias próximas habrá más palabras).

Como tal vez se ha ido insinuando en nuestra correspondencia (y en las
letras de quienes, generosos, se han adherido a este debate), la
teoría,
la política y la ética se entrelazan de formas no muy evidentes.

Ciertamente no se trata de descubrir o crear VERDADES, ésas piedras de
molino que abundan en la historia de la filosofía y de sus hijas
bastardas: la religión, la teoría y la política.

Creo que estaríamos de acuerdo en que nuestro empeño apunta más hacia
tratar de hacer “saltar” las líneas no evidentes, pero sustanciales, de
esos quehaceres.

“Bajar” la teoría al análisis concreto es uno de los caminos. Otro es
anclarla en la práctica. Pero en las epístolas no se hace esa práctica,
si acaso se da cuenta de ella. Así que creo que debemos seguir
insistiendo en “anclar” nuestras reflexiones teóricas en los análisis
concretos o, con más modestia, tratando de acotar sus coordenadas
geográficas y temporales. Es decir, insistir en que las palabras se
dicen (se escriben, en este caso) desde un lugar y en un tiempo
específico.

Desde un calendario y en una geografía.

I. El espejo local.

El año del 2011, Chiapas, México, el Mundo.

Y en estos calendario y geografía, acá seguimos atentos a lo que pasa,
a
lo que se dice y, sobre todo, a lo que se calla.

En nuestras tierras seguimos en resistencia. Siguen las agresiones en
contra nuestra provenientes de todo el espectro político. Somos un
ejemplo de que es posible que todos los partidos políticos tengan un
mismo objetivo. Auspiciados por los gobiernos federal, estatal y
municipales, todos los partidos políticos nos atacan.

Previa a cada agresión o después de ella, hay una reunión entre
funcionarios gubernamentales y dirigencias “sociales” o partidarias. Se
habla poco en ellas, sólo lo necesario para acordar el precio y la
forma
de pago.

Aquellos que critican nuestra posición zapatista de que “todos los
políticos son iguales”, deberían darse una vuelta por Chiapas. Aunque
es
seguro que dirán que es algo estrictamente local, que eso no pasa a
nivel nacional.

Pero en la clase política chiapaneca se repiten, con sus toques
autóctonos, las mismas rutinas ridículas de los tiempos preelectorales.

Hay ajustes de cuentas internos (al igual que en las bandas
criminales),
que en la clase política se disfrazan de “justicia”. Pero en todas
partes se trata de lo mismo: dejar libre el camino al elegido en turno.
Todo lo que pasa abajo se tacha de ser un complot de uno o varios
rivales. Todo lo que pasa arriba se deforma o se calla.

Con la política mediática de pago de elogios, cuando se trata de
Chiapas
no hay ninguna diferencia entre la prensa de la capital del país y la
de
la capital estatal.

¿Alguien puede hablar seriamente de justicia en Chiapas cuando sigue
libre uno de los responsables de la matanza de Acteal, de nombre Julio
César Ruiz Ferro? “Mi presidente no te preocupes, deja que se maten, yo
voy a mandar la seguridad pública para que levanten a los muertos”,
respondió el entonces gobernador de Chiapas, Julio César Ruiz Ferro, a
Jacinto Arias Cruz, alcalde de Chenalhó, quien le advertía sobre un
inminente enfrentamiento en Acteal el 19 de diciembre de 1997. (María
de
la Luz González, El Universal. 18 de diciembre del 2007).

¿Y qué decir de “El Croquetas” Roberto Albores Guillén, responsable de
la matanza de El Bosque, además de haber erigido un imperio de crímenes
y corruptelas que ahora le permiten jugarle a trasmano a Juan Sabines
Guerrero y a su “gallo”, el coleto Manuel Velasco, para volver a la
gubernatura de Chiapas? (hablando de “gallos”, ¿alguna vez el
lopezobradorismo dará cuentas por haber ayudado a reciclar a lo peor de
la política priísta chiapaneca?)

Ah, la vieja rivalidad entre las vetustas clases políticas de Comitán,
San Cristóbal de Las Casas y Tuxtla Gutiérrez (por cierto, sus
antecedentes se pueden encontrar en el libro de Antonio García de León,
“Resistencia y utopía: memorial de agravios y crónicas de revueltas y
profecías acaecidas en la Provincia de Chiapas durante los últimos
quinientos años de su historia” en la editorial ERA de la entrañable
Neus Espresate).

