[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

[Latina] attac: INFO 758 16 de junio de 2014



Latinoamérica

ARGENTINA: EL AVANCE DEL CONSENSO DEL FRACKING. Detrás de Vaca Muerta se observa un alineamiento que encuentra al gobierno y a la oposición detrás de una visión “eldoradista”, que recrea la idea de la Argentina potencia, identificando sin más abastecimiento hidrocarburífero con soberanía energética y clausurando el camino hacia la búsqueda de otras energías, limpias y renovables.

HAITÍ ¿NECESITA AÚN SER DEFINIDA LA OCUPACIÓN? Hoy en día con su nuevo poder ejecutivo, el poderío usamericano y sus marines bajo un nombre encubierto – la Misión Internacional para la estabilidad de Haití, MINUSTAH – ejercen una poderoso dominio sobre todas las facetas de la vida social, cultural incluidas la religiosa y la económica, del país.

CUMBRE G77+CHINA: BOLIVIA MARCA LA PAUTA HACIA EL VIVIR BIEN Cuando nació hace 50 años el G77+China, que hoy agrupa a 133 países del Sur global, fue bajo banderas de la lucha anticolonial, la soberanía y la independencia, pero, pese a los esfuerzos y luchas de los pueblos por igualdad y justicia, hoy las jerarquías y desigualdades planetarias se han incrementado.

BRASIL: EL GUERNICA DE LAS CALLES CONTRA LA FIFA El Mundial de fútbol de Brasil arranca con una oleada de huelgas y decenas de convocatorias de manifestaciones en todo Brasil contra la FIFA. La tensión social y un clima enrarecido contra los gastos del Mundial y la violación de derechos humanos reinan en unas calles donde apenas hay publicidad sobre fútbol ni banderas nacionales.

Latinoamérica

ARGENTINA: EL AVANCE DEL CONSENSO DEL FRACKING .

Maristella Svampa y Enrique Viale

http://www.vanguardiaps.com.ar/el-avance-del-consenso-del-fracking/

7En el número anterior de La Vanguardia escribimos acerca de la peligrosa construcción de un relato mistificador sobre el fracking por parte del gobierno nacional, a través de YPF, y de los involucrados provinciales (sobre todo el gobierno neuquino). Hicimos hincapié en la intensa estrategia comunicacional, que busca transformar la “necesidad” en ”virtud”, rechazando de plano cualquier crítica o restando carácter controversial a la metodología de la fractura hidráulica. En rigor, el gobierno, los medios de comunicación y las operadoras petroleras han ido más lejos, pues hoy debemos hablar cada vez más de la instalación de un Consenso del fracking. Como afirma la periodista Laura Rocha, especializada en cuestiones ambientales, “el fracking se lleva todos los títulos cuando se habla de industria petrolera”, además de todos los suplementos económicos y de energía de los medios oficialistas, nacionales y provinciales, así como aquellos medios opositores. Detrás de Vaca Muerta se observa así un alineamiento que encuentra al gobierno y la oposición detrás de una visión “eldoradista”, que recrea la idea de la Argentina potencia, identificando sin más abastecimiento hidrocarburífero con soberanía energética y clausurando el camino hacia la búsqueda de otras energías, limpias y renovables.

El Consenso del fracking une en una misma visión a progresistas y neoliberales acerca de lo que debe ser YPF modelo 2012. A través de la figura de la sociedad mixta se colocó en el centro del nuevo paradigma la búsqueda y otorgamiento de grandes concesiones a los capitales extranjeros, tal como ya se hizo con Chevron. Esta vuelta de tuerca privatista dejó muy lejos el modelo nacional-estatal que fuera reivindicado –al menos retóricamente- a la hora de la intervención de Repsol-YPF.

El caso es que Chevron impuso sus términos para desembarcar en Vaca Muerta. Éstos quedaron reflejados en el decreto 929 que creó un régimen especial de promoción hidrocarburífero para los no convencionales que beneficia a las compañías que inviertan más de mil millones de dólares. A la manera de la legislación minera de los 90, se estableció que, a partir del quinto año de comenzado el proyecto, el 20% de lo extraído estará sujeto a cotización internacional (muy superior al precio local), sea para la exportación o para el mercado interno, si es que éste no se encuentra debidamente abastecido. En el primer caso, se quitará todo gravamen aduanero (retenciones) y en ambos se permitirá la libre disponibilidad de las divisas obtenidas. Estas prerrogativas, violatorias de la ley nacional de Hidrocarburos, limitan los alcances de la ley de Soberanía Energética al tiempo que contravienen la ley general del Ambiente y el art. 41 de la Constitución Nacional. El Decreto Presidencial 929/13 fue publicado un día antes de que se firmara el acuerdo con Chevron. Lo que se dice “un traje a medida” que respondió a exigencias de la empresa norteamericana.

