[Date Prev][Date Next][Thread Prev][Thread Next][Date Index][Thread Index]

[Latina] I: [ATTAC] INFORMATIVO XVI.860 - La crisis de los refugiados



 

 

Da: attac-informativo-request at list.attac.org [mailto:attac-informativo-request at list.attac.org] Per conto di Grano de Arena
Inviato: martedì 24 maggio 2016 11:28
A: attac-informativo at attac.org
Oggetto: [ATTAC] INFORMATIVO XVI.860 - La crisis de los refugiados

 

Bannière

 

La crisis de los refugiados

Mundo

LA CRISIS DE LOS REFUGIADOS. El actual fenómeno de los refugiados es, en gran medida, consecuencia de las acciones de los países ricos y poderosos, esos mismos que ahora lloriquean por el terrible peso que les producen unas pocas víctimas de la miseria, a los que fácilmente podrían echar una mano abriéndole las puertas.

TTIP: EL "LIBRE COMERCIO" TIENE QUE NEGOCIARSE EN SECRETO Si algún gobierno europeo se atreve a presentar leyes que incrementen la normativa social o medioambiental, el TTIP otorgará a los inversores norteamericanos el derecho a entablar un pleito por el lucro cesante”.

LA NECESIDAD DE GARANTIZAR LA EXISTENCIA MATERIAL A TODA LA POBLACIÓN En muy poco tiempo, lo que conocemos como trabajo o empleo ha experimentado grandes cambios. Todo indica que en un futuro muy próximo cambiará aún más, más rápido, y no precisamente a mejor. Las soluciones del pasado ya no sirven

Latinoamérica

COMUNICADO: CIDH EXPRESA PROFUNDA PREOCUPACIÓN ANTE RETROCESOS EN MATERIA DE DERECHOS HUMANOS EN BRASIL La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresa su profunda preocupación ante decisiones adoptadas por el presidente interino de Brasil, Michel Temer, las cuales representan un retroceso y tienen un impacto negativo en la protección y la promoción de los derechos humanos en el país.

VENEZUELA: ESTADO DE EXCEPCIÓN, DE RELATO HEROICO A FARSA GROTESCA La amenazante sanción del decreto de excepción constituye quizás, el develamiento de una enorme parodia. Apoyado en un discurso barnizado de un léxico “socialista”, que busca hacer ver continuidad con el gobierno de Chávez allí donde solo hay ruptura con él, el presidente Nicolás Maduro acaba de dar otro paso en el camino de la liquidación del proceso bolivariano tal como lo conocimos en estas dos décadas.

LULA DA SILVA: "NO ADMITIREMOS QUE EN PLENO SIGLO XXI UN GOBIERNO ILEGITIMO GOBIERNE BRASIL" La única cosa que nosotros no podemos admitir y con la que no nos podemos conformar es que en pleno siglo XXI tengamos un Gobierno ilegitimo gobernando Brasil "Así que no creo necesario ni correcto que el Gobierno interino actúe como si fuese el Gobierno definitivo, como si ya se hubiese votado el proceso de destitución, como si Dilma ya hubiese sido condenada definitivamente",

CHILE: EXIGEN TRANSPARENCIA ANTE DESASTRE AMBIENTAL ¿La mano del hombre está detrás de la muerte de peces en Chiloé? Chile está viviendo uno de los peores desastres ambientales de su historia. Las investigaciones continúan y lo que debería esclarecerse con rapidez es cuán influyente ha sido la mano del hombre respecto a este panorama crítico. Una pregunta que aún no tiene respuesta.


Mundo

LA CRISIS DE LOS REFUGIADOS

Noam Chomsky

1En algunos países existe una verdadera crisis de refugiados. En Líbano, por ejemplo, donde al menos un cuarto de la población consiste en refugiados de Siria,​han recibido ​​esta ola de gente desesperada después de otra que les había llegado desde Palestina y desde​Irak. Otros países de la región, pobres y golpeados por los conflictos, también han debido dar refugio a inmensas cantidades de personas. Entre ellos Jordania y la misma Siria, antes de que se hundiese en un suicidio colectivo.

Sin embargo, los países que han sobrevivido a la crisis de los refugiados no son aquellos que han tenido alguna responsabilidad en la creación de la crisis. El actual fenómeno de los refugiados es, en gran medida, consecuencia de las acciones de los países ricos y poderosos, esos mismos que ahora llorisquean por el terrible peso que les producen unas pocas víctimas de la miseria, a los que fácilmente podrían echar una mano abriéndole las puertas.

La conocida invasión de Irak por parte de Estados Unidos y Gran Bretaña produjo el desplazamiento de cuatro millones de seres humanos, de los cuales la mitad huyó a los países vecinos. Los iraquíes continúan huyendo de su propio país, un país que ahora es uno de los más miserables sobre la Tierra después de una década de sanciones criminales seguidas de la masacre de los ricos y poderosos que devastaron y arruinaron el país y, por si fuese poco, iniciaron un conflicto sectario que ahora está destrozando el país y la región en mil pedazos. No hay necesidad de volver a revisar el conocido rol que jugó Europa en África, que es de donde provienen las otras olas de refugiados, los que ahora deben pasar por el embudo creado por los bombardeos de Francia, Gran Bretaña y Estaos Unidos sobre Libia, acciones que no solo destruyeron el país sino que además lo dejó en las manos de milicias que ahora se combaten unas a otras

América Central, el que produjo terroríficas cámaras de exterminación de las cuales la gente ha intentado escapar desesperada, uniéndose ahora también a las victimas mexicanas del Tratado de Libre Comercio que virtualmente destruyó la agricultura en ese país, haciéndola inviable en una abierta competencia con la producción de los conglomerados agrícolas estadounidenses, fuertemente subsidiados por el gobierno federal.

