[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

[Latina] I: [ATTAC] Informativo 836 - París y el planeta arden




Da: Grano de Arena
Inviato: ‎07/‎12/‎2015 15:53
A: attac-informativo at attac.org
Oggetto: [ATTAC] Informativo 836 - París y el planeta arden

Bannière

INFO XVI.836
7 de diciembre de 2015
informativo at atac.org <mailto:informativo at atac.org>
http://attac-info.blogspot.com

París y el planeta arden

Mundo

*EL OCASO DEL CARBÓN. <#OCASO> *El mineral negro impulsó la riqueza de
Europa y su unidad política. La amenaza del cambio climático ha
propiciado el declive de esta fuente de energía altamente contaminante

*PARÍS Y EL PLANETA ARDEN. <#PLANETA>*El mejor homenaje a quienes
murieron aquí en París y al sinnúmero de víctimas del cambio climático
sería alcanzar un acuerdo justo, ambicioso y vinculante en la cumbre
sobre el clima a fin de contribuir a que el mundo sea más seguro,
equitativo y sostenible.

*DAMASCO: ¿POR QUÉ DERRIBÓ TURQUÍA EL SUKHOI-24 RUSO <#DAMASCO>*?
<#DAMASCO> Rusia presenta las pruebas del tráfico de petróleo de Daesh a
través de Turquía. Según los dirigentes de las fuerzas armadas rusas, la
principal fuente de financiamiento de los terroristas del Emirato
Islámico es la venta ilegal de crudo

*LOS NEGOCIADORES ACUERDAN UN BORRADOR SOBRE EL CLIMA <#NEGOCIADORES>*
Luego de una semana de trabajosas negociaciones en Bourget, los
delegados de los 195 países que participan en el Convenio marco de las
Naciones Unidas sobre el cambio climático han superado una primera etapa.

*LA AGRICULTURA CAMPESINA Y AGROECOLOGÍA SON UNA VERDADERA SOLUCIÓN A LA
CRISIS CLIMATICA <#AGRICULTURA> * Mientras las multinacionales hoy día
exponen sus falsas soluciones en el “Grand Palais” de París, aquí
compartimos el ultimo articulo de nuestra serie que dará a comprender
como la agricultura campesina y la agroecología son verdaderas buenas
soluciones al cambio climático.

Latinoamérica

*VENEZUELA, DESDE HACE AÑOS, GRITA LIBERTAD <#VENEZUELA> * Por primera
vez estoy plenamente de acuerdo con el título de un artículo de opinión
aparecido en El País de España: *Venezuela grita libertad *

*MÉXICO: ORGANIZACIONES SOCIALES PIDEN AL SENADO RECHAZAR RATIFICACIÓN
DEL TPP Y EXIGEN ABRIR DEBATE <#ORGANIZACIONES> * Más de 40
organizaciones civiles, agrícolas y ciudadanos, exigieron ayer al Senado
de la República rechace la ratificación del Acuerdo de Asociación
Transpacífico (TPP) por sus siglas en inglés, recientemente signado por
México con un grupo de naciones de la región Asia Pacífico, por
considerar que es peor que el TLCAN

*¿POR QUÉ GUSTA TANTO MUJICA EN EL EXTERIOR? <#POR> * Analistas
españoles creen que pocos países, como Uruguay, /“se pueden permitir un
personaje como Mujica”. /

*BRASIL: EDUARDO CUNHA, ÉTICAMENTE DESCALIFICADO, MANDA A JUICIO A UNA
MUJER JUSTA Y ÉTICA <#BRASIL> * El presidente de la Cámara de Diputados,
Eduardo Cunha, está acusado de graves delitos: de beneficiario del
Lava-Jato (sobornos de Petrobras), de cuentas no declaradas en Suiza y
de mentiras descaradas.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------


Mundo

*EL OCASODEL CARBÓN *

Jean-Michel Bezat*

4El tiempo pasa y el capitalismo 3.0 triunfa con sus ejércitos de frikis
de la tecnología. ¿Cómo es posible que los gueules noires[caras negras,
mineros], símbolo de un mundo casi desaparecido, sigan vigentes en la
memoria de Francia, Reino Unido, Polonia o Alemania? Sin duda porque
antaño extraían un recurso prodigioso —el carbón— que hizo posible que
el Viejo Continente iniciara su desarrollo, que estructuró su historia
social y asentó los cimientos de la construcción europea… antes de
convertirse en la bestia negra de los movimientos de defensa del medio
ambiente. El mineral negro será el principal objeto de debate en la
Conferencia Mundial sobre el Clima que se celebrará entre el 30 de
noviembre y el 11 de diciembre en Le Bourget, cerca de París.