Pero este decreto no son las únicas liberalidades que posee Chevron en nuestro país. El Diario New York Times reveló parte de las cláusulas firmadas con YPF que increíblemente siguen siendo secretas. Chevron continuaría recibiendo parte de las regalías de aquellos pozos que alcance a poner en marcha aún si la empresa se retira del país, en concreto obtendría “los beneficios netos del 50% de la producción de los pozos iniciales a perpetuidad”. Asimismo la ley aplicable del Acuerdo, en caso de incumplimiento o disputas, no es la de Argentina sino la que rige en la ciudad de Nueva York y la jurisdicción no serían los tribunales argentinos, sino la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional (CCI), con sede en Francia.

La reciente ratificación de la Cámara Federal porteña, que estableció que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner puede ser investigada por la firma del decreto 929/13, rompió el silencio y la aquiescencia en torno al pacto YPF-Chevron, sentando un nuevo llamado de atención sobre lo que puede deparar al elenco gubernamental la existencia de una Justicia independiente… Pero el impacto político y mediático que esto tuvo fue muy efímero. Incluso los medios considerados “opositores” encapsularon la problemática en la imputación a la Presidenta y trataron de evitar el debate sobre la cuestionada técnica de la fractura hidráulica.

En la demanda en contra de la presidenta (como firmante del decreto) denunciábamos no sólo el incumplimiento de sus deberes como funcionaria pública y el abuso de autoridad en la firma de ese Decreto, publicado un día antes de que se rubricara el acuerdo entre YPF y Chevron, sino que también nos referíamos al daño ambiental que implica la utilización del fracking y la permanente violación del Derecho Indígena que supone el incontrolado avance de las petroleras sobre comunidades mapuches. Pero el avance de la explotación de los hidrocarburos no convencionales también se realiza mediante una flagrante violación del Convenio 169 de la OIT, ratificado por leyes nacionales, que exige la consulta libre, previa e informado de las comunidades Mapuches sobre lo que pueda ocurrir en sus territorios.

Por otro lado, la influencia cada vez mayor de EE.UU. detrás del Consenso del fracking se torna cada vez más evidente. No olvidemos que es el país del norte el principal productor mundial de no convencionales y verdadero motor de su extracción. El pasado 22 de mayo, el subsecretario de Energía de los Estados Unidos, Daniel Poneman, estuvo en nuestro país. “Visita inédita”, titularon algunos medios. Visita proconsular, debería decirse en rigor… El emisario del gobierno estadounidense se reunió con todos; gobierno y oposición. Además de la propia Presidenta y el gobernador de Neuquén, agasajaron al emisario norteamericano Jorge Capitanich, Julio de Vido, Axel Kiciloff, Guillermo Pereyra y los opositores Ernesto Sanz y Jesús Rodríguez. También el Presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, lo recibió junto a Miguel Angel Pichetto, los presidentes de las comisiones de Energía de las dos cámaras, el sindicalista neuquino Guillermo Pereyra y el santacruceño Mario Metaza y un grupo entre quienes estaban los diputados Omar Perotti, Mario Das Neves, Dante González, entre otros.

Ratificando esta nueva vuelta de tuerca del Colonialismo del Siglo XXI, el subsecretario de Energía de Estados Unidos exigió -sin tapujos- reglas claras, un régimen fiscal especial y “seguridad para los contratos, porque hay empresas que van a invertir miles de millones de dólares”. No está sóla Chevron, también tienen una fuerte presencia en Vaca Muerta otras petroleras norteamericanas como Exxon y EOG Resources.

En suma, el Consenso del Fracking reafirma la dependencia de los combustibles fósiles, pero también el de la dependencia con las grandes empresas trasnacionales, embarcándonos ciegamente en la explotación de hidrocarburos no convencionales, que no sólo requieren de zonas de sacrificio sino que presentan mayores costes operativos, son más difíciles de extraer, más contaminantes y sus yacimientos presentan una vida útil inferior respecto de otros tipos de energías. Asimismo, el Consenso del fracking no permite las disidencias ni tolera tampoco el pensamiento crítico. No sólo clausura el camino para pensar en otras matrices energéticas, basadas en las energías limpias y renovables, sino también obtura el doble camino del debate societal y el de la democratización de las decisiones.

 

HAITÍ ¿NECESITA AÚN SER DEFINIDA LA OCUPACIÓN?