La reacción de uno de los ricos y poderosos, Estados Unidos, es presionar a México para mantener alejadas de su frontera a sus propias víctimas, enviándolas de regreso sin misericordia, en aquellos casos en que la víctimas logran evadir los controles. La reacción del otro rico y poderoso, la Unión Europea, consiste en chantajear y presionar a Turquía para que mantenga a los sobrevivientes lejos de su fronteras y arree como ganado aquellos que logren escapar del horror hacia campamentos donde son tratados con brutalidad. Entre los ciudadanos hay honrosas excepciones. Sin embargo, la reacción de los gobiernos es una desgracia inmoral, aun dejando de lado sus responsabilidades en la creación de las circunstancias que han llevado a toda esa gente a huir de sus tierras para salvar sus vidas.

Toda esta vergüenza no es algo nuevo. Basta con considerar solo el caso de Estados Unidos, el país más poderoso y privilegiado de la tierra, rodeado de ventajas incomparables. A lo largo de su historia les dio la bienvenida a los refugiados europeos para que se asentaran en sus tierras, aquellas tierras que antes habían sido tomadas con brutalidad, eliminando a las naciones nativas que antes las ocupaban. Todo eso cambió con la ley de inmigración de 1924, diseñada para excluir a judíos e italianos. No es necesario entrar en detalles. Aún después de la guerra, se les negó la entrada a aquellos sobrevivientes que todavía permanecían en campos de concentración. Ahora los gitanos están siendo expulsados de Francia hacia condiciones desesperantes en la Europa del Este, es decir, están expulsando a los descendientes de las víctimas del holocausto, si es que a alguien le importa. La vergüenza persiste y no tiene límites. Sin duda, el tiempo para ponerle un punto final a todo eso ha llegado, sin el cual no podremos nunca alcanzar un mínimo de decencia y de civilización.

- Noam Chomsky es profesor emérito de lingüística y filosofía en el Instituto Tecnológico de Massachusetts en Cambridge.

Traducción de Jorge Majfud URL de este artículo:  http://www.alainet.org/es/articulo/177543

 

TTIP: EL "LIBRE COMERCIO" TIENE QUE NEGOCIARSE EN SECRETO

Trevor Timm, Fernando Luengo

Ya basta de secretos

Trevor Timm

2Es asombroso cómo, sólo con obligar a un poco de transparencia en los acuerdos de libre comercio que la administración Obama ha estado negociando en secreto, la opinión pública se vuelve en su contra.

Después de que hace unos días se filtrara y se publicase, gracias a Greenpeace, el contenido propuesto para el TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership - Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones - ATCI) entre los EE.UU. y la Unión Europea, las negociaciones – ya turbulentas – arrojan mayores dudas ahora que la opinión pública ha podido ver lo que se ofrece por ambas partes.

Como suele ser habitual en el caso de los acuerdos de comercio negociados con los EE.UU., el contenido se mantuvo completamente en secreto, tanto para los europeos como para los norteamericanos del común, pero resultaba fácil acceder a ello si se trata de una empresa gigantesca. De manera que, de forma natural, las condiciones se inclinan gravosamente hacia las grandes empresas a expensas de la normativa sobre medio ambiente, salud y seguridad.

The Guardian informó este domingo pasado [1 de mayo] acerca de un montón de controvertidas disposiciones, pero The Independent lo resumió bien: “Los documentos muestran que a las grandes empresas norteamericanas se les otorgarán poderes sin precedentes respecto a cualquier nueva regulación de salud o seguridad públicas que se introduzcan en el futuro. Si algún gobierno europeo se atreve a presentar leyes que incrementen la normativa social o medioambiental, el TTIP otorgará a los inversores norteamericanos el derecho a entablar un pleito por el lucro cesante”.

Pese al empujón conjunto de la administración de Obama para concluir tanto el TTIP como su equivalente, el TPP (Trans Pacific Partnership – Acuerdo Transpacífico), antes de las elecciones presidenciales de noviembre, el apoyo a los acuerdos comerciales está cayendo en picado en los EE.UU.. Un sondeo reciente mostraba que sólo el 18% de la opinión pública apoya el TTIP, comparado con el 53% en 2014.

Sólo se puede suponer que la carrera presidencial ha alterado drásticamente el número de gente con una opinión negativa de los acuerdos de libre comercio. Los dos candidatos potenciales de ambos partidos están hacienda activamente campaña contra ellos, al fin y al cabo. El candidato republicano Donald Trump se ha mostrado vociferante en su oposición al TPP desde el inicio de su candidatura, y el aspirante demócrata Bernie Sanders atacó tan duramente a la favorita, Hillary Clinton, por su apoyo a pasados acuerdos que le han costado a los EE.UU. puestos de trabajo industriales y la merma de su normativa ambiental, que Clinton se manifestó a su vez en contra del TPP, pese a haberlo apoyado cuando se encontraba al frente del Departamento de Estado.

Pero lo que ha tenido más importancia es sencillamente la posibilidad de que la opinión pública viera lo que hay en estos acuerdos. Si bien había muchos grupos de la sociedad civil protestando desde un principio por los acuerdos, hasta que WikiLeaks publicó las versiones de los borradores del TPP no se volvió en su contra el sentimiento de la opinión pública. El representante comercial de los EE.UU. llegó a reconocer en ese momento que la administración sabía que si la opinión pública descubría lo que contienen estos acuerdos comerciales, la oposición pública sería significativa.