El carbón ha conocido días mejores. “¿Qué nación no ha sentido celos de
esos inmensos bancos de hulla, de esas Indias negras de Reino Unido,
verdadera fuente de su poderío industrial y comercial?”, decía un alto
funcionario francés en 1837. Por entonces, ese país era el escenario,
desde hacía ya medio siglo, de la primera revolución industrial, marcada
por el auge de la siderurgia y el textil, antes de que la electricidad y
el petróleo condujeran a Europa a una segunda revolución. Las grandes
cuencas industriales se establecieron sobre las minas, o cerca de ellas,
como si estuvieran conectadas por un rico y largo filón subterráneo:
Escocia, Gales y norte de Inglaterra, Bélgica, norte de Francia, el Ruhr
alemán, la Alta Silesia polaca. El carbón favoreció el desarrollo de
canales para su transporte, de fábricas que quemaban coque para producir
acero, vital para el despliegue de las vías férreas y, más tarde, para
el de la electricidad.

La mina dio pie a un imaginario social forjado a base de sufrimiento
humano y luchas colectivas. Las imágenes remontan a la superficie desde
el pasado: buscadores de cinco años, esclavos blancos empujando por las
galerías unas vagonetas cargadas de hulla, mortíferas explosiones de
grisú, arengas sindicales ante la bocamina. En Europa (como en EE UU),
las huelgas de mineros fueron más frecuentes, más largas y más duras que
en otros sectores.

La industria contribuyó a la emergencia de la democracia, según el
historiador y politólogo Timothy Mitchell

Lo que impulsó la riqueza económica del Viejo Continente impulsó también
su historia política. La industria del carbón contribuyó a la emergencia
de la democracia en el siglo XIX, pues los mineros pudieron utilizar el
arma de la huelga, e incluso del sabotaje, para defender sus
reivindicaciones sociales y políticas (salarios decentes, representación
sindical, jubilación, sanidad…), sostiene el historiador y politólogo
norteamericano Timothy Mitchell enCarbon Democracy (Verso, Londres-Nueva
York, 2011). “El flujo y la concentración de la energía permitieron
aunar las demandas de los mineros con las de otros trabajadores y dar a
sus argumentos una fuerza técnica que no podía ser ignorada fácilmente”,
escribe. En 1890, asustado por sus huelgas en Alemania, el emperador
Guillermo II convocó una conferencia internacional para establecer
normas sociales en las minas, especialmente la limitación del trabajo de
mujeres y niños.

Todavía hoy, el 85% del mineral es consumido en el país de extracción,
según la Agencia Internacional de la Energía (AIE). A partir de 1945, el
petróleo hizo retroceder la dinámica social impuesta por el carbón,
señala Mitchell: recurso menos ávido de mano de obra, transportado a
través del planeta y alejado de los lugares de consumo, el oro negro es
la energía de la globalización, que ha permitido debilitar la capacidad
humana para perturbar la actividad económica.

Tras la II Guerra Mundial, la roca negra seguía siendo la primera fuente
de energía en Europa, por delante del petróleo. No es casual que fuera
la primera herramienta de su unificación. El 9 de mayo de 1950, París
propuso una Comunidad Europea del Carbón y el Acero (CECA) entre
Francia, la RFA, Italia y los tres países del Benelux, dotada de una
autoridad supranacional para pilotar dos sectores claves. De este modo,
Robert Schuman pretendía hacer la guerra “no solo impensable, sino
materialmente imposible”. Mediante un apoyo masivo a estas industrias,
también quería “permitir que se modernizasen, optimizasen su producción
y redujesen sus costes”.

China e India tendrían que dejar de explotar el 70% de su carbón, África
el 90%, EE UU el 92% y Europa el 78%

Pero lo que ayudó a Europa a alcanzar tiempos de bonanza económica puede
ser ahora su perdición debido a la amenaza del cambio climático. Se
empieza a estigmatizar a los grandes países carboníferos (Polonia,
Alemania) que continúan explotándolo y quemándolo en sus centrales.
“Estas críticas tienen más eco a partir del momento en que los proyectos
piloto de captación y almacenamiento de dióxido de carbono, apoyados por
Bruselas, han resultado decepcionantes”, señala el climatólogo Jean
Jouzel, vicepresidente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el
Clima (GIEC). Aunque los industriales dominan bien la captación, no han
resuelto la cuestión del almacenamiento. Esas tecnologías son caras y
los municipios rechazan que se entierre carbono cerca de sus casas.

La OCDE reclama el fin de las subvenciones al carbón. Ante la presión de
la opinión pública y la amenaza de una tasa al carbono, los gestores de
fondos soberanos, banqueros, aseguradores e industriales se desvinculan
del sector. Hasta el papa Francisco, que ha afirmado que las energías
fósiles, “sobre todo el carbón”, deben ser sustituidas “sin tardanza”
por energías renovables. ¿Es realista, teniendo en cuenta que un estudio
reciente publicado por la revistaNature revela que para limitar el
calentamiento del planeta a dos grados, China e India tendrían que
renunciar a explotar el 70% de su carbón, África el 90%, EE UU el 92% y
Europa el 78%?

Sin embargo, ningún continente ha llevado a cabo su transición
energética mejor que Europa: actualmente, solo es responsable del 5% de
la producción mundial de carbón (7.800 millones de toneladas en 2014) y
de menos del 10% de su consumo. Aún cuenta con 280 centrales y el cierre
de minas no rentables obedece más a la necesidad económica que a la
virtud ecológica, como bien saben los mineros británicos inmersos entre
1984 y 1985 en el conflicto más largo y violento de su posguerra contra
el cierre de los yacimientos de hulla. Las dos últimas minas del país
cerrarán en diciembre, últimos estertores de un siglo XIX que no termina
de morir.