Por Marc-Arthur Fils-Aimé*
Traducción Susana Merino

9La república de Haití está viviendo uno de los momentos más patibularios de su existencia. La gran potencia nórdica, es decir los EEUU de América que la ocupó en 1915, se retiró luego bajo la presidencia del fantoche Stenio Vincent. Fue en 1934. Sin embargo esa flagrante violación de la soberanía de un país que debiera hallarse inscripta entre los crímenes de la Humanidad, continúa aún hoy en día. Según las coyunturas nacionales e internacionales, la ocupación toma la forma en boga con el objeto de satisfacer los intereses del gran capital y responder a las necesidades de un presidente estadounidense por razones exclusivamente electorales. Previendo su eventual retirada los militares yanquis crearon en 1916 la Gendarmería que parece ser una institución haitiana pero que es en realidad un verdadero cuerpo sustituto. Una institución sucesivamente conocida como Guardia de Haití y Ejército de Haití. Cuando el viejo presidente Aristide la fagocitó en 1995, se llamaba ya Fuerzas Armadas de Haití según el antojo de 1957 de Francois Duvalier. Karl Levêque tuvo una visión profética cuando en uno de los editoriales de sus emisiones radiofónicas dominicales, esta frase tan reveladora como significativa: “no hacen falta marines para mantener la ocupación” La ocupación cambió de careta, pero no modificó su carácter depredador.

Haití está siendo víctima de sus propias riquezas

Hoy en día con su nuevo poder ejecutivo, el poderío usamericano y sus marines bajo un nombre encubierto – la Misión Internacional para la estabilidad de Haití, MINUSTAH – ejercen una poderoso dominio sobre todas las facetas de la vida social, cultural incluidas la religiosa y la económica, del país. Todos los gobiernos que se han ido sucediendo desde aquella fatídica fecha del 29 de julio de 1915 que dejó para siempre su huella sobre nuestras riquezas y nuestra política nacional, este ejército que los invasores han creado, no fracasó jamás en su misión de proteger al capital local y al extranjero. La Policía que improvisadamente armó el expresidente Aristide no ha hecho más que seguir los pasos de esos militares hostiles a las menores veleidades de reivindicación popular. Solo el nombre y las jerarquías de las graduaciones han cambiado Pero este segundo cuerpo armado instalado en el marco de una atmósfera nacional e internacional de tendencia más o menos unilateral, más o menos diferente, por su naturaleza y su misión de la de hace una treintena de años, ha abrazado la misma preocupación monomaníaca antinacional y antipopular que el predecesor. Si el comunismo es actualmente vigilado de refilón por las fuerzas represivas, el capital mantiene ambos ojos abiertos para contrarrestar toda reivindicación de la clase obrera aunque solo se trate de reclamar mejoras en su vida cotidiana. En cada movilización de esa clase obrera que germina en las “fábricas” de subcontratación en Port-au-Prince o en el Noreste en Caracoles o en Ouanaminthe, los policías han procedido con represiones violentas, inversamente proporcionales a la verdadera situación como si no tuviera derecho a reclamar por lo menos una parte del precio de su fuerza de trabajo. ¡Que los obreros y las obreras mueran! ¡Que se enriquezcan los patrones aún aquellos que abrigan pretensiones presidenciales!

La manifiesta obsesión de los usamericanos. Desde buena parte de la mitad del siglo XIX de acaparar todas las riquezas mineras, estratégicas de los países que se encuentran en su órbita imperialista, continua envenenando a la sociedad haitiana. Bajo su nueva máscara de amigos bienhechores y de maestros de democracia imponen su interesada voluntad, con el benevolente paraguas de la comunidad haitiana. Allí reside todo el juego de turbulencias que, desde hace lustros, ahogan el normal desarrollo de la sociedad haitiana. Haiti se halla en tren de ser víctima de sus propias riquezas gracias a la complicidad de la oligarquía y de los políticos tradicionales.

¿Qué clase de elecciones quieren para Haití los cómplices haitianos y extranjeros?

Lo que el enviado especial de Naciones Unidas, Edmond Mulet preparaba para supervisar las elecciones de noviembre de 2010, refiriéndose al film documental de Raul Peck “Asistencia mortal” es lo que ya estamos viviendo hoy en día; si la llamada comunidad internacional, de acuerdo con el libro recientemente publicado por Ginette Cherubin un ex miembro del Consejo electoral, - “Le ventre pourri de la bête” – (el podrido vientre de la bestia) manipulaba los resultados del Centro de Cómputos a espaldas del gran público para invertir el nombre de los ganadores, algunos meses más tarde las intervenciones del portavoz de la democracia se hacen a cara descubierta. Representantes de la OEA como el secretario general Miguel Insulza, el ex presidente de Chile y miembro del club de Madrid, Ricardo Lagos y la señora Sandra Honoré en nombre del Secretario general de la ONU engatusan a las actrices y actores haitianos para montar la máquina electoral tal cual es a pesar de los problemas que conlleva.