Lo que entonces declaró Elizabeth Warren, senadora y líder progresista, es hoy todavía más cierto: “Si la transparencia llevara a una amplia oposición pública, entonces ese acuerdo de comercio no debería ser política de los EE.UU.”.

Pero esa no parece ser la postura de la “administración más transparente que ha existido”. Mientras a los cabilderos se les dejan las manos libres para redactar los acuerdos, hasta los miembros de los órganos legislativos tienen que saltar absurdos obstáculos sólo para ponerle la vista encima al documento. Se han aplicado restricciones draconianas a los miembros del Congreso norteamericano si querían echarle un vistazo al TPP mientras se estaba negociando, tantas que se les llegó a amenazar con acciones legales si hablaban acerca de ello. Y la revista Time acaba de informar acerca de lo que hubo de hacer Katja Kipping, miembro del Parlamento alemán, para ver la última versión del TTIP. Tuvo incluso que avenirse a un tiempo de lectura restringido a sólo dos horas, sintiendo todo ese tiempo el aliento de un guardia en la nuca y sin poder compartir los contenidos del acuerdo con nadie.

Si la administración Obama quiere impulsar públicamente los acuerdos el libre comercio, pese a la creciente oposición pública a los mismos, eso es prerrogativa suya. Pero el Congreso debería tener acceso pleno a su contenido mientras se está negociando y la administración de Obama debería dejar de tratar las decisiones que afectan a los empleos de millones de norteamericanos como si fueran una especie de secreto de seguridad nacional. Sólo que, puesto que se han negado a ser transparentes, esos acuerdos deberían rechazarse en su totalidad.

The Guardian, 4 de mayo de 2016

 

No al TTIP, ¿sí al comercio internacional?

Lo han intentado, pero no lo han conseguido

A pesar de que los negociadores de la Comisión Europea y del gobierno estadounidense han intentado mantener en secreto las negociaciones, el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones, más conocido por el acrónico inglés TTIP, ha entrado con fuerza en la opinión pública. Gracias a Greenpeace, que ha filtrado documentos confidenciales del proceso negociador, los grandes medios de comunicación han llevado a sus portadas este asunto que, pese a su trascendental relevancia, había pasado hasta ahora casi de puntillas. Si bien, para ser justos, hay que decir que un buen número de plataformas y colectivos han realizado una tenaz tarea de informar y movilizar a la ciudadanía sobre las consecuencias de gran calado, para la economía y para nuestra vida, que, en caso de salir adelante, tendría el TTIP.

Entre otras cosas, su entrada en vigor implica una revisión a la baja de la normativa medioambiental y en materia de salud pública, siguiendo los criterios de quienes no tienen otro proyecto que someter las regulaciones públicas al imperativo de los mercados. Su firma supone, asimismo, una inaceptable cesión de soberanía a favor de las grandes corporaciones (y de los grandes bufetes de abogados), cuando sus intereses colisionen con la legislación de los estados.

Estos y otros aspectos que forman parte del TTIP deben ser debatidos y difundidos. Pero no debemos pasar por alto que se trata de un acuerdo cuyo objetivo es liberalizar el comercio internacional. Llegados a este punto, las críticas y los críticos bajan el tono, apenas se escucha un susurro. El sacrosanto comercio internacional donde, supuestamente, todos, en mayor o menor medida, ganan. Amplía el surtido de bienes y servicios a disposición de la población; dinamiza la creación de puestos de trabajo, más sostenibles al estar expuestos a la competencia internacional; asegura el aumento de la productividad y, en esa medida, la mejora de los salarios; ofrece ventajas a las economías más rezagadas que ahora cuentan con mercados que estaban fuera de su alcance. Fruto de todo ello, más crecimiento económico. Un círculo virtuoso que se retroalimenta sin pausa.

¿Nada que decir al respecto? En mi opinión, hay mucha tela que cortar, mucho que debatir sobre los pilares que sostienen el discurso dominante, sobre las “indudables e indiscutibles” ventajas del comercio internacional. Es la hora de poner sobre la mesa los pretendidos beneficios de la globalización, de la realmente existente, no del cuento de hadas que casi siempre nos presentan sus partidarios, en la que los beneficios superan, por definición, a los costes, y donde, finalmente, todos ganan.

La globalización que ha creado un espacio desnivelado controlado por las grandes firmas transnacionales, la que promueve dinámicas económicas depredadores con los ecosistemas y que contribuye de manera decisiva al cambio climático, la que impone una lógica competitiva basada en la degradación salarial, la que da carta de naturaleza a la competencia entre los trabajadores, la que altera las relaciones de poder en beneficio del capital, la que acentúa las diferencias entre las economías del norte y del sur, entre los ricos y los pobres. Sí, hay que hablar de esa globalización que, pese a toda la retórica, llena de lugares comunes, no ha sido el vivero de creación de empleo, ni ha generado el plus de crecimiento que anunciaban sus defensores.