Mientras proliferan los barruntos de una tormenta en la política del
Chiapas de arriba, Juan Sabines Guerrero parece seguir empeñado en la
línea que tantos fracasos le dio antes al “Croquetas” Albores: alentar
a
grupos, paramilitares y no, para que agredan a las comunidades
zapatistas; solapar el auge de mafias criminales con o sin coartada de
partido político; mantener la impunidad para l at s cercan at s; la
simulación
como programa de gobierno.

Una prensa, local y nacional, bien “aceitada” con dinero, no alcanza a
ocultar, con el disfraz de unanimidad, la guerra intestina en la
política de arriba.

Sobre todo esto, baste con señalar lo siguiente: hace tiempo que las
reglas internas de la clase política están rotas. Los encarceladores de
ayer son los encarcelados hoy, y los perseguidores de hoy serán los
perseguidos mañana.

No es que no se hagan “acuerdos”, sino que ya no tienen capacidad de
cumplirlos.

Y una clase política que no cumple con sus acuerdos internos es un
cadáver esperando sepultura.

No, la clase política de arriba no entiende nada. Pero sobre todo no
entiende lo fundamental: su tiempo se ha terminado.

Gobernar dejó de ser un oficio político. Ahora el trabajo por
excelencia
de los gobernantes es la simulación. Más importantes que los asesores
políticos y económicos, lo son los asesores de imagen, publicidad y
mercadotecnia.

Así se hacen hoy en día los gobernantes en México, mientras las
realidades locales, regionales y nacionales se hacen pedazos.

Ni los boletines gubernamentales disfrazados de “reportajes” y “notas
periodísticas” logran cubrir la crisis económica: en las principales
ciudades del Chiapas real empiezan a aparecer y a crecer la indigencia
y
los “trabajos” más marginales. La pobreza que parecía ser exclusiva de
las comunidades rurales empieza a crecer en las zonas urbanas del
sureste mexicano.

Justo como en el resto del territorio nacional.

¿Parece que estoy hablando de la política de arriba a nivel nacional y
no local?

Ah, los fragmentos del espejo roto, irremediablemente roto…

II. ¿Un epitafio para una clase política o para una Nación?

Cuando Felipe Calderón Hinojosa (presidente gracias a la culpa ahora
confesa de Elba Esther Gordillo), se disfraza de guía turístico para
que
a México no sólo lleguen policías y militares norteamericanos, se asoma
al Sótano de Las Golondrinas, en Aqusimón, San Luis Potosí, y exclama
un
“¡Oh my god!”
(http://mexico.cnn.com/nacional/2011/08/17/calderon-promueve-destinos-tu
risticos-en-el-programa-the-royal-tour),
bien podría decir lo mismo si se asoma al pozo en el que el país se ha
sumido durante su mandato.

Según las estadísticas reveladas por el Consejo Nacional de Evaluación
de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) el número de pobres en
México pasó de 48.8 millones a 53 millones. Casi la mitad de la
población mexicana vive en condiciones de pobreza. Casi 12 millones de
personas están en condiciones de pobreza extrema.

Y si uno revisa los mapas de la misma CONEVAL, podrá darse cuenta de
que
las manchas de pobreza, antes privativas de los estados del sur y
sureste de México (Guerrero, Oaxaca, Chiapas) empiezan a extenderse a
los estados de norte del país.

Los precios de los productos básicos se han duplicado y triplicado
durante este sexenio.

Según datos del Centro de Análisis Multidisciplinario, para tener el
dinero suficiente para adquirir la canasta alimenticia recomendable, al
inicio del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa se necesitaban trabajar
13 horas y 19 minutos al día. 5 años después, en este 2011, se
necesitarían trabajar 22 horas y 55 minutos

Mientras las ganancias de los millonarios se han cuadriplicado en los
últimos 10 años.

A todo esto habría que sumarle las pérdidas de empleo por cierres de
fuentes de trabajo. Entre ellos el golpe criminal al Sindicato Mexicano
de Electricistas. El ataque fue encabezado por el facineroso secretario
del trabajo, Javier Lozano Alarcón (que será recordado también por las
extorsiones gansteriles -Zhenli Ye Gon y los 205 millones de dólares
para el fraude electoral del 2006-), y “aclamado” por los grandes
medios
de comunicación masiva.