La embajadora usamericana Pamela White y otros miembros del establishmen usamericano ingresan al recinto del Gran Cuerpo y de la Cámara legislativa para exigir personalmente a los electos ser obedientes a sus calendarios políticos. El miércoles 23 de abril un enviado especial del Departamento de Estado usamericano, Joel Danis, se reunió con cuatro de los seis senadores que enarbolaron su estandarte nacionalista. El emisario les instaba a respetar el moribundo acuerdo de El Rancho o en su defecto a ver bloqueados todos los fondos destinados a Haití. El descaro del señor Danis llegó al paroxismo cuando declaró más o menos lo siguiente: “los EEUU están dispuestos a apoyar al presidente Martelly sin el respaldo del poder legislativo, es decir como presidente de facto, si este año no se realizan elecciones”

El clima general actualmente prevalente en el país requiere un análisis completamente diferente a despecho de los inmediatos intereses de la oligarquía y del gran capital multinacional. La movilización antigubernamental crece día a día y la falta de confianza hacia todo poder existente se contagia a todo el territorio. Encarar el camino de las urnas en tales condiciones correría el riesgo de empeorar la situación. A menos que los grupos sociales cuyos únicos objetivos han sido el acrecentamiento del provecho y el prestigio político crean útil de acuerdo con sus experiencias que no hay nada mejor que actuar en aguas turbulentas. Sin embargo la democracia cuenta con ciertas reglas que son universales.

El núcleo universal de la democracia también es aceptable para Haití.

El mundo actual no vive en compartimientos estancos, ni conforma un block monolítico en que todas las culturas se confunden. Dentro de la gran Civilización moderna, cada nación cuenta con sus propias especificidades. De donde ha surgido esta regla dialéctica: “La Unidad dentro de la diversidad”.

En las democracias modernas existe un núcleo universal que permite que un país sea clasificado como democrático o no democrático. En ese núcleo es necesario reconocer entre otros el respeto a las instituciones públicas, a las leyes propias de cada país y los derechos a la educación y a la salud para todos y todas. Pero se diría que las fuerzas extranjeras por su forma de tratar nuestro caso quieren hacernos pasar por la excepción que conforma la regla. Y nos endosan epítetos cada uno más extraordinario que el otro, tales como “País ingobernable”, “País caótico”, “el único PMA del hemisferio occidental”, pese a que rebosa riquezas para cubrir sus gastos. Es evidente que la democracia que nos imponen las potencias tutelares, es de muy diferente naturaleza que la que ellas mantienen en sus propios países, aun cuando sus elecciones son siempre sospechosas de fraudes o son directamente fraudulentas como en el recurrente caso de México por ejemplo. Uno se siente con el derecho de preguntar qué es lo que realmente buscan estos donantes que financian ese ejercicio de gran porte patriótico como lo son las elecciones por sufragio universal de los principales responsables del país. ¡Nada de democracia sin duda alguna!

Cuando uno sabe como succionan nuestros recursos naturales las grandes multinacionales con absoluto desprecio por las normas nacionales e internacionales en muchas áreas geográficas, con la vista gorda, muchas veces, de las autoridades locales: cuando uno ha conocido a través de ciertos balances, aunque no oficiales, la enorme cantidad de fondos que la CIRH dirigida por el ex presidente Clinton, fondos otorgados a Haiti luego del terremoto de enero de 2010 y cuya totalidad no ha sido transferida, se comprende mejor la violencia con que ultramar nos acosa. Una violencia ejercida de muy diferentes formas hasta la de pinchar a ciertos personajes del gobierno estatal que se muestran reticentes o totalmente hostiles a los dictados imperialistas porque rechazan pisotear la Ley-Madre del país.

¿Mantendrán esta forzada imposición hasta el final?

Los donantes-compradores de confianza y de conciencias tienden a embarcarnos en elecciones en que las mayorías son excluidas. Por lo tanto son elecciones comprometidas en construir una plutocracia en la que el capital, en la mayor parte de los casos, surge de las más diversas combinaciones. En muchos casos los golpes bajos se producen en la mayor parte de los casos entre ellos mismos. Es ese el motivo por el que en más de un caso se produce una cierta tendencia a cruzarse de brazos ante las tambaleantes situaciones que nacen y mueren sin explicaciones para la población.