Sin duda alguna, el TTIP debe ser debatido, criticado y rechazado, porque está pensado para favorecer, sobre todo, a los grandes grupos económicos, ganadores indiscutibles de la globalización de los mercados. Estamos, además, ante una buena oportunidad para reflexionar sobre los procesos económicos que sostienen este y otros acuerdos internacionales. Dejar este frente desatendido, como si en este plano no fuera posible aportar un razonamiento diferente al entregado desde la economía dominante, quita punta y alcance a la crítica al TTIP, Como si todo consistiera en reconducirlo, reorientar las negociaciones, para que se respeten las competencias y las normativas de los estados nacionales.

https://fernandoluengo.wordpress.com/

 

LA NECESIDAD DE GARANTIZAR LA EXISTENCIA MATERIAL A TODA LA POBLACIÓN

Daniel Raventós

3En muy poco tiempo, lo que conocemos como trabajo o empleo ha experimentado grandes cambios. Todo indica que en un futuro muy próximo cambiará aún más, más rápido, y no precisamente a mejor. Las soluciones del pasado ya no sirven.

Hasta los años 60 del siglo pasado, lo que tanto en la academia como en la calle se consideraba “trabajo” era, exclusivamente, trabajo asalariado o remunerado en el mercado. En otras palabras, trabajo relacionado con la producción de mercancías y servicios. Existen razones poderosas para considerar otros dos tipos de trabajo: el doméstico y el voluntario, aunque ambos reciben otras denominaciones.

Actualmente solamente el primero, si es legal, incrementa el PIB. Una de las irracionalidades más de la forma de entender por parte de la teoría económica mainstream y ridículamente ignorante de cómo funciona el mundo.

Gran parte del trabajo remunerado, más comúnmente conocido por “empleo”, será robotizado-mecanizado en los muy próximos años.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) calcula que se han destruido alrededor de 61 millones de puestos de trabajo desde 2008, y, en 2019, más de 212 millones de personas carecerán de empleo. Más directamente, el estudio publicado en 2013 por Carl Benedikt Frey y Michael A Osborne, de la Universidad de Oxford, subraya el impacto de la informatización sobre el empleo y prevé que alrededor del 47% del total de puestos de trabajo en EE.UU. están en riesgo de desaparecer por la robotización en los inmediatos años. Los efectos sociales –la pobreza y todo lo que lleva aparejado- para quienes no pertenecen al «Club de los 62» del informe de Oxfam son evidentes y debatidos con frecuencia. Una persona desempleada carece de libertad (condición necesaria de los otros dos principios), y padece el estigma asociado a cualquier clase de subsidio que pudiera percibir, llegado el caso (en el Reino de España, casi siete de cada diez trabajadores desempleados no perciben ayudas de ningún tipo).

Ante una realidad tan rápidamente bosquejada, se considera por parte de muchos académicos y por aún más políticos que no son capaces de ver más allá de sus narices, que la “solución” es la misma que hace 3, 4 o 5 décadas: subsidios condicionados para paliar el paro y la pobreza. Como si pudiera ser una opción retroceder en el tiempo… Digámoslo claro: los subsidios condicionados son mejor que nada, claro, pero muy insuficientes, ineficaces y pobres respecto a lo que la realidad demanda.

Afortunadamente, son cada vez más las personas y movimientos sociales (“nuit debout” es uno de los últimos ejemplos) que proponen la Renta Básica (una asignación monetaria incondicional a toda la población) para garantizar la existencia material de toda la ciudadanía. Es desde hace tiempo materia de debate social. Este 1 de mayo de 2016 es buen momento para recordarlo. Porque lo que dignifica no es el trabajo, lo que realmente dignifica es tener la existencia material garantizada.

A veces se hace esta pregunta: ¿y cómo no lo ven los gobernantes y muchísimos académicos? Como dejó escrito Upton Sinclair, es muy difícil que alguien vea la verdad cuando se cobra para no verla. Garantizar la existencia material a toda la población supondría unos aires de libertad para la población que es perfectamente previsible que merezca la oposición de quienes tienen muchos intereses materiales en que la realidad no sea así.

Daniel Raventós. profesor de economía y empresa de la Universidad de Barcelona, miembro del comité de redacción de Sinpermiso y presidente de la Red Renta Básica. miembro del comité científico de ATTAC.

 

Latinoamérica

COMUNICADO: LA CIDH EXPRESA PROFUNDA PREOCUPACIÓN ANTE RETROCESOS EN MATERIA DE DERECHOS HUMANOS EN BRASIL

4La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresa su profunda preocupación ante decisiones adoptadas por el presidente interino de Brasil, Michel Temer, las cuales representan un retroceso y tienen un impacto negativo en la protección y la promoción de los derechos humanos en el país.

La designación de un gabinete de ministros que no incluye a ninguna mujer ni a ninguna persona afrodescendiente, deja excluidos de los más altos cargos del gobierno a más de la mitad de la población del país. La última vez que Brasil tuvo un gabinete sin mujeres ministras fue durante la dictadura militar. Al respecto, el jefe de gabinete de Michel Temer, Eliseu Padilha, declaró a periodistas: “Intentamos buscar mujeres, pero por razones que no necesitamos traer a colación ahora, lo discutimos y no era posible”. De acuerdo al Instituto de Investigación Económica Aplicada del gobierno federal de Brasil, los hombres blancos, que ocupan la totalidad de los cargos ministeriales del país, son el 21.9% de la población del país. Los grupos que quedaron excluidos del gabinete de Michel Temer, por su parte, son mujeres (51.4%) y hombres no blancos (26.7%). Asimismo, resulta alarmante la eliminación del Ministerio de la Mujer, Igualdad Racial y Derechos Humanos, el cual quedó subsumido como una Secretaría dentro del Ministerio de Justicia.