Por cierto, la gigantesca campaña propagandística en contra de los
trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas (que incluye la
amenaza de acciones penales en contra de sus dirigentes), que lo mismo
los acusa de indolentes que de terroristas, debiera contrastarse con la
realidad: si esos trabajadores eran perezosos e inútiles, ¿cómo es que
había luz eléctrica en la zona centro del país?, ¿cómo funcionaban las
televisoras que ahora los atacan, los periódicos que los calumnian, las
estaciones de radio que los difaman?; ¿y las deficiencias que, ahora
con
la Compañía Federal de Electricidad, se padecen en la mayoría de los
hogares de esa parte de México?; ¿y los nuevos recibos que aparecen
ahora con cantidades exorbitantes?

Pero la resistencia de estos trabajadores no pasa desapercibida. No
para
nosotros.

Y mientras en la economía nacional la crisis mundial apenas se asoma,
la
clase política sigue, esa sí, en su holgazanería.

El 2012 llegó al calendario de arriba desde el 1 de diciembre del 2006,
y a lo largo de estos 5 años no ha hecho sino evidenciar que esos
calendarios no sirven ni para decorar los muros derruidos de la casa
grande que aún llamamos “México”.

En el PRI, un Beltrones y una Paredes hacen cálculos para desplazar a
un
Peña Nieto quien se ocupó más en hacer pasarela mediática (había
dinero)
y poco en hacer política (no había oficio).

En el PRD, la pareja dispareja de López Obrador y Marcelo Ebrard
comienza a darse cuenta de que lo fundamental depende de las
burocracias
partidarias de la autodenominada “izquierda” institucional.

Y en el PAN de la pesadilla nacional, un hombrecito enloquecido con
muerte y destrucción busca quien le cubra las espaldas cuando los
guardias presidenciales y el palacio nacional ya no lo hagan.

Aunque el desprestigio y desgaste del partido en el gobierno es grande,
Felipe Calderón Hinojosa le apuesta, y fuerte, al uso de todos los
recursos a su alcance para imponer su propuesta. Si ya lo hizo en el
2006, bien podría repetirlo en 2012. Y lo necesitará, porque sus cartas
están muy ajadas: Un Cordero que le promete a su pastor que seguirá
siéndolo; un Lujambio esperando no recibir la estocada de la estela de
luz; un Creel al que el gris le sienta bien (y lo define); y una
Vázquez
Mota cuyo único argumento es ser mujer.

(Recuerdo alguna discusión cuando Barack Obama y Hillary Rodham Clinton
se disputaban la candidatura presidencial. Algunas feministas pedían el
apoyo a Hillary por ser mujer, algunas afroamericanas demandaban
respaldar a Obama por ser de color. El tiempo demostró que allá arriba
no cuentan ni el color ni el género).

Mientras, como la matrona de un burdel, Elba Esther Gordillo deshoja la
margarita… y no descarta el lanzarse ella misma, en vez de apoyar a
alguien.

Con tan patético panorama es lógico, y hasta de esperar, que surjan
precandidatos externos… y jilgueros que los acompañen.

En realidad, fuera de las camarillas partidarias, del poder económico y
de alguna militancia, el relevo gubernamental no parece interesarle a
nadie.

La apatía va siendo remplazada por el rencor, y no son pocos los sueños
en los que se acaba por fin de sepultar al sistema político mexicano, y
con manos plebeyas se labra sobre su tumba el epitafio: “Lo hizo de la
manera difícil, pero el juego ha terminado al fin”

Mientras tanto la guerra sigue… y con ella las víctimas…

III. Culpar a la víctima.

Un psicólogo norteamericano, William Ryan, escribió en 1971 un libro
llamado “Culpar a la víctima” (“Blaming the Victim”). Aunque su
intención inicial era una crítica al llamado “Reporte Moynihan” que
pretendía hacer responsable de la pobreza en la población negra en
Estados Unidos a conductas y patrones culturales y no a la estructura
social, esta idea se ha usado más para casos de sexismo y racismo (más
frecuentemente en los casos de violación, donde se acusa a la mujer de
haber “provocado” al violador por la ropa, la actitud, el lugar, etc.).