Por lo tanto nosotros que militamos en el campo progresista y revolucionario, tenemos la patriótica tarea de luchar para sacar a Haití de este magma de concertar con las masas populares, las únicas capaces de triunfar con nosotros sobre esta explotación. Nosotros militantes de la izquierda revolucionaria, retomamos nuestro silencioso trabajo de hormigas para participar en las luchas reivindicativas de las clases explotadas y levantar su nivel. Ellas apoyaran su conciencia sobre principios, programas que construirá con su consenso su aparato político y no sobre las falsas promesas de los políticos con las manos sucias.

Nos es preciso construir una atmósfera y un clima electoral en el que nuestras fuerzas estén al servicio de la reconquista de la soberanía nacional. Todo esto a la sombra de las potencias extranjeras que se han beneficiado con la bendición de la oligarquía local, esas potencias extranjeras que siempre han controlado la venta y la compra de nuestros productos.

La clase política tradicional ¿dejará un día de jugar el papel de comparsa para volver a enarbolar la soberanía haitiana? Así lo soñamos. Solo las fuerzas progresistas y revolucionarias tienen la voluntad y la capacidad de cumplir con esa noble tarea.

•Director general del Instituto Cultural Karl Lévêque (ICKL)

Notas:

(1)Ginette Chérubin escribió en “Le ventre pourri de la bête” Ediciones de la Université d'État d'Haïti. Pág. 258-259

(2)“El histórico diálogo, fiel reproducción del violento intercambio mantenido en “Le Villate” entre Edmond Mulet y Pierre-Louis Opont. Mulet: Estoy desolado por lo que voy a decirle. No voy a hablar a título personal, sino en nombre de la asamblea de la comunidad internacional (pausa) Como ustedes saben estamos muy preocupados por las elecciones… (pausa) Queremos decirle que no aceptaremos que el señor Jude Celestin esté presente en el escrutinio de la segunda vuelta, aunque gane en la primera vuelta! Opont: ¡Pero señor Mulet aún no hemos terminado de recibir los informes verbales de las diferentes regiones! Mulet: Sí todo el mundo conoce los resultados. Y usted es el responsable.

“Del mismo modo, cuando la señora Janet Sanderson, desde sus encumbradas atribuciones como embajadora del país más poderoso del mundo, se presenta en el CEP (Consejo Electoral Provisorio) para comunicarles con una mal disimulada arrogancia “sus instrucciones” con relación a la esperada decisión de la participación de Fanmi Lavalas en las elecciones, siento revolucionar mis entrañas. Para colmo, siguiendo las normas del CEP sobre la obligación de respetar la ley, el más importante y el más suficiente personaje del cuerpo diplomático de ese entonces, el representante de la UE Franco Gossetti que acompañaba a la representante de los EEUU, intervino apoyándola y permitiéndose insistir. Entonces cuando expresa de manera perentoria que la violación de la ley es moneda corriente entre los haitianos y que una vez más no puede ser banal, me hierve la sangre.

http://www.alterpresse.org/spip.php?article16421#.U5d5nHJ5NTF

CUMBRE G77+CHINA: BOLIVIA MARCA LA PAUTA HACIA EL VIVIR BIEN

 

11El discurso contundente(1) con el que Evo Morales inauguró la Cumbre del G77+China, en Santa Cruz, Bolivia, en la noche del sábado 14 de junio, convocó a esta agrupación a consensuar soluciones de fondo a las crisis que vive el mundo, con una visión desde el Sur. El Presidente boliviano, quien ejerce este año la presidencia pro-tempore del G77, resaltó las desigualdades que crecen en el mundo como resultado del modelo de desarrollo predominante y de las políticas de los países del Norte, y planteó nueve tareas para construir la sociedad del Vivir Bien.

Morales destacó que cuando nació hace 50 años el G77+China, que hoy agrupa a 133 países del Sur global, fue bajo banderas de la lucha anticolonial, la soberanía y la independencia. Pero, dijo, pese a los esfuerzos y luchas de los pueblos por igualdad y justicia, hoy las jerarquías y desigualdades planetarias se han incrementado:

“10 países del mundo controlan el 40% de la riqueza de todo el planeta; 15 empresas transnacionales controlan el 50% de la producción mundial.

“Hoy, (…) un puñado de potencias imperiales invade países, bloquea el comercio, impone precios al resto del mundo, asfixia economías nacionales, conspira contra gobiernos progresistas y recurre al espionaje contra los habitantes del planeta.

“Una reducida élite de países y empresas transnacionales dominan autoritariamente los destinos del mundo, de sus economías y sus recursos naturales”, aseveró el Presidente.