En adición a ello, la CIDH tomó conocimiento del anuncio del gobierno interino de aplicar una reducción de los fondos destinados a los programas sociales de vivienda, educación y combate a la pobreza. En este sentido, la CIDH recuerda el principio de progresividad y no regresividad en materia de derechos económicos, sociales y culturales. En virtud de la obligación de progresividad establecida en el Protocolo de San Salvador, ratificado por Brasil en 1996, en principio le está vedado al Estado adoptar políticas, medidas, y sancionar normas jurídicas, que sin una justificación adecuada, empeoren la situación de los derechos económicos, sociales y culturales de los que goza la población. La precarización y empeoramiento de esos factores, sin debida justificación por parte del Estado, supone una regresión no autorizada por el Protocolo.

La presidenta Dilma Rousseff, electa constitucionalmente por el voto popular, fue suspendida del cargo por 180 días por decisión del Poder Legislativo, el cual deberá votar, transcurrido ese plazo, una decisión sobre si aparta o no del cargo a Dilma Rousseff de forma definitiva. En la actual situación, la Comisión Interamericana hace un llamado al Poder Legislativo a actuar estrictamente dentro del marco de la ley y con apego a los principios del derecho internacional de los derechos humanos. En este sentido, la CIDH recuerda que el Artículo 21 de la Declaración Universal de Derechos Humanos indica: “La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto.”

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

 

VENEZUELA: ESTADO DE EXCEPCIÓN, DE RELATO HEROICO A FARSA GROTESCA

Carlos Carcione

Rebelión

“Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes
de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces.
Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como
farsa. Caussidière por Dantón, Luis Blanc por Robespierre, la
Montaña de 1848 a 1851 por la Montaña de 1793 a 1795, el sobrino
por el tío”…
Carlos Marx, 18 Brumario de Luis Bonaparte

5La amenazante sanción del decreto de excepción constituye quizás, el develamiento de una enorme parodia. Apoyado en un discurso barnizado de un léxico “socialista”, que busca hacer ver continuidad con el gobierno de Chávez allí donde solo hay ruptura con él, el presidente Nicolás Maduro acaba de dar otro paso en el camino de la liquidación del proceso bolivariano tal como lo conocimos en estas dos décadas.

La democracia participativa y protagónica, las formas novedosas de propiedad, la garantía irrestricta a los derechos humanos, los derechos sociales y políticos que allí se establecen, hicieron de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela una hoja de ruta progresiva de la que nunca se alejó el presidente Chávez.

Esa Constitución expresó un proyecto, perfectible es cierto, pero emancipador. Se trataba del sueño de completar la independencia política, de alcanzar la soberanía económica y de construir la justicia social. Una revolución política en un marco democrático. Hoy ese proyecto está agonizando.

Con el Decreto 2323, la tentación autoritaria que durante meses vino mostrando la cúpula del gobierno se encuentra frente al delgado límite de una medida extraordinaria que, de imponerse en todo su alcance, deroga, de hecho, las garantías y derechos constitucionales y suprime la república como forma de gobierno. Por medio del decreto el gobierno ha declarado a viva voz su voluntad de transformar un régimen político democrático, en uno bonapartista clásico: totalitario, reaccionario y represivo.

La compleja situación política, económica y social por la atraviesa el país ha entrado, de la mano de ese decreto, en un tiempo de turbulencias agudas que pueden desembocar en hechos impredecibles. Estamos presenciando la profundización de un conflicto por el poder entre las dos cúpulas políticas, tanto la del PSUV como la de la MUD, que hace tiempo están alejadas de las necesidades de los ciudadanos. Se trata de la disputa por el control de la distribución de la renta. En esa disputa el pueblo es un simple y sufrido espectador que paga las consecuencias.

Y como el objetivo es inconfesable, el decreto, en sus considerandos, abunda en generalidades. Denuncia todo tipo de supuestos ataques hacia el ejecutivo. No solo la oposición y la Asamblea, son acusadas abiertamente convirtiendo las intenciones de sus dirigentes en pruebas, sino que sugiere que todo aquel que dentro de las propias “filas” disienta, cuestione, critique o haga propuestas alternativas tendría el “vil” objetivo de tumbar al gobierno.

Por otra parte los artículos del decreto al no especificar cuáles derechos y garantías podrían ser suspendidos, diseñan, para la solución de los problemas que el mismo señala, un estado de carácter policial, enmascarado de “poder popular” con la función de “vigilancia” que le asigna a los CLAP y los Consejos Comunales.

Al mismo tiempo se sigue sin atacar las causas fundamentales de la crisis económica. El anterior decreto de emergencia económica fue un fracaso. Algunos pocos datos ilustrarán lo que decimos: La inflación anualizada que para el año 2015 estuvo alrededor del 200%, medida anualmente al mes de marzo de 2016 ya alcanzaba el 514%, sin tener en cuenta el alza en los precios de Abril que según el indicador “Petare” de Hinterenlaces supero los últimos 15 días de ese mes 24% de incremento en los precios. Cuando el desabastecimiento en alimentos y medicinas en diciembre del año anterior llegaba al 60% aproximadamente, en el mes de marzo de este año ese desabastecimiento llega al 75% en alimentos y 80% medicinas.