Aunque nombrándolo de otra forma, Theodor Adorno describió esto de
“culpar a la víctima” como una de las características definitorias del
fascismo.

En el México contemporáneo, han sido algunos miembros del alto clero,
autoridades gubernamentales, artistas y “líderes de opinión” de los
medios de comunicación, quienes han recurrido a esta patraña para
condenar a víctimas inocentes (principalmente mujeres y menores de
edad).

La guerra de Felipe Calderón Hinojosa ha convertido ese rasgo fascista
en todo un programa de gobierno y de impartición de la justicia. Y no
son pocos los medios de comunicación que lo han hecho suyo, permeando
así el pensamiento de quienes todavía creen lo que se dice y se escribe
en la prensa, la radio y la televisión.

Alguien, en algún lado, señaló que los crímenes contra inocentes
encierran una triple injusticia: la de la muerte, la de la culpa y la
del olvido.

Todo el sistema que padecemos cuida, guarda y cultiva el nombre y la
historia del asesino, sea para su condena, sea para su glorificación.

Pero el nombre y la historia de las víctimas queda atrás.

Más allá de sus familiares y amistades, las víctimas son asesinadas de
nuevo al ser condenadas a convertirse en un número, en una estadística.
Muchas veces ni eso alcanzan.

En la guerra que Felipe Calderón Hinojosa ha impuesto a la sociedad
entera de México, sin distingos de clase social, raza, credo, género o
ideología política, se agrega un dolor más: el de etiquetar a esas
víctimas inocentes de criminales.

Se disfraza así el imperio de impunidad bajo la consigna del “ajuste de
cuentas entre narcotraficantes”.

Y esa pesada lápida cae también sobre familiares y amistades.

La injusticia reinante no sólo funciona para garantizar impunidad a
funcionarios gubernamentales de todo tipo, federales, estatales y
municipales. También agobia a las familias y amistades de las víctimas.

Sus muertos lo son también cuando socialmente se prescinde de su nombre
y de su historia, y una vida recta se deforma con los calificativos
prodigados por las autoridades y repetidos hasta la nausea por los
medios de comunicación.

Las víctimas de la guerra se convierten entonces en culpables y el
crimen que les corta miembros o los asesina no es sino una forma cuasi
divina de justicia: “ell at s se lo buscaron”.

Felipe Calderón Hinojosa será recordado como un criminal de guerra, no
importa que hoy, rodeado de abrazo y escapulario, se las dé de gran
estadista o “salvador de la patria”.

Y su historia será recordada con rencor.

Ni siquiera alcanzará, a falta de justicia, la mofa y el escarnio
populares que suelen acompañar la salida de los mandatarios.

Sus patéticos remedos de “guía turística”, la ilegalidad e ilegitimidad
de su llegada a la presidencia, sus fracasos políticos, su
responsabilidad en la crisis económica, el haberse hecho de un equipo
formado por golpeadores y guaruras disfrazados de funcionarios, el
nepotismo, el consolidar lo que ya se conoce como “el cártel de Los
Pinos”; todos sus desfiguros quedarán en segundo plano.

Quedará su guerra, perdida, con su cauda de víctimas “colaterales”: la
derrota, el desgaste y el desprestigio irremediables de las fuerzas
armadas federales (poco o nada podrán hacer las series televisivas para
contrarrestar eso); la entrega de la soberanía nacional al imperio de
las barras y las turbias estrellas (ya lo dijimos antes: los Estados
Unidos de América serán los únicos triunfadores en esa guerra); el
aniquilamiento de economías locales y regionales; la destrucción
irreparable del tejido social; y la sangre inocente, siempre la sangre
inocente…

Puede ser que la muerte no tenga remedio.

Que nada pueda llenar el hueco de soledad y desesperanza que deja la
muerte de un inocente.

Puede ser que nada de lo que se haga pueda volver a la vida a las
decenas de miles de inocentes muertos en esta guerra.

Pero lo que sí se puede hacer es luchar contra esa tesis fascista de
“culpar a la víctima” y nombrar a los muertos y con ello recuperar sus
historias.