Morales denunció, asimismo, que la desigualdad entre regiones, entre países, entre clases sociales y entre ciudadanos, “se ha incrementado de manera abusiva”, puesto que “el 0,1% de la población mundial es propietaria del 20% del patrimonio de la humanidad”. Así, en Estados Unidos, mientras en 1920 un gerente de empresa ganaba 20 veces el salario de un obrero, “actualmente gana 331 veces”. Esta concentración de la riqueza, y el modelo de desarrollo depredador de la naturaleza, estarían generando crisis que los hace insostenibles, incluyendo las crisis financiera, alimentaria, energética, climática e institucional, señalo el mandatario boliviano.

Tareas para el Vivir Bien

Entre las tareas para una sociedad del Vivir Bien, el mandatario boliviano destacó la necesidad de construir una visión distinta del desarrollo occidental capitalista, “transitando desde el paradigma del Desarrollo Sostenible al paradigma del Desarrollo Integral para Vivir Bien”. Fue justamente la propuesta política de Bolivia del Vivir Bien, lo que le valió la elección a la presidencia del G77 para el año 2014, cuando este cumple su medio siglo, como lo resaltó en su discurso el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon.

En su discurso, Morales enfatizó también en la soberanía sobre los recursos naturales y las áreas estratégicas. Otras tareas que señala incluyen la garantía y reconocimiento de los servicios básicos como derecho humano (“la peor tiranía que enfrenta la humanidad es permitir que los servicios básicos estén bajo control de las empresas transnacionales”, dijo); la construcción de una nueva arquitectura financiera, incluyendo bancos del sur y límites a las ganancias especulativas y a la excesiva acumulación de riqueza. También apeló a la construcción de una gran alianza económica, científica, tecnológica y cultural de los países del G77 + China, que contemplaría programas de transferencia tecnológica entre los países del Sur. En este marco, refiriéndose a una “integración para la liberación” para remplazar la “cooperación para la dominación”, Morales invitó a sumarse al G77 a Rusia, así como a otros países que comparten sus necesidades y compromisos.

Al convocar también al G77 a “fortalecer la soberanía de los estados sin intervencionismo, injerencia ni espionaje”, el presidente pro-tempore afirmó que debe desaparecer el Consejo de Seguridad de la ONU, que en vez de asegurar la Paz mundial “ha promovido la guerra y las invasiones de potencias imperiales para apoderarse de los recursos naturales de los países invadidos”. Habló asimismo de la renovación democrático de los Estados y de reconstruir el mundo desde el Sur, para toda la humanidad, haciéndose eco del lema de que “otro mundo no solo es posible sino que es imprescindible”, acuñado por el Foro Social Mundial.

Un nuevo enfoque para las metas post 2015

Bajo estos enfoques, Bolivia se ha encargado de la redacción de la Declaración de Santa Cruz, con más de 200 puntos, que ya está consensuada, y será adoptada por la Cumbre. Se ha dado a conocer que la Declaración se centrará en las prioridades de la ONU del próximo año, que como señaló Ban Ki-moon en el acto inaugural, son tres: el cumplimiento de las Metas de Desarrollo del Milenio (y medidas de contingencia para las que no se han cumplido), el avance de las negociaciones sobre cambio climático (cuya próxima cita mundial es en Lima a fines de este año), y la definición de las metas de desarrollo post 2015.

119 Estados, incluyendo 26 presidentes, cinco vicepresidentes y tres primeros ministros habían confirmado su participación en la Cumbre, lo que constituye un record, según el embajador adjunto de Bolivia ante la ONU, Reymi Ferreira.

En la tarde del día 14, varios presidentes latinoamericanos acudieron a una gran concentración festiva organizada por movimientos sociales, en un estadio de Santa Cruz, con más de 50 mil participantes.

(1) Texto completo del discurso de Evo Morales: http://www.alainet.org/active/74566

 

BRASIL: EL GUERNICA DE LAS CALLES CONTRA LA FIFA

Bernardo Gutiérrez (ELDIARIO.es)

13El Mundial de fútbol de Brasil arranca con una oleada de huelgas y decenas de convocatorias de manifestaciones en todo Brasil contra la FIFA. La tensión social y un clima enrarecido contra los gastos del Mundial y la violación de derechos humanos reinan en unas calles donde apenas hay publicidad sobre fútbol ni banderas nacionales.