/*Jean-Michel Bezat es periodista de Le Monde.
Traducción de José Luis Sánchez-Silva. /

*PARÍS Y EL PLANETAARDEN *

Amy Goodman y Denis Moynihan

6Las velas siguen ardiendo en la ciudad de París en los sitios donde se
recuerda a las 130 personas asesinadas por militantes armados
identificados con el Estado Islámico (que según señalan muchos
musulmanes, no es ni islámico ni un Estado) en los ataques perpetrados
en el teatro Bataclan, restaurantes de la zona y el Estadio Nacional de
París. En estos lugares donde ocurrieron los actos de violencia,
dispuestos como un torrente de sentidas expresiones de dolor, se pueden
ver flores, mensajes, banderas de Francia, fotos, recuerdos de los
fallecidos y reproducciones del ahora icónico símbolo de la paz diseñado
a partir de la imagen de la Torre Eiffel.

En este contexto se está desarrollando uno de los encuentros mundiales
más importantes de la historia: la 21ª Conferencia de las Partes de la
Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, o COP
21. Prácticamente todos los países del mundo están representados aquí, a
través de sus delegaciones, que están intentando alcanzar un acuerdo
antes del 11 de diciembre, con el objetivo de evitar un cambio climático
catastrófico e irreversible.

Supuestamente, la COP 21 es la culminación de más de dos décadas de
trabajo en el marco de las Naciones Unidas para transformar la sociedad,
poner fin a la era de los combustibles fósiles, comenzar a utilizar
energía renovable y reducir drásticamente las emisiones de gases de
efecto invernadero. Estaba previsto que el 29 de noviembre, el día antes
de que comenzara la cumbre sobre el clima, se realizara en París una
marcha multitudinaria, en la que se preveía que participarían más de
400.000 personas. Sin embargo, el Presidente francés, François Hollande,
declaró un estado de emergencia tras los ataques y prohibió las
manifestaciones. Quienes critican esta decisión sostienen que el
calentamiento global también es un estado de emergencia y que expresar
nuestra oposición es lo único que nos salvará.

El fin de semana, diez mil activistas parisinos e internacionales
formaron una cadena humana que se extendió por varias cuadras en París.
Al finalizar la acción, los activistas decidieron desacatar la
prohibición de las autoridades francesas de realizar protestas e
intentaron marchar hacia la Place de la République, donde miles de
personas habían colocado velas y flores en homenaje a las víctimas de
los ataques terroristas. Si bien el Presidente francés culpó a los
manifestantes de destruir el lugar de homenaje a las víctimas, imágenes
tomadas por Democracy Now! muestran que los manifestantes formaron un
cordón para proteger el sitio de los cientos de policías antidisturbios
que lanzaron gases lacrimógenos, granadas de contusión y gas pimienta.

Al día siguiente de la manifestación, en la cumbre sobre el clima, nos
encontramos con Yeb Sano, ex negociador sobre cambio climático de
Filipinas. Lo habíamos visto por última vez en la Conferencia sobre
Cambio Climático de Varsovia, Polonia, en 2013, mientras el tifón
Haiyan, uno de los más fuertes de la historia, destruía su país y se
cobraba la vida de miles de personas. En esa ocasión, Yeb Sano
trascendió por haber realizado un emotivo llamamiento al mundo a adoptar
medidas urgentes para combatir el cambio climático:

“Los tifones como Haiyan y sus efectos son un triste recordatorio a la
comunidad internacional de que no podemos seguir demorando la adopción
de medidas sobre el clima. Quizá se trate de justicia poética que el
tifón Haiyan sea tan grande que su diámetro equivale a la distancia
entre Varsovia y París”. Yeb imploró a los demás negociadores: “Si no
hacemos algo nosotros, entonces ¿quién? Si no es ahora, ¿cuándo? Si no
es aquí, ¿dónde?”. Yeb Sano acababa de enterarse de que su hermano, A.G.
Sano, apenas había sobrevivido al tifón en su localidad de Tacloban, que
quedó destruida.

Al año siguiente, mientras otra terrible tormenta azotaba Filipinas,
sorprendió a muchos que Yeb Sano estuviera ausente en la Conferencia de
las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se desarrollaba en
Lima, Perú. Lo habían retirado de la delegación a último momento, algo
que suscitó rumores de que, ante la presión de los países ricos, como
Estados Unidos, Yeb había sido castigado por decir lo que pensaba. En
esa oportunidad, Yeb Sano publicó en Twitter: “Podrán silenciar mi voz,
pero no podrán silenciar mi alma”:

Este año, Yeb Sano está participando nuevamente en la Conferencia de las
Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Esta vez no como negociador
de Filipinas, sino como activista de base. Acaba de caminar 1.500
kilómetros en 60 días de Roma a París en la Peregrinación de los Pueblos

[il messaggio originale non è incluso]