Liberarlos así de la culpa y del olvido.

Aliviar su ausencia.

IV. Nombrar a los muertos y su historia.

Mariano Anteros Cordero Gutiérrez, era su nombre. Estaba por cumplir 20
años cuando, el 25 de junio del 2009 en Chihuahua, Chihuahua, fue
asesinado.

El padre de Mariano, el Lic. Mariano Cordero Burciaga, se entrevistó
con
el entonces gobernador del Estado de Chihuahua, José Reyes Baeza, éste
le dijo que el asesinato había sido una confusión callejera. Unas
semanas después de los acontecimientos, la representación del Colegio
de
la Barra de Abogados del Estado pidió una explicación de los hechos a
las autoridades correspondientes. Éstas respondieron que había sido “un
ajuste de cuentas entre narcotraficantes”. Culpar a la víctima.

Aquí unos jirones de su historia:

Mariano estudiaba en el Instituto Tecnológico de Parral (ITP) la
carrera
de ingeniería en gestión empresarial y había recibido la carta de
aceptación para estudiar la carrera de derecho en la Universidad
Autónoma España de Durango, Campus Parral.

Antes de estos estudios fue misionero voluntario, en el Internado
Marista del poblado de Chinatú, Municipio de Guadalupe y Calvo,
Chihuahua. Era responsable de 32 niños indígenas que estudiaban la
primaria en dicho internado.

Mariano era un joven zapatista, de ésos que luchan sin pasamontañas. En
marzo de 2001, junto con su padre, participó como cinturón de paz en la
Marcha del Color de la Tierra. En 2002 marcha en las diferentes
manifestaciones del altermundismo en Monterrey, Nuevo León, con motivo
de una cumbre de jefes de Estado donde estuvo Bush pero también Fidel
Castro. Al momento de morir, Mariano guardaba en un morral de uso
cotidiano la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, el Manifiesto del
Partido Comunista y su último libro adquirido: “Noches de fuego y
desvelo”.

Cuando hicimos nuestro recorrido de la Otra Campaña por el norte de
México, a nuestro paso por el estado de Chihuahua, el joven Mariano
asistió a una de las reuniones. Al terminar, pidió hablar conmigo a
solas.

¿La fecha? Noviembre 2 del 2006. Unas semanas antes, el 17 de octubre
de
ese año, Mariano había cumplido 17 años.

Nos sentamos dentro del mismo cuarto donde había sido la reunión.
Palabras más, palabras menos, Mariano me manifestó su deseo de venir a
vivir a una comunidad zapatista. Quería aprender.

Me sorprendió su sencillez y humildad: no dijo que quería venir a
ayudar, sino a aprender.

Le dije la verdad: que lo mejor era que estudiara una carrera
universitaria y que la terminara, porque acá (y allá, y en todos lados)
la gente de honor termina lo que comienza; que mientras no dejara de
luchar ahí, en su tierra, con los suyos.

Que ya con sus estudios terminados, si seguía pensando igual, tendría
un
lugar con nosotros, pero a nuestro lado, no como maestro ni como
alumno,
sino como uno más de nosotros.

Cerramos el trato con un apretón de manos.

7 años antes, el 8 de mayo de 1999, cuando Mariano tenía 9 años, yo le
había escrito un mensaje en una hoja de cuaderno:

“Mariano: Llegará el momento, (no todavía, pero llegará, es seguro) en
que en tu camino encontrarás otros que cruzan y tendrás que escoger
uno.
Cuando llegue ese momento, mira hacia adentro y sabrás que no hay
opciones, que es sólo una la respuesta: ser consecuente con lo que uno
piensa y dice. Si esto está firme, no importa el camino ni la velocidad
del paso. Lo que importa es la verdad que ese paso anda.”

Hoy nombramos a Mariano, a su historia, y desde esta geografía le
mandamos a su familia un abrazo zapatista de herman at s que, aunque no
cure, sí alivie…

V. ¿Juzgar o tratar de entender?

También desde nuestra geografía hemos tratado de seguir con atención el
paso del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad que encabeza
Javier Sicilia.