El sol opresor es un balón de fútbol. La cabeza que bosteza tiene las plumas indígenas de las tribus brasileñas. Las letras SMH representan cualquier Secretaria Municipal de Habitação (Vivienda) que desaloja a familias de sus casas. Un coche con matrícula de Río de Janeiro arrastra a una mujer en medio de un paisaje de tragedia. El Guernica das ruas, la relectura del artista Alex Frechette del lienzo de Picasso, es la metáfora perfecta del Brasil convulso que da la bienvenida al Mundial de Fútbol. Un Brasil con el corazón partido, paralizado entre el amor por el fútbol y la tragedia social que ha llegado de la mano de la FIFA y de la gestión política de los mega eventos. Nada salió como se planeó. El sueño del expresidente Lula da Silva descarriló en esos raíles que algunos llaman progreso.

La tormenta que nunca sospechó la FIFA: una inusual desafección hacia el fútbol (más de la mitad del país está contra el Mundial), indignación generalizada contra los gastos excesivos del evento deportivo, huelgas de transporte que paralizan las grandes ciudades, ocupaciones de movimientos vinculados a la vivienda, convocatorias de manifestaciones contra el Mundial en todo Brasil, el Movimiento Passe Livre volviendo a la carga por una reducción del transporte urbano, Anonymous lanzando la #OPWorldCup y tumbando el nervio digital del Mundial.

Gritos, indignaciones, luchas imprevisibles, ultraderechas junto a anarquistas. Y una ausencia pasmosa de publicidad en las calles. La intención de voto para Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, cae día tras día: apenas un 38% de los brasileños votaría hoy a Rousseff, según el último estudio del IBOPE.

¿Qué pasará durante el Mundial en el país que hace apenas un año salió masivamente a las calles en una revuelta en red que todavía muchos intentan entender? ¿Cómo se comportarán las redes, colectivos y movimientos surgidos durante las denominadas jornadas de junio de 2013? ¿Y los movimientos sociales que tradicionalmente apoyaban al Partido de los Trabajodores (PT)?

Nadie lo sabe a ciencia cierta. Pero los acontecimientos de las últimos días podrían servir de respuesta. El Sindicato de los Metroviarios de São Paulo ha paralizado la ciudad con una huelga que ha dejado fuera de juego a las autoridades. Y a pesar de un acuerdo de última hora, amenazan con continuar hoy con la huelga si no readmiten a los 42 despedidos.

El Movimiento de Trabajadores Sin Techo (MTST) ocupó hace un mes un terreno en las proximidades del estadio Itaquerão que albergará los partidos en São Paulo. Y aunque la mismísima Dilma Rousseff ha intercedido para que el alcalde de la ciudad, el petista Fernando Haddad, se comprometa a construir viviendas sociales para ellos, continúan en pie de guerra en su ocupación, bautizada como Copa do Povo (Copa del Pueblo). Los estudiantes paralizaron ayer por la noche la mismísima Avenida Paulista de São Paulo en solidaridad con la huelga de los bomberos. Y los trabajadores del aeropuerto de Río de Janeiro anuncian una huelga sorpresa de veinticuatro horas.

Pero el detalle más sintomático de lo que puede suceder durante el Mundial de fútbol es otro: la detención arbitraria de ocho personas en Río de Janeiro, entre ellas la activista Elisa Quadros (conocida como Sininho), la abogada Eloisa Samy y el cinesta Thiago Ramos. La Operación de la D elegacia de Repressão a Crimes de Informática (DRCI), que ocurrió sin orden judicial, prueba según el sociólogo Giuseppe Cocco que Brasil vivirá durante el Mundial el "estado de excepción". La represión policial -que depende del Gobierno de cada Estado y en muchos casos no del Partido de los Trabajadores- parece que será la tónica. Los 200.000 miembros de cuerpos de seguridad que se han desplegado en todo Brasil insinúan una dura respuesta.

De hecho, el discurso triunfalista que Rousseff pronunció el martes 10 para dar la bienvenida al Mundial despertó la irritación de activistas, colectivos y redes. "Gobierna sin diálogo y con tolerancia próxima a cero, al contrario de lo que aparece en la propaganda", asegura Marcelo Castañeda, activista y especialista en redes sociales. "Para garantizar que nada estropea el evento, la libertad de expresión y manifestación fueron restringidas en un perímetro de dos kilómetros alrededor de los estadios. La Lei Geral da Copa, aprobada por el Congreso brasileño por exigencia de la FIFA, prohibió que las espectadores entren a los estadios con carteles con mensajes ofensivos", afirma la urbanista Natacha Renná.