Hay todavía un dato que explica la actual situación: la reducción en las importaciones serán mayores: según el ministro Pérez Abad lo que se destinaría a importaciones de productos indispensables este año apenas alcanzaría $MM 15.000.- lo que significa una reducción de alrededor del 70 % en relación al año 2013. Mientras que entre el año pasado y lo que va de este, los pagos en Deuda Externa, según se lamenta el presidente Maduro alcanzaron la cifra de $MM 30.000.-

Por encima de todas las maniobras empresarias que condenamos, la base del desabastecimiento y la carestía internos está en esta política: Todos los dólares que ingresan al país para pagar deuda, y si algo sobra para alimentos y medicinas. Es la economía “productiva” que sin sonrojarse anuncia Pérez Abad, contra la que el pueblo en las colas ya ha empezado a rebelarse diariamente. Lo más grave es que con el decreto, el gobierno pretende forzar a la Fuerza Armada que rompa su tradición y raigambre bolivariana y defienda una política miserable contra el pueblo.

Pero lo que concentra el cinismo del documento se hace evidente en lo referente al Arco Minero y el tema de conservación del ambiente. Mientras que en uno de los numerales de los artículos se cuestiona la tala indiscriminada de bosques, en otros se ratifica la línea de profundizar el extractivismo depredador del Motor Minero que no solo destruye bosques y vida sino que convertiría en piedra y polvo seco 22% del territorio nacional. La inconsistencia de la argumentación es tal que queda a la vista cuando compara un fenómeno natural, previsible, como el del Niño, con las consecuencias depredadoras que provoca la minería para el suministro de agua y electricidad.

Por otra parte la acusación de Golpe de Estado permanente contra el ejecutivo que según el MG Cliver Alcalá Cordones no tiene fundamento, busca justificar el decreto y abre paso de cumplirse a una represión indiscriminada. En todo caso, lo que sí está dicho allí, es que el gobierno considera, sin mencionarlo, que la única acción hoy visible, para que el pueblo evalué su gestión y decida sobre su continuidad como es el Referendo Revocatorio, es un instrumento subversivo y lo iguala a las guarimbas. Rechaza de esta manera uno de los instrumentos democráticos más avanzados que tiene nuestra constitución. Rompe con el legado de Chávez en su obra instrumental más completa.

Al asimilar la puesta en marcha del Revocatorio con la destitución de Dilma Rousseff y la salida del PT del gobierno, la cúpula del PSUV desnuda toda la falacia de su discurso. Si lo que hubo en Brasil fue un “golpe” parlamentario forzando hasta la ilegalidad una cláusula constitucional, el Referendo Revocatorio no es una “opción” como se pretende desde el gobierno, es un derecho ciudadano que el Estado a través del CNE tiene el deber de facilitar, así lo ordena y muy explícitamente la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Pretendiendo anular ese derecho, la cúpula del gobierno y el PSUV actúa de la misma manera que los parlamentarios brasileños que forzaron la salida de Dilma. Y todavía peor, porque en nuestro caso, con el Revocatorio es el poder constituyente, el soberano, el pueblo venezolano el que evalúa y decide. No se le está conculcando un derecho a la cúpula de la MUD. Se le está negando un derecho al pueblo venezolano que es quien al final evalúa y decide con su voto si el presidente continúa o es revocado.

El viejo Marx, analizando el golpe de estado que derrocando a la Republica llevó a la asunción del sobrino de Napoleón como emperador, escribía al inicio de su trabajo El 18 Brumario de Luis Bonaparte la frase con la que encabezamos este texto. La pertinencia de esa imagen para relacionarla con la situación actual en Venezuela, está dada por el hilo rojo que recorre el decreto presentado por la nomenclatura gobernante: convierte el relato heroico y esperanzador con el que Chávez expresó la voluntad de independencia, soberanía y justicia de todo un pueblo, en su opuesto, una farsa grotesca para lograr imponer la permanencia en el gobierno, como sea, de una cúpula corrupta hoy cuestionada por la mayoría del país.

La diferencia de la situación actual con aquella que analizaba Marx es que estas cúpulas han dado, con la sanción del decreto, un paso que los aleja todavía más del respaldo popular y los deja suspendidos en el aire. Los verdaderos bolivarianos, los chavistas sinceros, los socialistas democráticos, irreverentes y libertarios, ese pueblo que es la sangre y los nervios del Proceso Revolucionario, se enfrenta a un dilema, el apoyo al decreto de la ignominia o levantar la voz en la defensa irrestricta, de las garantías y derechos de la Constitución.

 

LULA DA SILVA A RT: "NO ADMITIREMOS QUE EN PLENO SIGLO XXI UN GOBIERNO ILEGITIMO GOBIERNE BRASIL

Crisis política en Brasil

6Respecto a la destitución de la presidenta brasileña, Lula da Silva sostuvo que el Senado brasileño ha despreciado la ley y cometió "un golpe de Estado contra la democracia".

"Yo creo que al meterse con la democracia esa gente disminuyó el tamaño y la grandeza de Brasil ante el mundo, que esperaba mucho más de Brasil", denuncia el exmandatario.

El día en que "se desmoronó un proyecto de sueños"

Al recordar el día en que Dilma Rousseff fue destituida de manera temporal de su cargo, Lula da Silva lo describe como "una sangría".

"Fue casi como una violación cometida a la democracia brasileña, que permitió que la presidenta Dilma dejase la presidencia antes de terminar su mandato", señala el político. En su opinión, "no se trataba solo de una presidenta que estaba dejando la presidencia de forma abrupta, sino de todo un proyecto, un proyecto de sueños, de inclusión social, un proyecto que mostró al mundo que es fácil gobernar un país y resolver los problemas de pobreza del pueblo cuando se incluye a los pobres en el presupuesto del país, cuando se deja de tratarlos como apenas una estadística o un problema social y se les trata como gente, como seres humanos que tienen derechos y deberes". "Y yo vi cómo aquello se desmoronaba", lamenta.