Sé bien que juzgar y condenar o absolver es el camino preferido por los
comisarios del pensamiento que aparecen a uno y otro lado del espectro
intelectual, pero acá pensamos que hay que hacer un esfuerzo por tratar
de entender varias cosas:

La primera es que se trata de una movilización nueva que, en su
proyecto
de constituirse en movimiento organizado, va construyendo sus propios
caminos, con logros y caídas propios. Como todo lo nuevo, pensamos que
merece respeto. Ellos pueden decir, con razón, que se pueden cuestionar
las formas y los métodos, pero no las causas.

Y también merece atención para tratar de comprender, en lugar de hacer
juicios sumarios, tan caros a quienes no toleran nada que no esté bajo
su dirección.

Y para respetar y comprender hay que mirar hacia arriba, pero también
hacia abajo.

Cierto que arriba llaman la atención e irritan los arrumacos que
reciben
los responsables directos de tantas muertes y destrucción.

Pero abajo vemos que, en familiares y amistades de las víctimas,
despierta esperanza, consuelo, compañía.

Nosotros pensábamos que tal vez era posible que se levantara un
movimiento que detuviera esta guerra absurda. No parece que así sea (o
no todavía).

Pero lo que sí se puede apreciar, desde ya, es que hizo tangibles a las
víctimas.

Las sacó de la nota roja, de las estadísticas, de los míticos
“triunfos”
del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, de la culpa, del olvido.

Gracias a esa movilización, las víctimas comienzan a tener nombre e
historia. Y la patraña del “combate al crimen organizado” se desmorona.

Cierto que todavía no entendemos el por qué se dedican tanta energía y
esfuerzos a la interlocución con una clase política que, desde hace
tiempo, perdió toda voluntad de gobierno y no es más que una pandilla
de
facinerosos. Tal vez lo irán descubriendo por sí mismos.

Nosotros no juzgamos y, por lo tanto, ni condenamos ni absolvemos.
Tratamos de entender sus pasos y el anhelo que los anima.

En suma, el digno dolor que los acuerpa y mueve, merece y tiene nuestro
respeto y admiración.

Pensamos que es lógico que se dialogue con los responsables de los
problemas. En esta guerra, es razonable dirigirse a quien la desató y
la
escala. Quienes critican que se dialogue con Felipe Calderón Hinojosa
olvidan esto tan elemental.

Sobre las formas que ha tomado ese diálogo, han llovido críticas de
todo
tipo.

No creo que a Javier Sicilia le desvelen las críticas ruines de, por
ejemplo, el Paty Chapoy de La Jornada, Jaime Avilés (igual de frívolo e
histérico), o las vilezas del Doctor ORA (de quien en ningún lugar se
dice que sea de izquierda ni que sea congruente) a quien sólo le falta
decir que Sicilia mandó matar a su hijo para “impulsar” la imagen de
Felipe Calderón Hinojosa; o los señalamientos que le reprochan no ser
radical, hechos precisamente por quienes enarbolan como un logro el “no
haber roto ni un vidrio”.

En su correspondencia (y me parece que en algunos actos públicos),
Javier Sicilia gusta de recordar un poema de Kavafis, en especial el
verso que dice: “No has de temer ni a los lestrigones ni a los
cíclopes,
ni la cólera del airado Poseidón”. Y esos críticos histéricos no llegan
ni de lejos a eso, así que los patéticos rencores de esos hombrecitos
no
llegan más allá de sus pocos lectores.

Lo real es que ese movimiento está haciendo algo por las víctimas. Y
eso
es algo que ninguno de sus “jueces” puede alegar a favor propio.

Por lo demás, ni Javier Sicilia ni algunos de sus allegados desprecian
las observaciones críticas que reciben desde la izquierda, que no son
pocas y sí son serias y respetuosas.

Pero no hay que olvidar que son observaciones, no órdenes.

Transcribo el final de una de las cartas privadas que le hemos mandado:

“De manera personal, si me lo permite, le diría que siga con la poesía,
y el arte en general, a su lado. En ella se encuentran asideros más
firmes que los que parecen abundar en el sin ton ni son del palabrerío
de “analistas” políticos.

Por eso termino estas líneas con estas palabras de John Berger:

“No puedo decirte lo que el arte hace y cómo lo hace, pero sé que el
arte con frecuencia enjuicia a los jueces, clama venganza para el
inocente y proyecta hacia el futuro lo que el pasado ha sufrido, de
modo
que no sea jamás olvidado.