El sistema -medios, Gobiernos, marcas- se aferra al #VaiTerCopa (va a haber Mundial), que contradice el popular grito de calles y redes #NãoVaiTerCopa que surgió durante las protestas de junio de 2013. Hasta la ultraconservadora revista Veja, normalmente crítica con cualquier cosa que tenga que ver con el Partido de los Trabajadores, ha preparado una portada para la semana en la que destaca " el Brasil moderno que nació entre los dos mundiales" (1950 y 2014).

El prestigio de Brasil está tocado. Hasta los medios críticos con Dilma no lanzan tantos dardos como los previsibles contra el Mundial. Sin embargo, las redes, las calles y los medios alternativos escupen una rabia contenida que no aparece en la televisión. El Movimiento Anti-Decoração Anti Copa, un ácido recopilatorio de pintadas y grafitis de todo Brasil, es un termómetro social que grita sin complejos "Fuck FIFA" o "Copa Pra Quem" (Copa para quién). Sobre todo contra la FIFA.

Para este jueves hay convocadas más de treinta manifestaciones contra la FIFA y la Copa. Algunas tan irónicas como Vai Ter Cópula (que cuenta incluso con versión londinense) o la Grande Festa de Inauguração do Trem Bala (en alusión al tren de alta velocidad entre Río y São Paulo prometido que nunca llegó). Por si fuera poco, el movimiento Passe Livre (MPL), que encendió la mecha de las protestas en junio de 2013 está agitando un junio sem catracas (sin torniquetes), incentivando el transporte público gratuito y saltos sincronizados.

Y sin publicidad. Sin banderas verdes y amarillas decorando las calles. Caminar por las calles de Brasil antes de cualquier Mundial -meses antes incluso- solía ser una fiesta. A las puertas del Mundial 2014, las calles de São Paulo apenas se diferencian de un día normal. En algún rincón, una banderita. En agún coche, una pegatina. Pero la gente apenas sonríe. En un quiosco de prensa de la avenida Heitor Penteado se ven pocas portadas de revistas y periódicos sobre el Mundial. Alfredo Coelho, que vende diarios desde hace 50 años, da su versión personal: "Las marcas no son tontas. Han visto que la gente está contra el Mundial y no exponen su nombre. Está Copa está desinflada". Alfredo encarna a la perfección el perfil conservador. Echa pestes de Dilma. Del Partido de los Trabajadores. Sus argumentos: "Demasiada corrupción. Deberían invertir más en educación y salud".

A unos 200 metros del kiosco, en el mercadillo de frutas y verduras de la calle Cayowaá, el movimiento es inferior al normal. "Nada de aprovisionarse para el Mundial, la venta está muy floja", asegura Antonio, un mulato de clase popular que vende en un puesto y se define como de izquierdas. Antonio bromea con un cliente y muestra cierto entusiasmo por el equipo de fútbol de Brasil. Sin embargo, sus argumentos sobre el Mundial coinciden con los del conservador Alfredo: "Más dinero en hospitales y educación, demasiado derroche".

¿#NãoVaiTerCopa o #VaiTerCopa? "No hubo Copa", argumenta el columnista Vladimir Safatle en la Folha de São Paulo: "Algo cambió de manera profunda, pero los publicitarios, estrategas y políticos no lo entendieron. No hay gran evento que consiga entender el desencanto de un pueblo". El historiador Antonio Risério confiesa que Brasil vive la atmósfera más extraña que nunca vivió antes de un mundial: "La aprensión y la apatía amenazan la excitación habitual".

De la acampada Copa do Povo a la Rua Cayowáá Bajo Amenaza, de los catracaços coletivos sobre los torniquetes del metro a las remezclas de los carteles de Coca-Cola, algo se sale en Brasil de los planes trazados por el sistema. Muchos, como el diputado izquierdista del Estado de Rio de Janeiro Marcelo Freixo, piensan que una heroicidad de Neymar puede hacer que la situación social se tranquilice. Pero tal vez el lienzo/pixel de Alex Frechette, su relectura del Guernica, esconda la imprevisible bomba del Brasil Que Acoge el Mundial Con Recelo. "Hice una relectura -asegura Alex- del cuadro de Picasso actualizando al Río de Janeiro de los días de hoy, donde una madre es arrastrada por un coche, los desalojos son constantes, el número de desabrigados es alarmante, Amarildo desaparece (referencia al obrero asesinado Amarilso Dias de Souza), la aldea Maracanã corre riesgo y la bola de fútbol es la disculpa para negocios millonarios y fuente de corrupción".


RTF: http://archive.attac.org/attacinfoes/attacinfo758.zip
PDF: http://archive.attac.org/attacinfoes/attacinfo758.pdf

 

Allegato Rimosso
Allegato Rimosso
Allegato Rimosso
Allegato Rimosso