Sin embargo, el exdirigente de Brasil cree "que ese proyecto volverá a gobernar este país, porque los pobres apenas han experimentado las conquistas sociales cuando ya están queriendo arrebatárselas". En ese sentido, afirma que "queda mucha lucha y quedan muchas conquistas para el pueblo brasileño: conquistar los cimientos de una vida digna y decente, como la que ya han conquistado muchos países evolucionados del mundo".

El Gobierno interino actúa "con mucha falta de respeto"

El exmandatario de Brasil sostiene que el Gobierno en funciones "debería comportarse como interino, porque de aquí a 20 días, a un mes, a dos meses o a tres, puede haber una votación y el Senado puede cambiar de posición, por lo que el Gobierno interino tendría que salir y el Gobierno de derecho de este país volvería a asumir el poder".

La única cosa que nosotros no podemos admitir y con la que no nos podemos conformar es que en pleno siglo XXI tengamos un Gobierno ilegitimo gobernando Brasil "Así que no creo necesario ni correcto que el Gobierno interino actúe como si fuese el Gobierno definitivo, como si ya se hubiese votado el proceso de destitución, como si Dilma ya hubiese sido condenada definitivamente", resalta Lula, explicando que "el Gobierno interino está actuando con mucha falta de respeto al poder que le ha otorgado el Senado".

Según Lula, "ha habido un golpe del actual Gobierno a partir de la decisión que ha tomado el Senado", y "eso le costará caro al país", por lo cual, hay que "ir a las calles, reivindicar que la sociedad ejerza presión para que Dilma vuelva a gobernar este país".

Sin embargo, el político brasileño asegura que "vamos a trabajar en todo lo que sea necesario para que Brasil tenga tranquilidad, que la democracia vuelva a funcionar y que asuma el Gobierno quien fue elegido por el voto directo".

"La única cosa que nosotros no podemos admitir y con la que no nos podemos conformar es que en pleno siglo XXI tengamos un Gobierno ilegitimo gobernando Brasil", aclara.

Brasil "necesita cambios"

Con todo, Lula considera que Brasil necesita muchos cambios y la propia presidenta "es consciente de que, si vuelve, tendrá que corregir muchas cosas".

Así, a juicio del predecesor de Dilma Rousseff, su país necesita "una profunda reforma política", que debe hacerse dentro del Congreso Nacional, ya que, argumenta, "no es posible gobernar el país tal y como está organizado hoy" este órgano legislativo.Tenemos ejemplos históricos de muchas fuerzas externas movilizándose para evitar que Brasil sea un protagonista internacional

En segundo lugar, prosigue Lula, se requiere que haya una política económica dirigida a los trabajadores "que le indique a la sociedad la posibilidad de que vuelva el crecimiento".

"Lo que pasa es que en Brasil hoy, tal como estamos, el Estado no tiene capacidad de recaudación; los empresarios no tienen ganas de invertir porque no tienen seguridad política; los bancos no están poniendo créditos a disposición de las personas ni los privados ni los públicos; los municipios y estados no están en condiciones de hacer inversiones", enumera el político, que considera necesario "tener la actitud adecuada para hacer que la economía vuelva a crecer".

La erradicación de la pobreza es un logro que "molesta a la élite"

Por otro lado, el expresidente brasileño estima que uno de los mayores éxitos de su país es el "salto cualitativo" que ha dado Brasil en cuanto a la erradicación de la pobreza.

Lula considera que lo que ha sucedido en Brasil "fue algo que despertó al mundo" pues, hasta que aplicaron sus medidas, "no había ningún ejemplo de país que, en tan poco tiempo, hubiera aumentado la clase media en 40 millones de personas y que hubiera sacado a 36 millones de personas de la miseria".

El antiguo mandatario valora que eso "molesta a una parte de la élite brasileña" y a quienes piensan que "los pobres deben existir", porque se preguntan: "¿A quién daremos limosna?' o "'¿Cómo practicaremos la caridad, si no hay pobres?'".

Lula da Silva tiene otra visión del mundo, ya que su sueño es "construir una sociedad en la que todos puedan desayunar, almorzar y cenar, en la que todos tengan su casa, su auto, su televisor, su nevera, su computadora" y que les permita "ir al cine, al teatro o a un restaurante", porque "es lo mínimo que podemos ofrecer al pueblo". Sin embargo, opina ese proyecto "corre peligro" y vaticina que "deberemos prepararnos para muchas luchas más".

La injerencia externa "siempre es posible"

Respecto a la posible injerencia externa en la actual crisis política de Brasil, el exmandatario señala que "siempre es posible", y que "tenemos ejemplos históricos de muchas fuerzas externas movilizándose para evitar que Brasil sea un protagonista internacional". En este sentido, indica que el hecho de que Brasil comenzara a volverse un actor global con influencia en toda América Latina; el hecho de haber creado el Mercosur, la Unasur, la CELAC, el BRICS, entre otros proyectos internacionales, "molestó a mucha gente".

"O sea, es como si hubiera una fiesta en la que solamente hay personas blancas de ojos azules y de pronto llega un brasileño a participar en la misma. No sería bienvenido", explica Lula.

¿Se presentará como candidato a la presidencia?