Sé también que el poderoso teme al arte, en cualquiera de sus formas,
cuando hace esto, y este arte a veces corre como un rumor y una leyenda
entre la gente porque le da sentido a lo que la brutalidad de la vida
no
puede, un sentido que nos unifica, porque al final es inseparable de la
justicia. El arte, cuando funciona así, se convierte en el lugar de
encuentro de lo invisible, de lo irreductible, lo perdurable, el valor
y
el honor”En fin, tal vez todo esto no venga al caso (o cosa, según)…

VI.- Una pequeña historia.

Y tal vez tampoco venga al caso (o cosa, según) esta pequeña historia
que ahora le cuento Don Luis:

El día 7 de mayo del 2011, una columna de vehículos salió de madrugada
de la zona zapatista Tzots Choj, transportando hombres y mujeres bases
de apoyo del EZLN que participarían, junto con las otras zonas, en la
movilización de apoyo al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad
que encabeza Javier Sicilia. Siendo las 0600, uno de los carros volcó y
en el accidente perdió la vida el compañero Roberto Santis Aguilar.
Siendo muy joven, Roberto se hizo zapatista y escogió “Dionisio” como
nombre de lucha.

La historia del compañero Dionisio se antoja sencilla escuchándola
contada por sus padres y su esposa. Dice su padre que, en su familia,
fue Dionisio el que primero se entró en zapatista:

“Entonces ya que estamos trabajando aquí en la milpa tanteó la hora que
vamos platicar allá en la milpa, el miró como que ya no hay gente, ahí
dijo vamos a platicar un rato, hay una organización, lo oí que está muy
bueno. Entonces ahí empezó a decir, pues empezó a platicar con
nosotros,
con sus hermanos, entonces ahí empezó a decir que está muy bueno ese
organización, parece que hay ayuda para nosotros y así dijo. Entonces
así entramos pero primero nosotros lo oímos esa palabra, entonces ya
entramos ya nosotros, pues poco a poco fue arrimando todo, también la
gente. Así es, entró a la organización ahí.

Entramos nosotros a la organización, es que en ese tiempo pues estamos
muy jodido para vivir pues, y es que no hay terreno donde puedas
trabajar más pues, no hay pues, estamos muy pobres de al tiro. Luego el
mal gobierno hace así, fuéramos a hablar si hay modo de agarrar un
pedazo pues así de tierra, ya ni caso hace el pinche gobierno pues, por
eso este organización oímos que estaba en este camino y ahí entramos
pues con esta organización nosotros, sí, año que entramos, año de 1990,
sí.”

Cuatro años después, siendo ya miliciano zapatista, el compañero
Dionisio forma filas en el regimiento que toma las cabeceras
municipales
de Altamirano, Chanal y Oxchuc, llevando una escopeta calibre 20. Las
guarniciones gubernamentales fueron derrotadas en esas plazas, pero en
el repliegue el compañero Dionisio y otros milicianos fueron tomados
presos y torturados por priístas de Oxchuc.

Tal vez recuerde usted, Don Luis, las imágenes que repitieron hasta el
cansancio los medios de comunicación nacionales e internacionales: los
zapatistas golpeados severamente, amarrados en un quiosco en la
cabecera
de Oxchuc, la turba priísta gritando y amenazándolos con quemarlos
vivos. Un helicóptero gubernamental los trasladó a la cárcel de Cerro
Hueco, donde siguieron siendo interrogados con torturas. Lo tuvieron 15
días sin alimento, con apenas agua y lo sacan a las 4 de la mañana para
bañarlo con agua fría. No dio información alguna. Fue liberado después,
junto con otros presos zapatistas, a cambio del prisionero de guerra
general Absalón Castellanos.

Después siguió el Diálogo de Catedral, el Diálogo de San Andrés, la
firma de los acuerdos, el incumplimiento gubernamental, la resistencia
zapatista.

Decenas de miles de hombres, mujeres, niños y ancianos se negaron a
recibir la ayuda gubernamental e iniciaron el proceso de construcción
de
su autonomía con sus propias fuerzas y la ayuda de la sociedad civil
nacional e internacional.

El compañero Dionisio fue elegido como autoridad de un Municipio
Autónomo Rebelde Zapatista y fue presidente de la comisión de
producción
municipal. Cuando nacieron las Juntas de Buen Gobierno, fue miembro de
una de ellas. Terminando su servicio comunitario como autoridad
autónoma, quedó como promotor local en su comunidad.

De cómo cumplía sus trabajos nos cuenta su esposa:

El compañero antes de que hacía los trabajos decía que él no le
importaba el tiempo que lo va a perder y también no es que traiga
dinero
suficiente, tan siquiera el pasaje que llega donde lo va a hacer
trabajo
y no le importa de que pierda su tiempo, tan siquiera pues con pozol
pues eso es lo que decía antes el compañero cuando hacía el trabajo,
que
eso lo quiere nuestra lucha. Y él decía que de por sí él está bien
convencido de la lucha, que no lo quiere dejar y ya sea cualquier
sufrimiento que hay pero él está bien convencido de luchar. Al
compañero
le gustaría más el trabajo, no le importaría si es que no tiene dinero
pero lo que gustaría más es el trabajo, y siempre cuando sale en su
comisión o a hacer trabajo como consejo mucha gente ahí en ese ejido
está en contra del compañero porque sale haciendo trabajo lo que es de
la organización, pues como es ejidatario y siempre le piden la multa
que
no asiste en las reuniones, otros trabajos que se hacen en la comunidad.

Cuando el compañero Dionisio hacía su trabajo como consejo autónomo, su
esposa quedaba trabajando en la milpa o cargando leña. Y comparten el
trabajo: cuando el compañero regresa del trabajo en su oficina, llega
en
su casa y al otro día sale a las cuatro, a las cinco de la mañana para
ver su trabajo, ya sea de la milpa o de otros trabajos, pero su esposa
siempre lo acompaña para hacer los trabajos, así comparten entre ellos.

El día de la marcha, el 7 de mayo de este año: se levantan a las 2 de
la
mañana y empezaron a alistarse: moler la masa para las tortillas,
preparar la comida para dejar a los hijos, y a preparar pozol para que
llevaran a la marcha. Y dice su esposa que, siempre que el compañero
Dionisio salía de comisión le decía que nunca se sabe si es que
regresa.
Esa madrugada salió bien contento. El cuerpo del compañero regresó
acompañado de muchas bases de apoyo zapatistas.

Lo acompañaron hasta llegar a su casa.

Cuando hablamos con los familiares del finado compañero Dionisio, nos
pidieron que pasáramos estos mensajes a quienes están luchando contra
la
guerra del mal gobierno:

El padre: este mensaje para el compañero Javier Sicilia y a otros
compañeros que han muerto sus hijos a causa de buscar el bien, entonces
le mando este mensaje que ánimo en su lucha, que pues para poder vencer
al mal gobierno.

La esposa: El mensaje al compañero Javier Sicilia y a otros compañeros
que han muerto sus hijos pues ánimo en su lucha, que no dejen de
luchar,
es el mensaje para luchar juntos.

La madre: que sigan luchando, ánimo con sus luchas y pues siempre a
esta
situación que si estamos dispuestos a luchar esto va a pasar, y que
ellos sigan luchado, y no están solos.

Cierto, no están solos.

La historia del compañero Dionisio es sencilla y, como la de tod at s l at s
zapatistas, se puede resumir así: ni se rindió, ni se vendió, ni
claudicó.

-*-

Mmh… pues salió larga esta carta. Imagine usted lo que será la dirigida
a Don Pablo González Casanova a quien le debo no una misiva sino un
libro.

Y ahora que la releo antes de enviarla, se me ocurre que todo lo que en
ella se dice tal vez no venga al caso en lo que estamos reflexionando
sobre ética y política.

¿O tal vez sí?

Vale. Salud y ojalá haya más empeño en entender y menos en juzgar.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Subcomandante Insurgente Marcos.

México, Julio-Agosto del 2011.


--
CedoZ
*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*
* Centro de Documentación sobre Zapatismo *
* http://www.cedoz.org *
* cedoz at cedoz.org *
*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*


_______________________________________________
Cedoz.lista mailing list
Cedoz.lista at listas.nodo50.org
http://listas.nodo50.org/cgi-bin/mailman/listinfo/cedoz.lista