Lula no descarta presentarse como candidato a la presidencia de Brasil en 2018, aunque confiesa que "no le gustaría serlo". En concreto, sobre las posibilidades de ser candidato, sostiene que "existen todas y ninguna", ya que pertenece a un partido político, "y este grupo decide lo que se va a hacer".

"A mí, personalmente, no me gustaría serlo, se lo digo con sinceridad. Ya lo fui. Ya he pasado por esa experiencia, y creo que lo hice con éxito. Ahora pienso que debemos tener otras personas", explica Lula.

"¿Qué me haría volver a ser candidato si tengo salud? La reconstrucción de un proyecto de inclusión social, que ha sido la cosa más bella que ha sucedido en este país en este siglo XXI", concluye el expresidente brasileño.

https://actualidad.rt.com/programas/entrevista/207883-entrevista-exlusiva-luiz-inacio-lula-silva?utm_source=Email-Message&utm_medium=Email&utm_camp

 

CHILE: EXIGEN TRANSPARENCIA ANTE DESASTRE AMBIENTAL
¿La mano del hombre está detrás de la muerte de peces en Chiloé?

Pablo Cesio

7La imagen de peces, mariscos, aves y mamíferos muertos en las playas de la región sur chilena de Chiloé conmovió a propios y extraños en las últimas semanas. Para algunos, la principal causa de esto se debe a la marea roja que afecta esa región de los Lagos, pero para otros tiene que ver directamente con el vertimiento de 4.500 toneladas de salmones en descomposición al mar a mediados del mes de marzo.

Esta acción, a pedido de varias empresas salmoneras debido “a mortalidades masivas en centros de cultivo de salmónidos en la Región de Los Lagos producto de la floración de algas nocivas”, fue permitida por el gobierno chileno y generó controversia. El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) otorgó el permiso por considerar que se trató de una medida de emergencia.

En los últimos días se empezó a estudiar una demanda contra la Dirección General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante (Directemar) y Sernapesca respecto al eventual daño ambiental que pudo haber causado al ecosistema en la región de los Lagos este vertimiento.

Por su parte, algunos grupos medioambientales también exigen transparencia al gobierno chileno para que aclare los motivos de esta autorización, además de esclarecer si el fenómeno tiene que ver con las muertes en las costas. A esto se le suma un escenario conflictivo a nivel social vinculado a los pescadores artesanales que reclaman indemnización al Gobierno porque sus fuentes laborales se ven amenazadas por toda esta situación. Incluso algunos consideran que el vertido de salmones en descomposición fue lo que generó la marea roja.

“Aquí a nadie se le contó cómo se hizo el proceso de vertido, ni tampoco dónde; hay mucha desconfianza hacia Sernapesca. Lo único que se supo es que empezaron a llevar toneladas y toneladas de salmones muertos, con ácido sulfídrico, mar adentro, y días después empezaron a aparecer machas muertas, pájaros muertos, de todo muerto”, señaló a La Tercera Juan Carlos Viveros, presidente del movimiento Defendamos Chiloé.

¿Vínculo con la marea roja?

Sin embargo, algunos investigadores niegan tales hipótesis y afirman que no hay relación entre la marea roja y el vertido de peces en descomposición al mar. “El tema de los salmones y la marea roja no tiene relación, ni siquiera temporal, porque la marea roja se inició a mediados de enero en Aysén, y de allí se extendió hacia el norte. Y (el vertimiento de los salmones) fue ejecutado por 11 embarcaciones, seguidas con GPS.

Por lo tanto, se sabe con claridad que llegaron a 130 kilómetros de la costa para depositarlos”, indicó a La Tercera Leonardo Guzmán, jefe de la División de Acuicultura del Instituto de Fomento Pesquero (IFOP), quien además asesoró técnicamente a Sernapesca en el proceso. En ello coincide Jorge Navarro, doctor en biología y profesor del Instituto de Ciencias Marinas y Limnológicas de la Universidad Austral. “Si me baso en la información oficial, sobre distancia, corrientes y otros factores, el vertimiento no tendría relación con el fenómeno de marea roja ni con la mortalidad de las especies”, expresó.

Negocian con el Gobierno

Representantes de distintas agrupaciones de pescadores artesanales de la comuna de Ancud, vinculada a la zona afectada por la marea roja, negocian con el Gobierno un acuerdo vinculado a los reclamos sobre las indemnizaciones relacionadas con la pérdida de fuentes laborales y así culminar con las movilizaciones que se han extendido más de dos semanas. Chile está viviendo uno de los peores desastres ambientales de su historia. Las investigaciones continúan y lo que debería esclarecerse con rapidez es cuán influyente ha sido la mano del hombre respecto a este panorama crítico. Una pregunta que aún no tiene respuesta.


RTF: http://archive.attac.org/attacinfoes/attacinfo860.zip
PDF: http://archive.attac.org/attacinfoes/attacinfo860.pdf

SUSCRIPCIÓN Y DES-SUSCRIPCIÓN A “El Grano de Arena”o CAMBIO DE MAIL:
http://list.attac.org/wws/subscribe/attac-informativo

Para obtener un número anterior entrar en
http://list.attac.org/wws/arc/attac-informativo

Distribución: Tom Roberts
Edición: Susana Merino
Co-fundadora de ATTAC Argentina

 

 

Allegato Rimosso
Allegato Rimosso
Allegato Rimosso
Allegato Rimosso
Allegato Rimosso
Allegato Rimosso
Allegato Rimosso
Allegato Rimosso